La introspección o auto-análisis es un requisito indispensable para nuestro desarrollo interior.
Sólo así puedes eliminar tus defectos y crecer rápidamente.

Conócete a ti mismo
Un jardinero cuida las plantas jóvenes con mucho esmero, quita las malas hierbas todos los días, pone una fuerte valla a su alrededor y las riega en el momento adecuado. Sólo entonces crecen bien y dan sus frutos rápidamente. De forma similar debemos conocer nuestros defectos a través de la introspección o auto-análisis diario para erradicarlos con los métodos apropiados. Si un método falla adopta un método combinado. Si la meditación no funciona, recurre al pranayama (control de la energía), regulación dietética, investigación, asociación directa con un sabio, etc. Debes destruir no sólo las grandes olas de la soberbia, la hipocresía, la lujuria, la ira, etc., que se manifiestan en la superficie de la mente consciente, sino también sus impresiones sutiles que se esconde en los rincones de la mente subconsciente. Solo entonces estarás perfectamente seguro.

Detectar las impresiones sutiles
Las impresiones sutiles son peligrosas. Están al acecho como ladrones y te atacan cuando estás durmiendo la siesta, cuando no estás alerta, cuando tu falta de pasión se desvanece, cuando aflojas un poco en tu práctica diaria o cuando alguien te provoca. Si estos defectos no se manifiestan incluso ante la provocación extrema, aún cuando no estás practicando la introspección diaria y el auto-análisis, puedes estar seguro de que las impresiones sutiles también se han borrado y que estás realizando una práctica yóguica adecuada. La vida cotidiana será más equilibrada.

La práctica
La práctica de la introspección y el auto-análisis exige paciencia, perseverancia, aplicación, tenacidad, voluntad de hierro, determinación, inteligencia sutil, coraje, etc. Pero el beneficio de la introspección es incalculable. Inmortalidad, paz suprema y felicidad infinita. Por lo tanto no deberías quejarte cuando hagas la práctica de yoga diaria. Debes aplicar toda tu mente, corazón, intelecto y alma. Sólo entonces será posible un éxito rápido. Lleva un diario espiritual y practica el auto-análisis (auto-examen) por la noche. Anota las buenas acciones que hayas hecho y los errores que hayas cometido en el transcurso del día.

Por la mañana resuelve:
«Hoy no voy a ceder ante la ira,
hoy voy a practicar el control de los sentidos.
Hoy voy a ser sincero»

La importancia de un diario espiritual
Llevar un diario espiritual es un requisito muy recomendable. Los que tienen el hábito de hacerlo ya conocen sus ventajas incalculables. El diario es un recordatorio, nos recuerda Swami Sivananda para incitar la mente hacia la divinidad. Narra el camino hacia la libertad y la felicidad eterna. Desarrolla el poder de la reflexión.

Te ayudará a destruir todos tus puntos débiles y a ser regular en tus prácticas espirituales. Si mantienes un diario con regularidad, obtendrás consuelo, paz en la mente y un rápido progreso. Llevar un registro diario de nuestras acciones te ayuda a entenderte.

El ladrón de la felicidad
Un gran ladrón se está escondiendo en tu cerebro y te ha arrebatado tu perla, tu conexión con lo más profundo y divino en ti, tu Ser Interior o Atman. Te está dando preocupaciones y problemas inmensos. Te está engañando. El ladrón es tu mente y no debes ser indulgente con ella. Deberás aniquilarla sin piedad. No hay otra espada más afilada que este diario para combatirla. Controla tus acciones no deliberadas y las destruye con el tiempo. Todos tus errores diarios serán corregidos. El buen momento vendrá cuando estés completamente libre de ira, odio, resentimiento, etc. Te convertirás en un yogui.

«Feliz es la persona que lleva un diario porque está muy cerca de su propio Ser» Swami Sivananda.

Desarrollo del diario
Llevando un diario espiritual, puedes reconocer tus errores y entonces rectificarlos. Puedes hacer tu práctica y evolucionar rápidamente. No hay mejor amigo, maestro fiel que tu diario. Te enseñará el valor del tiempo. Al final de cada mes calcula el número total de horas que pasaste en el estudio de libros para el crecimiento interior, pranayama (ejercicios de respiración), asanas (posturas de yoga), sueño, etc. Entonces serás capaz de saber cuánto tiempo has pasado acercándote a tu interior. Tendrás la oportunidad de aumentar el período de meditación, asanas, etc. Poco a poco. Si mantienes un diario correctamente, sin ningún fallo en cualquiera de sus partes, lamentarás malgastar un solo minuto innecesariamente. Sólo entonces comprenderás el valor del tiempo y cómo somos tan capaces de perder uno de nuestros mayores tesoros.

Compara tu actividad del último mes con los de los meses anteriores. Averigua si has progresado en tu práctica de yoga no. Si no has progresado analiza las causas.

La veracidad como requisito
En el mantenimiento de un diario, no debe de haber ningún tipo de falsedad. Lo mantienes sólo para tu propio beneficio. Es el diario de un aspirante que está recorriendo el camino de la verdad para encontrar la verdad. Reconoce tus errores abiertamente y trata de corregirlos en el futuro.

Sé regular
La regularidad es un requisito necesario, no digas «a partir de mañana voy a ser regular», porque ese «mañana» nunca llegará. Sé sincero y empieza a hacer tu práctica a partir de este momento.
El que regule su vida según las líneas mencionadas anteriormente, seguramente se convertirá en un ser realizado en este mismo nacimiento. Practícalo y observa como creces. Comienza a mantener un diario espiritual desde este mismo momento y comprueba los maravillosos resultados.

VEINTE PREGUNTAS PARA TU DIARIO ESPIRITUAL

Estas preguntas son ejemplos que sirven como orientación.
1-¿Cuándo te levantas de la cama?
2-¿Cuántas horas has dormido?
3-¿Cuánto tiempo practicaste Kirtan o Japa (canto o repetición de un mantra)?
4-¿Cuántos pranayamas (ejercicios de respiración) has hecho?
5-¿Cuánto tiempo has practicado ejercicio físico?
6-¿Cuánto tiempo has realizado asanas (posturas de Yoga)?
7-¿Cuánto tiempo has realizado meditación?
8-¿Cuánto tiempo has empleado en el servicio desinteresado no egoísta?
9-¿Cuánto has entregado de lo que tienes?
10-¿Cuántas falsedades has producido?
11-¿Cuántas veces y durante cuánto tiempo has sentido ira? Y ¿cómo las has corregido?
12-¿Cuánto tiempo has dedicado al estudio de libros para tu crecimiento interior?
13-¿Cuántas veces te has equivocado? Y ¿cómo los has controlado?
14- ¿Has practicado el ayuno con regularidad?
15- ¿Has sido regular en la meditación?
16-¿Qué virtudes estás desarrollando?
17-¿Qué cualidad negativa estás tratando de erradicar?
18-¿A qué hora te fuiste a dormir?
19-¿Has comido alimentos saludables?
20-¿Cuánto tiempo has observado Mouna (Silencio)?

Profundizaremos en la importancia de cada una de estas preguntas en el próximo número.
Hasta entonces, te invitamos a que empieces tu práctica y elabores tu propio diario espiritual.
Comienza ahora el camino hacia tu libertad.

Swami Sivananda
Información facilitada por el Centro Internacional de Yoga Sivananda Vedanta de Madrid.
www.sivananda.org/madrid