Según el Feng Shui, el milenario arte chino de la colocación, nuestra casa influye en un tercio de nuestra suerte y para que fluya la energía libremente es importante que nuestra casa esté ordenada y limpia.

A todos nos sienta bien vivir en un entorno cómodo, armónico, y rodeado de belleza donde tengamos a mano nuestros objetos personales y todas las cosas que necesitamos. Al fin y al cabo nuestra casa es donde pasamos mas horas del día, por lo que es muy importante crear un ambiente que nos ayude a descansar y a relajarnos.

Pero no todas las casas son iguales; no es lo mismo vivir en un minipiso de 30 m2 que en una casa de 200 metros con jardín y garaje. Es importante que sepamos adaptarnos a lo que tenemos y optimizarlo para tener nuestra casa ordenada.

Cómo mejorar nuestra casa fácilmente

Pero aunque tu casa sea pequeña se puede cambiar un entorno cambiando detalles como las plantas, el color, la luz y los tejidos. En muchos casos es importante contar con ayuda profesional para sacarle más partido
Así convertiremos nuestra casa en un remanso de paz donde descansar y restaurar el equilibrio y el bienestar.

Tira aquello que no utilizas ni necesitas

Al igual que los árboles pierden las hojas, es tiempo de desprendernos de objetos. Con el cambio de ropa estacional es un buen momento para ver si vamos a volver a ponernos ese pantalón que nos regalaron hace años y que no te gusta o ese vestido que te queda demasiado pequeño.
Si no te lo has puesto en los 2 últimos años despréndete de él. Suéltalo, regálalo a una amiga, o dónalo al contenedor de ropa usada. Alguien lo aprovechará y a ti sólo te está ocupado un espacio que no tienes en tu armario.
Aprovecha también para regalar aquellos libros, que no vas a volver a leer, de tu estantería a alguna biblioteca

Ordena

Encuentra un lugar para cada cosa. Ahora hay módulos y accesorios que te ayudarán a colocarlo todo mejor y tenerlo a mano: cajas de almacenaje, cestos para la ropa sucia o por planchar, carpetas archivadoras para las facturas e historiales médicos, pantaloneros, cajas para juguetes, baldas extraíbles, fundas para ropa, separadores para el interior de los cajones…
Acuérdate de poner una etiqueta en las cajas y carpetas para saber que hay en su interior.

Usa el Color

Para crear espacios más armónicos utiliza los verdes, azules o violetas que son colores que relajan para dormitorios, y los alegres anaranjados o amarillos para la cocina y el comedor. El Feng Shui desaconseja el uso del gris y el negro como colores predominantes pues son colores que bajan el ánimo y la energía.
El blanco si puede emplearse en cualquier estancia.
Puedes emplearlos a través de la pintura, el mobiliario, los cuadros, cortinas, manteles, cojines o mantas de sofá entre otras cosas. En la plataforma online homify se pueden encontrar muchas ideas de decoración.

Pon flores o plantas

Las plantas o flores dan un toque de vida y alegría a cualquier casa. Regálate de vez en cuando flores frescas en tu hogar; te subirán el ánimo con su aroma y color. Si tienes espacio puedes poner un pequeño huerto urbano en el balcón en macetas o mesas de cultivo. Evita poner plantas en el dormitorio

Cristina García Castro