Kundalini Yoga y el Gong

En el camino de la conciencia

De sobra sabemos, que en muchas ocasiones no podemos evitar las situaciones que nos toca vivir, pero lo que sí podemos hacer, es decidir cómo queremos vivirlas. Kundalini Yoga y el Gong nos conectan con nuestra esencia, con la realidad de nuestra conciencia más elevada. Y ello nos va a permitir responder a los distintos retos que nos plantea la vida desde una actitud más serena y constructiva, enfrentando las situaciones de pérdida y dolor como oportunidades de transformación y crecimiento.

¿Qué es Kundalini Yoga?

La palabra yoga tiene su origen en el término sánscrito jugit, que significa unir. Unión de la conciencia individual con la conciencia universal; unión de nuestro ser finito con nuestro ser infinito.

Con la práctica del yoga buscamos experimentar la relación entre esa identidad finita e infinita del Ser. Estamos apegados a emociones, personas, situaciones… lo que nos lleva a no pocas experiencias de sufrimiento y desequilibrio. Ponemos nuestro foco de atención y energía en lo que no va a permanecer, distrayéndonos y desviándonos de nuestra más profunda esencia divina e inmortal.

Kundalini significa conciencia. Vivir nuestra cualidad y esencia infinita en nuestro día a día como seres finitos, eso es la conciencia. Y puesto que es algo que reside en nuestro interior, sólo tenemos que trabajar para despertarla, y con esta intención practicamos Kundalini Yoga.

Se trabaja con la energía del cuerpo, la mente y el espíritu. Se trata de no permitir que la energía te dirija a ti, si no que uno mismo sea capaz de reconducirla para lograr el equilibrio. De forma que seamos capaces de ejercer un control sobre nosotros mismos sin dejar que sean nuestros pensamientos y sentimientos los que nos controlen. Asistimos a un entrenamiento de la mente creativa y neutral que nos permita afrontar y disfrutar del cambio constante que es la vida, de los ciclos de vida, muerte y transformación que configuran nuestra existencia.

Kundalini Yoga llega a Occidente gracias a Yogi Bhajan, quién fue instruido en esta ciencia desde muy pequeño por su maestro Sant Hazara Singh, así como en Tantra yoga y meditación con Gong, completando su formación yóguica y espiritual con otras disciplinas como el Hatha Yoga.

Estamos ante una tecnología sagrada, que busca proporcionarnos una experiencia en nuestro Ser, en nuestro corazón. Proporciona equilibrio y fuerza a todos los sistemas de nuestro cuerpo y para ello se basa en la meditación, el pranayama (control del prana, fuerza vital, a través de la respiración), los asanas (posturas del cuerpo), mudras (posición de las manos que sella y dirige la energía), y el sonido.

Son numerosas las técnicas de pranayama que se usan para alcanzar diferentes estados energéticos, de salud y consciencia, combinando el ritmo y la profundidad de la respiración. Con el mismo objetivo, se alternan asanas, erigiéndose en una ciencia de “ángulos y triángulos” con efectos físicos y energéticos en función de la zona del cuerpo a partir de la cual se crean.

Y, por último el sonido. Su poder como herramienta de curación y transformación es algo reconocido desde la Antigüedad. Y más recientemente se ha profundizado en su cualidad de onda transportadora de conciencia.

Todo se encuentra en un estado de vibración constante, y como sostenía Yogi Bhajan, “una persona puede sintonizar su propia conciencia con la conciencia universal a través del sonido…”. Conectamos aquí con la ciencia del Naad Yoga, que se fundamenta en los cambios que la experiencia del sonido puede producir a nivel físico, mental, emocional y espiritual.

Por un lado, nos encontramos con el canto de mantras cuya frecuencia vibratoria nos permite crear, transformar pensamientos y patrones, a partir de su significado y repetición rítmica, así como de la estimulación de los meridianos mediante el movimiento de la lengua en la boca. Por otro lado, aparece el Gong.

El Gong

Estamos ante un instrumento sagrado y ancestral, cuyos orígenes se sitúan en la Edad de Bronce.
“El Gong es el instrumento más sublime de un yogui”, tal y como manifestó el Gurucharan Singh Khalsa. No solamente es un instrumento musical; es una herramienta de sanación que produce ondas de larga duración de tonos sostenidos creando un campo de sonido totalmente envolvente y lleno de resonancia.

El sonido del Gong actúa sobre el cuerpo físico y los meridianos, liberando bloqueos y permitiendo una reestructuración de emociones y sentimientos. Así mismo, proporciona una relajación profunda, actuando especialmente sobre el sistema nervioso parasimpático, el sexto y séptimo chakra, creando un estado altamente beneficioso para la meditación.

La experiencia de infinito se puede alcanzar a través de la vibración. Tal y como afirma Don Conreaux, Maestro de Gong, “El Gong tiene el poder especial de producir el sonido tañido del OM, sonido creativo primordial que activa el Anahatta, sonido silencioso dentro del corazón”. Y, desde ese silencio, es desde donde puedes conectar con lo profundo de tu Ser, con tu verdadera identidad.

Kundalini Yoga & Gong

Podemos así afirmar que el Kundalini yoga y el Gong constituyen una alianza perfecta, ya no sólo por sus innumerables beneficios a nivel físico, potenciando y fortaleciendo los sistemas nervioso, inmunológico y glandular, sino sobre todo por las repercusiones que tienen en nuestra salud mental, emocional y espiritual.

Nos permiten experimentar el estado de Shuniya, conocido como estado cero, esa quietud profunda, donde plantar una semilla para volver a renacer. Nos facilitan un viaje hacia las profundidades de nuestro Ser, para confrontar el ego y eliminar los miedos, permitiéndonos así, observar, reconocer, y analizar emociones, pensamientos, hábitos de conducta… con el fin de aceptarlos, y transformarlos en cuanto bloqueen la realidad de nuestra esencia.

Más allá de lo que hacemos está el para qué lo hacemos, y ese matiz debe presidir nuestro camino espiritual, iniciando un camino de autoconocimiento para vivir en la expresión de los valores de autenticidad e integridad.

Viviendo en la conciencia de lo que realmente somos no sólo conseguiremos llevar una vida con coherencia, sana y feliz sino que sobre todo cumpliremos con el objetivo último de servir a la evolución de nuestra Alma.

Param Ratan Kaur
Instructora Kundalini Yoga
Terapeuta de sonido-Enfermera
www.akaal.es