El Masaje Tradicional Tailandés es uno de los masajes más antiguos que se conocen y hasta hace relativamente poco tiempo ni siquiera se considera como tal. Aun así, cada vez tiene más aceptación en nuestro país y está dejando de ser simplemente un masaje “oriental”, para convertirse en un nuevo método de sanación, cada vez más conocido y aceptado. Hablaremos de su historia y su relación con la Medicina Tradicional Tailandesa, para integrarlo como una experiencia nueva en nuestras vidas.

En Tailandia, lo que conocemos en Occidente como Masaje Tailandés se denomina Nuad Bo’Rarn. Nuad en tailandés significa “tocar con la intención de sanar”, Bo’ Rarn es una palabra que proviene del sánscrito y se refiere a “algo que es antiguo y reverenciado”, también aparece al referirse a los sutras sagrados del Budismo.

 

El Padre de la Medicina Tailandesa, Jivaka Kumar Bhaccha, fue Médico de la Sangha original, la comunidad que se unió alrededor de Buda, por lo que podemos situarlo cronológicamente sobre el año 2.500 a.C. Los monjes budistas y sus seguidores, llevaron con ellos la tradición de la Medicina Tradicional de la India a lo que hoy conocemos como Tailandia, en el siglo II a.C. Durante muchos años esta tradición fue trasmitida oralmente de profesores a alumnos; posteriormente evolucionó incorporando teorías y habilidades de la antigua China, a las que habría que sumar las prácticas de sanación de las tribus locales.

En el año 1292 a.C. El Budismo Theravada se constituyó en la religión oficial del Reino y la Medicina Tradicional se instauró en los monasterios budistas (Wat en tailandés). Tradicionalmente, los monjes y monjas ofrecían esta práctica de sanación a la gente de sus pueblos, utilizando además de las técnicas manuales específicas, hierbas y alimentación como complemento. Ellos entendían la sanación como una forma práctica de Metta o amor incondicional, un aspecto fundamental en la vida diaria de los que siguen el camino de Buda. Los maestros budistas describen a Metta como “La Creación del mundo”, esencial para la paz de uno mismo y de los demás.
El Budismo Theravada pone especial énfasis en la aplicación práctica de la doctrina espiritual: llevar los grandes ideales a la vida diaria, a nuestras decisiones y acciones. La práctica del Masaje Tradicional Tailandés no es íntegra si no se realiza desde los cuatro estados divinos de la mente: Metta (amor), Karuna (compasión), Mudita (gozo altruista) y Upekha (ecuanimidad)

Como el Ayurveda y la Medicina Tradicional China, la Medicina Tradicional Tailandesa también está basada en paradigmas energéticos del cuerpo y de la mente. En la Medicina Tradicional Tailandesa la energía circula por el cuerpo a través de unas líneas llamadas Sen, similares a los meridianos de la medicina china, que se originan en la cavidad abdominal del ombligo y conectan el centro del cuerpo con los sentidos, glándulas y extremidades. Por este motivo se considera tan importante el tratamiento del abdomen; cuando mejoramos la funcionalidad abdominal, ésta afecta positivamente sobre nuestra percepción, movilidad y vitalidad.

La Medicina Tradicional Tailandesa, siempre ha buscado incesantemente la salud de los hombres. Se ha ido actualizado para mejorar con el paso del tiempo, integrando la información que le brinda la sabiduría popular, sin olvidar sus orígenes y su relación con el budismo. El diagnóstico en la Medicina Tradicional Tailandesa sobre la enfermedad, profundiza en diferentes teorías e hipótesis para encontrar el origen de la misma, teniendo en cuenta aspectos muy distintos a los de la medicina occidental.

La Medicina Tradicional Tailandesa, nos muestra seis causas principales por las que podemos contraer una enfermedad:
Cambio en los elementos: el cuerpo tiene 4 elementos. Se cree que el desequilibrio y falta de armonía entre los cuatro elementos del cuerpo causa enfermedad. Estos cuatro elementos son: tierra o din (cualquier entidad no líquida, huesos, músculos, vasos sanguíneos, nervios, tendones y ligamentos), agua o naam (composición fluida del cuerpo humano, sangre y secreciones), aire o lom (que circula por el cuerpo, equilibra las funciones psicosomáticas del cuerpo, la circulación y la respiración, regula la vitalidad de cuerpo y mente) y fuego o fai (regulador de la temperatura corporal, la digestión y el metabolismo, quema la comida consumida y la transforma en deshechos).

Cambios estacionales: pueden causar desequilibrio de los cuatro elementos, por ejemplo, en la época de lluvias, el elemento aire puede causar fiebre.

Debemos ajustarnos a las dolencias propias de cada época del año:
• Verano: dolencias del elemento fuego.
• Época de lluvias: dolencias del elemento aire.
• Invierno: dolencias del elemento agua.

Cambios de edad: la edad puede estar relacionada a la predisposición a tener una enfermedad en concreto. Los distintos grupos de edad se relacionan con las enfermedades de un elemento particular.

Cambios de lugar: el medioambiente tiene una repercusión directa sobre el hecho de que una enfermedad concreta pueda manifestarse. Tener información sobre el lugar de nacimiento puede dar una información adicional al médico para saber qué le ocurre al paciente:
• Las montañas están asociadas con el elemento fuego.
• La lluvia con el elemento aire.
• Las aguas subterráneas con el elemento agua.
• El agua de mar con el elemento tierra.

• Cambio de tiempo: las partes del día o de la noche tiene un efecto sobre los diferentes elementos del cuerpo:
• De 6:00 a 10:00 y de 18:00 a 20:00 problemas de secreción nasal o indigestión
• De 10:00 a 14:00 y de 22:00 a 2:00 fiebre causada por el elemento fuego, dolor de estómagos o dolores por hambre.
• De 14:00 a 18:00 y de 2:00 a 6:00 el elemento aire causa sentimiento de estar agotado.

• Cambios de comportamiento: algunos patrones de comportamiento están asociados con la enfermedad: exceso de trabajo, exposición al calor o frío, ansiedad, sufrimiento y dolor.

Llegar hasta un diagnóstico correcto es muy importante en la Medicina Tradicional Tailandesa y para ello utiliza los siguientes métodos: historia del paciente (se pone especial atención a la fecha de nacimiento, astrología), examen físico (confirmar las características de los elementos esenciales, palpación, pulso, temperatura corporal, desórdenes en los órganos, examen de la sangre) y meditación (puedes determinar la causa del desorden).

El Masaje Tradicional Tailandés es un aspecto muy valioso de la Medicina Tradicional Tailandesa; se ha comprobado a lo largo de los años, que recibiéndolo de manera frecuente, puede liberarnos de la enfermedad, apaciguar nuestro dolor, y tiene un efecto muy beneficioso sobre el cuerpo y se hace casi imprescindible como herramienta para mantener la buena salud. Entre otras virtudes, ayuda en dolores de cabeza, hombros, cuello, tobillos, rodillas y espalda; también mejora los sistemas nervioso, respiratorio, circulatorio, digestivo e inmunológico; incrementa la circulación sanguínea y linfática; proporciona flexibilidad a las articulaciones, aumentando la elasticidad del cuerpo; eleva el nivel de energía; libera bloqueos físicos y energéticos; disminuye el estrés y calma la mente; combate el insomnio. Igualmente es muy efectivo en personas con parálisis, entumecimiento, flatulencia, estreñimiento y disfunción sexual.

La práctica del Masaje Tradicional Tailandés ofrece al terapeuta una maravillosa perspectiva para aprender a sentir el cuerpo físico y energético. Cada vez son más las personas que acuden a recibir un Masaje Tradicional Tailandés en busca de su gran efecto terapéutico. Sin duda, aprender, practicar y recibir un Masaje Tradicional Tailandés es una experiencia profunda y maravillosa.

Lo que distingue al Masaje Tradicional Tailandés de otro tipo de masajes es que:
– se practica sobre el paciente completamente vestido, con ropas amplias y cómodas.
– No se usan ni aceites ni otro tipo de lubricantes.
– Se realiza de manera lenta, pausada y profunda.
– Se usan presiones y estiramientos, no se usan fricciones, propias de los masajes occidentales.
– Los terapeutas utilizan sus pies, rodillas, codos y antebrazos, además de manos y dedos durante la terapia
– El masaje se realiza sobre un futón de algodón en el suelo.
– El terapeuta trabaja en un estado de concentración y meditación, que consigue transmitir, a través de sus manos, a la persona que está recibiendo el masaje.
– Aunque se trabaje con el cuerpo físico del paciente, el objetivo principal es llevar armonía y equilibrio al “cuerpo energético” y a la mente del receptor.

Pedro Liébana

Escuela Rak Saeng

www.raksaeng.es