Vacaciones por defecto… para Perezosos

Las Vacaciones y la Neurociencia se ponen de acuerdo: Lo mejor para nosotr@s es básicamente no hacer nada. Es enormemente sano y conduce a la felicidad.
Cuando no hacemos nada, resulta que activamos partes del cerebro fundamentales para nuestro reequilibrio, nuestro propio entendimiento y nuestra salud.

En los últimos años se ha descubierto en el cerebro, lo que se conoce como “la red neuronal por defecto”, que es una red de nodos neuronales del cerebro que se activan cuando no estamos haciendo nada en concreto (Lo que podemos llamar una actitud meditativa, o más coloquialmente “estar en babia”) la cual, se activa fácilmente cuando estamos en la naturaleza.

¿Pero qué ocurre cuando estamos en ese “no hacer nada”?

Pues parece ser que al promover esta red neuronal por defecto provocamos una profunda revolución en todo nuestro cerebro, aumentando nuestra capacidad de autorregulación espectacularmente por todo el cuerpo y en particular se activan áreas del cerebro, tan importantes como:
(Disculpen las molestias, ahora va, un poquito de neurociencia, para vagos eso sí que no se ofenda nadie por favor)

La corteza prefrontal media; que tiene que ver con la planificación, fuerza de voluntad, la elección de planes, dar forma a las emociones y regular el sistema emocional o límbico, por ejemplo, (Rick Hanson, Richar Mendius, 2009). Si esta mejora, ¡tomamos mejores decisiones! .

La corteza cingulada anterior; que tiene que ver con la capacidad de fijar la atención o la revisión de planes además de integrar pensamientos y sentimientos (Yamasaki, Labary McCarthy 2002). Si está en forma, estamos de mejor humor y mucho más atentos.

El precúneo; que tiene que ver con el razonamiento espacial y la conciencia (Andrew J. Smart, 2014). Nos entendemos mejor a nosotros mism@s.

Hipocampo; que tiene que ver con la formación de recuerdos y detectar amenazas, y la composición espacial, así como regular el estrés. Es decir estaremos más tranquil@s.

La Corteza parietal lateral; que tiene que ver con la capacidad de la representación de nosotros mismos, lo que se denomina la metacognición (Andrew J. Smart, 2014). Nos sentiremos mejor con nosotros mismos.

Así que ya vemos, este “no hacer nada” resulta que es una de las mejores cosas que podemos hacer para sentirnos ampliamente mejor. Será por eso que en el día a día y su locura cotidiana, donde apenas tenemos un respiro… se nos acumulan las tareas y nos sentimos atascados… precisamente por no parar.

Este “no hacer nada” o más técnicamente esta “red por defecto o actitud contemplativa de estar en babia” se activa exponencialmente con la naturaleza de manera natural. Por ejemplo al dar un paseo por el bosque, mirar una puesta de sol, observar las nubes, oír el canto de los pájaros, etc…

Por eso, es fácil de entender el enorme y rápido beneficio que sentimos, cuando estamos en la montaña mirando el paisaje; parece que al segundo día de vacaciones, nos hemos quitado una mochila enorme… y neurocientíficamente ya sabemos por qué.

Hay que añadir, que este “no hacer nada” se acercaría inconscientemente a un estado meditativo de serie, que llevamos todos incorporados, cuando le damos, al cuerpo y a la mente la oportunidad de parar. Mira cuales son algunos de los beneficios de la práctica de la meditación de por sí:

Algunos de los Beneficios de la meditación:
Hormonal:
– Produce un aumento en la liberación de dopamina (Herbert Benson) y de oxitocina (Jordi A. Jauset), relacionado así con un aumento del estado de bienestar y felicidad.
Conciencia:
– Aumenta la materia gris de la ínsula (Hönzel et al. 2008; Lazar et al. 2005) lo cual determina decisivamente cómo nos sentimos (Daniel Goleman, 2014).
– Aumenta la materia gris del hipocampo (Hönzel et al. 2008; Luders et al.2009; Lazar et al). El hipocampo regula la respuesta emocional y determina la memoria dinámica.
– Mejora las funciones psicológicas, de las áreas implicadas como la atención (Carter et al. 2005), la compasión (Lutz, Brefcynski-lewis et al. 2008) y la empatía (Lazar et al. 2005).
Juventud:
– Reduce el adelgazamiento cortical debido al envejecimiento en las regiones prefrontales reforzadas por la meditación (Lazar et al. 2005) y podría estar implicada en el retraso del envejecimiento celular.
Ondas cerebrales:
– Produce un incremento de las ondas cerebrales “alfa” (Herbert Benson). Y esto relaja.
Estrés y Salud:
– Provoca una reducción en el consumo de oxígeno, una disminución del ritmo respiratorio y cardiaco (Herbert Benson).
– Disminución general de la velocidad del metabolismo, reducción de la presión sanguínea.
– Activa el Sistema nervioso parasimpático (el que relaja) por diferentes caminos al retirarnos de las cargas estresantes y llevar el cuerpo a la consciencia (Rick Hanson y Richard Mendius, 2011).
-Reduce el cortisol relacionado con el estrés (Tang et al. 2007).
-Influye en la expresión genética de los genes RIPK2 y COX2, relacionada con actividades inflamatorias y con la recuperación física y emocional en situaciones de estrés (Perla kaliman, 2013).
-Disminución de la materia gris en la amígdala (Sara Lazar et al 2005).
-Fortalece el sistema inmune (Davison et al, 2003; Tang et al. 2007).
-Ayuda frente a varios problemas médicos, como enfermedades cardiovasculares, asma, diabetes de tipo dos, síndrome premenstrual y dolor crónico (Walsh y Shapiro 2006).
-Ayuda frente a varios desordenes psicológicos, como el insomnio, la ansiedad, las fobias y los desórdenes alimentarios (Walsh y Shapiro, 2006).
Emocional:
-Incrementa las áreas implicadas en el reconocimiento del estado emocional de las personas. Esto implica un aumento en la capacidad de empatizar según los científicos de la Universidad de Emory.
– Aumenta la activación de las regiones frontales izquierdas, lo cual mejora el humor (Herbert Benson; Davidson 2004).

Ahora podemos entender porque la gente que disfruta, año tras año, de una semana de vacaciones sanas, divertidas en la naturaleza, experimenta una profunda transformación y un profundo descanso interior.

Además del yoga, los talleres divertidos, la buena comida y el encuentro con otras personas rodeados de la belleza de los Picos de Europa, es con lo mejor de nosotros mism@s donde se produce la auténtica magia y el reencuentro con nuestra propia felicidad.

Una anécdota sobre el tema: Dicen que una vez, un equipo de expertos fueron a visitar la fábrica de coches Ford. A todo el mundo le llamo la atención la actitud del conserje, que estaba, tranquilamente sentado en su asiento, como en “Babia”. Un consejero le comento a John Ford, que porque dejaba que aquel conserje no hiciera nada, a lo que Ford contestó: “¿Ve usted a este hombre? Pues sin hacer nada tuvo una idea que nos hizo ganar millones de dólares. Dejémosle así.”

Juan F. P. Valle
Casa de reposo la Perezosa – Instituto Sana
www.laperezosa.com