Bienestar Psicológico basado en Mindfulness (I)

¿Quieres más?

¿Te gustaría estar siempre al día con las últimas tendencias, consejos y secretos?  Suscríbete a nuestro boletín mensual y sé parte de una comunidad exclusiva.

La palabra inglesa mindfulness empezó a popularizarse en Occidente a raíz de la publicación, en 1976, del libro The Miracle of Being Awake del monje budista zen, de origen vietnamita, Thich Nhat Hanh. En este libro, la palabra pali sati, que al español se había venido traduciendo como la recta atención, se tradujo al inglés como mindfulness y, a su vez, esta palabra inglesa se ha traducido al español como atención plena. Esta palabra, mindfulness, se ha hecho tan popular que se ha llegado a creer que constituye un estilo o tradición de meditación de la misma manera que los son, por ejemplo, la vipassana o el zen. Esto no es así. Mindfulness, es decir, sati o la recta atención es una práctica, entre otras siete, del Óctuple Sendero, el camino budista para la liberación del sufrimiento.

En concreto, el Óctuple Sendero está formado por ocho prácticas, las cuales se agrupan en tres bloques o categorías: sabiduría (la recta comprensión y el recto pensamiento), meditación (el recto esfuerzo, la recta concentración o samadhi y la recta atención o sati) y ética (la recta palabra, la recta conducta y el recto modo de vida). Se ve, entonces, que sati o mindfulness es una octava parte del Óctuple Sendero y que, si bien es una práctica fundamental y poderosa, es necesario cultivar también las otras siete restantes para ir consiguiendo la liberación de los condicionamientos. Todas las tradiciones budistas tienen como referente el Óctuple Sendero y, por lo tanto, mindfulness (sati) es practicada tanto en la tradición de meditación vipassana como en la zen y el vajrayana o el dzogchen tibetanos.

Mindfulness es, pues, una práctica del proceso psicológico básico de la atención que está descrita en el Satipatthana Sutta (Sutra de los Cuatro Fundamentos de la Atención) y que es transversal a todos los estilos de meditación budista, no constituyendo por sí misma una tradición de meditación. No obstante, sí constituirían un estilo de meditación los programas que, basados en la práctica de mindfulness, se han desarrollado en Occidente.

Atención y consciencia van de la mano. Somos conscientes de aquello que atendemos. Si nuestra atención queda enganchada en, por ejemplo, un discurso mental de ira o de tristeza, nosotros estamos viviendo un mundo de ira o de tristeza en ese momento. Aquello que atendemos es aquello de lo que somos conscientes y aquello de lo que somos conscientes es lo que vivimos. Es fácil, entonces, comprender por qué es importante aprender a autorregular nuestra atención. A través de la práctica de mindfulness aprendemos esa autorregulación de la atención y desarrollamos la habilidad de observar intencionalmente cualquier fenómeno de consciencia de una manera ecuánime, es decir, sin juzgar.

Etimológicamente, la palabra pali sati significa recordar, no olvidar. Cuando estamos realizando práctica formal de serenidad, el soporte de la atención suele ser la respiración, pero es, sobre todo al principio, muy frecuente que nos distraigamos y es entonces cuando hemos de recordar volver a la respiración. Esto pone de manifiesto que mindfulness conlleva una meta-atención, una atención vigilante mediante la cual nos damos cuenta de cuando nos hemos distraído, volviendo nuevamente al soporte de la meditación sin enjuiciarnos.

Mindfulness es una forma especial de prestar atención que nos permite que desarrollemos una consciencia serena, lúcida y ecuánime que denominamos Estado Mindful de Consciencia. Esta clase de consciencia recibe diferentes nombres en las distintas tradiciones. Así, por ejemplo, en la Vedanta se denomina Consciencia Testigo, Gran mente o Mente Original en el Zen, No-yo en la Vipassana, Mente Natural o Rigpa en el Dzogchen. Esta Consciencia Mindful nos facilita la aceptación, es decir, la comprensión serena, lúcida y ecuánime de la realidad. Sin aceptación no es posible que cambiemos nada ni que nos transformemos de una manera inteligente, profunda y adaptativa. Aceptar la realidad tal cual es constituye el fundamento de un bienestar psicológico eudaimónico, no dependiente de las circunstancias. En última instancia, el sufrimiento, nuestra infelicidad, se origina por no ver y aceptar la realidad tal cual es. La atención plena es un pilar imprescindible para liberarnos del sufrimiento. Podemos decir que el sufrimiento es la tensión corporal y mental que se origina cuando hay una diferencia significativa entre lo que la realidad es y cómo nosotros quisiéramos que fuese. Mediante la práctica de meditación que incorpora la atención plena vamos aprendiendo a aceptar la realidad y a liberarnos del sufrimiento que condiciona nuestras vidas.

Este es el sentido profundo del programa MBMB (Mindfulness Based Mental Balance o Bienestar Psicológico Basado en Mindfulness). Es un programa práctico orientado al desarrollo personal y cuyo pilar es la comprensión de que no podemos experimentar bienestar psicológico eudaimónico duradero y estable si no somos capaces de desarrollar equilibrio en cuatro áreas psicológicas de nuestra persona: la atención, la Mindfulness es el fundamento de este programa, pues aprendemos la habilidad de equilibrar y autorregular nuestra atención y, basados en esta habilidad, vamos siendo capaces de autorregular nuestras emociones, motivaciones y cogniciones. Sin una atención, afectividad, motivación y pensamiento equilibrados, no podremos sentirnos felices.

El programa MBMB combina la fidelidad a la tradición, adaptada al contexto laico occidental, con los conocimientos científicos actuales y está especialmente diseñado para que aprendamos a generar bienestar psicológico eudaimónico. Consta de tres niveles complementarios de aprendizaje:
• En el primer nivel, practicamos para serenarnos, ser competentes en la autorregulación de nuestra atención y descubrir el estado mindful o estado natural de consciencia.
• Durante el segundo nivel de entrenamiento, aprendemos a estabilizar el estado mindful de consciencia e irlo llevando a las actividades de la vida cotidiana, a la vez que aprendemos a cómo autorregular nuestras emociones y motivaciones.
• En el tercer nivel de enseñanza, cultivamos la consciencia sin elección, el estado de presencia y, además, sentamos las bases para la re-estructuración cognitiva necesaria que nos permita ver la realidad tal cual es.

El entrenamiento en Mindfulness del programa MBMB, al tratarse del cultivo ordenado de un proceso psicológico universal como es la atención, puede ser practicado por personas de cualquier religión, ideología o condición y, más allá de los iniciales efectos benéficos sobre la ansiedad y el estrés, MBMB nos proporciona las habilidades necesarias para procurarnos un bienestar psicológico no dependiente de las circunstancias externas que sea estable y beneficioso para nosotros, y para las personas con las que convivimos.

Dr. Santiago Segovia
Catedrático de Psicobiología
Doctor en Psicología.
Creador del programa MBMB.
Colaborador de HERMESAN
www.hermesan.es 

Haz tu buena obra del día ¡Compártelo!

5,8 minutos de lecturaActualizado: 20/08/2017Publicado: 30/01/2015Categorías: Estilo de VidaEtiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comenta este artículo