La mayoría de los alumnos que tengo, se acercan a Reiki porque ellos o algún conocido suyo está sufriendo una enfermedad de mayor o menor gravedad, para lo cual Reiki es una maravillosa herramienta y terapia.

Aprender el primer nivel de Reiki te da la capacidad de ayudarte y ayudar, ayudar a otros con el tratamiento según el protocolo establecido, que es totalmente flexible, (hay muchos protocolos de posiciones para los tratamientos de Reiki y todos son validos), pero Reiki también tiene un protocolo para el autotratamiento, es decir, darnos Reiki a nosotros mismos cada día, ¿Por qué y para qué?, porque nadie puede dar lo que no tiene, no podemos dar equilibrio ni paz a otros, si nosotros mismos no estamos equilibrados, y para conseguir estar en equilibrio y en paz, el autotratamiento es lo mejor que puedes hacer por ti cada día, tomarte un tiempo (de 1/2h a 1h para ti sola/o), para cuidarte tú.

Reiki tiene efecto a corto y largo plazo, dependiendo de la asiduidad y la frecuencia con que lo uses consigues mayores o menores resultados. Los primeros efectos, efectos a corto plazo, que suele haber después de un tratamiento de Reiki son relajación, sensación de bienestar y alivio o desaparición de tensiones y dolores agudos.

Pero existen también efectos a largo plazo, si trabajamos con regularidad y seriedad puedes llegar a eliminar enfermedades y dolencias crónicas, debido a que llegamos a eliminar patrones de comportamiento mentales, que poco tienen que ver con nuestro carácter verdadero y nos hacen reaccionar de maneras desequilibradas, y que a su vez provocan bloqueos a nivel emocional y con ello dan paso a la enfermedad. Por eso siempre recomiendo a mis alumnos que se den Reiki diariamente, que utilicen esta mágica herramienta primero en ellos mismos porque el verdadero efecto de Reiki se ve al usarlo con constancia.

Ahora bien, ¿y si nos acercáramos a Reiki antes de enfermar?, ¿y si decidiéramos hacer un curso de Reiki por el simple hecho de tener una herramienta en las manos capaz de ayudar a prevenir cualquier tipo de enfermedad?.

El método Reiki, por sus características naturales, tiene la capacidad de prevenir cualquier tipo de enfermedad, emocional o física, como la mayoría de las terapias complementarias o alternativas que utilizan la capacidad del cuerpo para sanar, es decir, consigue que el organismo llegue a su estado de equilibrio, y así no enferme, o si enfermase, la capacidad de recuperación tanto física como emocional sería mucho más rápida. Reiki nos ayuda a estar en equilibrio, y el equilibrio es salud.

De ahí, el gran valor de Reiki, y al que no solemos darle la importancia real que tiene, porque la mayoría nos acercamos a él cuando ya estamos enfermos, es algo que nunca va a ocurrir con la medicina tradicional ya que no esta orientada a ello, y es la prevención a través del autotratamiento. El autotratamiento nos da independencia, independencia del medico, del fármaco, del terapeuta… e independencia es libertad.

Cuando aprendemos Reiki aquí en occidente, una parte muy importante del curso debe ser dedicada al autotratamiento, por nuestra educación y costumbre de regalar nuestro propio poder.

En Japón, esto no es así, ellos no dan importancia al autotratamiento porque a Reiki solo se acercan personas que desean ser terapeutas profesionales y ayudar a otros, pero aquí, la mayoría nos acercamos para usarlo en nuestro entorno, y el entorno empieza por uno mismo. No me canso de decir a mis alumnos, y todo el que me quiera oír que, nadie puede dar lo que no tiene, así que la sanación, aunque sea de un familiar enfermo, siempre empieza por nosotros mismos.

Por eso, debemos entender que no hay porque acercarse a Reiki para sanarnos solamente, si no para prepararnos y evitar llegar a estar enfermos, la parte más valiosa de Reiki, es realmente, el autotratamiento, como parte de nuestro cuidado diario (igual que el aseo diario o una buena alimentación), nos ayuda a prevenir, estrés, ansiedad, angustia, y muchas otras enfermedades.

Convertirlo en un hábito, es nuestra oportunidad para evitar enfermedades sobretodo que estén relacionadas con nuestro estilo de vida. Si lo hacemos, si utilizamos el autotratamiento diario, nos ayudara a conseguir los siguientes resultados:
• Reduce el miedo
• Reduce la ansiedad
• Mejora el ritmo cardiaco
• Mejora la variabilidad de nuestro ritmo cardiaco (nos pone en coherencia)
• Mejora la presión sanguínea.
• Mejora la calidad de la respiración.

Y esto no son elucubraciones de una maestra de Reiki loca y apasionada por lo que hace, esto es, medible y tangible, hay muchos estudios científicos que avalan esto.

Además, esto ocurre bastante rápido (dependiendo de la cronicidad de la enfermedad, como hablábamos anteriormente) cuando practicas diariamente tu autotratamiento, puedes ver cambios realmente tangibles en ti y en tu entorno. La práctica diaria de Reiki aumenta los beneficios en tu salud porque optimiza nuestro sistema inmune y promueve la predominancia del sistema parasimpático, que controla las funciones y actos involuntarios, pero tan necesarios como la digestión, la respiración, los latidos cardiacos… el equilibrio entre el sistema simpático y parasimpático es fundamental para el buen funcionamiento del organismo. Para que lo entendáis mejor, una persona estresada tiene activado constantemente su sistema simpático, por eso no puede relajarse o dormir bien, porque nunca cede los mandos y al final cae enfermo. Bien, se trata de prevenir esto.

Los beneficios de todo esto son realmente visibles, practica Reiki cada día y tu vida ira cambiando poco a poco, te sentirás mejor suave y sutilmente, dormirás mejor, comerás mejor, estarás mas tranquilo/a

Hazlo un mínimo de 3 semanas (21 días), crearas un hábito, como tan de moda está, pero además, será el comienzo de una maravillosa nueva vida llena de tranquilidad y paz.

Carmen Cid Díaz
Maestra y Terapeuta Profesional de Reiki
Directora del Curso de Terapeuta Profesional de Reiki
Profesora por la IUMAB de Bioelectrografía Aplicada
www.bioelectrografia.es