Yoga Nidra: Llegando al espacio interior de la conciencia

Nuestra mente acumula tensiones e impresiones traumáticas, muchas de ellas ocultas en lo más profundo de nuestro Ser, fuera de nuestro alcance consciente, favoreciendo la aparición de dolor físico, enfermedad, estrés y trastornos emocionales. Purificar la mente es esencial si queremos lograr mantener la salud física, experimentar paz y alcanzar un estado de relajación que nos permita afrontar la vida con energía y optimismo. Yoga Nidra, “el sueño consciente”, te lleva al espacio interior de la conciencia para conseguir estos objetivos.

Yoga Nidra es una técnica de meditación que tímidamente se va popularizando entre los interesad@s y practicantes de Yoga. Su origen se encuentra dentro del camino del Raja Yoga (exploración de la mente para alcanzar estados de conciencia elevados), y más concretamente en una antigua práctica Hinduista llamada Nyasa, que consistía en recitar mantras ubicándolos en diferentes partes del cuerpo. Fue Swami Satyananda el que estudió y adaptó las escrituras tántricas, al darse cuenta de los beneficios que reportaba. En relación al proceso de meditación ocurre que muchas personas, tienen dificultades para entrar en Pratyahara o recesión de los sentidos, paso previo a la concentración necesaria que lleva a la experiencia meditativa.

Todos aquell@s que meditamos, sabemos lo que es sentarte con buena predisposición para iniciar el viaje meditativo, y tener que manejar el ruido que hace el vecino al mover una silla, el olor de la comida que se prepara un poco más allá, la incomodidad en esta o aquella otra parte de la espalda… un sinfín de “cositas” que ponen a prueba nuestra capacidad de concentración. Satyananda se dió cuenta de que todo lo que ocurre puede ser utilizado para producir un cambio de conciencia y entrar en estado meditativo, sin necesidad de mantener la atención en un único punto.

Yoga Nidra se practica normalmente en posición de Savasana, tumbad@ hacia arriba, acomodándose con los elementos que sean necesarios: mantas, cojines, bolsters… para mantenerse en la posición durante largo tiempo sintiéndose confortable.

Durante la sesión el facilitad@r va guiando con su voz a las personas para que vayan entrando en Nidra; se entabla una “conversación” con la mente subconsciente de l@s practicantes, utilizando un lenguaje adecuado para que esta parte de la mente comience a estimularse. El objetivo a conseguir es que las personas se mantengan entre dormidas y despiertas; de hecho Nidra se podría traducir como “sueño consciente”. En esta frontera entre el sueño y la vigilia, se encuentra un estado de conciencia ideal para ofrecer a la mente una parte fundamental de la sesión, el Sankalpa o afirmación personal.

Durante el estado de Nidra, la mente se encuentra especialmente receptiva, como una tierra fértil en la que cualquier semilla arraigará y dará su fruto. El facilitad@r invita a que la persona repita varias veces su afirmación personal; ésta puede tocar cualquier aspecto que se quiera desarrollar: salud, autoestima, confianza, paz interna… incluso se han realizado estudios con Nidra para conseguir aprender idiomas y otro tipo de materias. Puede utilizarse como método de crecimiento personal o aprendizaje, siempre orientado desde la luz, como obtención del bien propio y como forma de contribuir a la creación de una realidad mejor para tod@s.

Esta técnica puede ser practicada casi por cualquier persona, sin embargo aquell@s que padecen problemas psicológicos graves o que requieren de intervención psiquiátrica, entiéndase personas que atraviesan profundas depresiones, esquizofrenia, psicosis… deben consultar con su especialista para que valore la conveniencia o no de realizar Nidra.

Entrar en estado de Nidra conlleva experimentar múltiples beneficios: se alcanza un estado de relajación profunda que produce una gran sensación de descanso, alivia tanto el dolor físico como el dolor emocional, por lo que es recomendable para aquell@s que padecen patologías como fibromialgia, migrañas, problemas cardíacos, colon irritable, enfermedades degenerativas…

Por su capacidad de liberar tensiones de la mente, es recomendable para personas que sufren de insomnio, estrés, ansiedad y para los que se encuentran en procesos de enfermedades psicosomáticas. Aumenta la capacidad de aprendizaje, incrementa la memoria, desarrolla la intuición y la creatividad.

Las mujeres embarazadas también pueden practicar Nidra, favoreciendo su bienestar y disminuyendo las dificultades para dormir y/o molestias normales asociadas a su estado.

Como cualquier otra práctica, algunas personas conectan de inmediato y otras necesitan un tiempo para poder “soltarse”, confiar y darse permiso para experimentar, en cualquier caso, Yoga Nidra es una buena técnica tanto para los que buscan una forma de crecer personal y espiritualmente, como para los que simplemente quieren dedicar un tiempo para sentirse bien, relajarse y disfrutar.

Mahan Deva Kaur (María Redondo Lozano)
Profesora de Kundalini Yoga e instructora de Yoga Nidra.
Espacio Sat Pad
www.espaciosatpad.com