«Estar embarazada y dar a luz a un bebé es una de las experiencias más maravillosas y transformadoras que puede vivir una mujer, aun así, eso no significa que siempre sea fácil».

En este artículo me gustaría tratar contigo dos estadios del proceso fisiológico de traer un hijo al mundo, y cómo la Reflexología puede ayudarte en ambos.

El primero es la concepción. Desde siempre han existido problemas de fertilidad. Parejas que han deseado tener un hijo y por motivos diversos no lo conseguían. Pero es cierto que en las últimas décadas en Occidente estos problemas se han hecho más y más frecuentes, afectando a casi una de cada tres parejas que están buscando procrear.

El segundo proceso es el embarazo en sí mismo. Tanto si se han tenido problemas con la fertilidad como si no, el embarazo es un momento vital, clave en la vida de una mujer, y aunque es un proceso normal y fisiológico que no debe conllevar problemas médicos, muchas veces nos encontramos con embarazos problemáticos, o cuanto menos que van unidos a molestias de diferente intensidad: tensión alta, dolores de espalda o de riñones, piernas hinchadas, nauseas…

 

Reflexología para tratar la infertilidad

Antiguamente, cuando una pareja tenía problemas de fertilidad, estos siempre eran achacados a la mujer; nunca se pensaba que el hombre también pudiera ser el responsable ya que eso suponía, en cierto sentido, cuestionar su virilidad. Actualmente, en cambio, sabemos que cuando hay un problema de fertilidad este se puede deber tanto al hombre como a la mujer.

 

La mayoría de las parejas que llevan un tiempo buscando un hijo y no lo consiguen de manera natural, se ponen en manos de profesionales para lograrlo. Los medios para ello pueden ser médicos o naturales. El problema de los tratamientos médicos convencionales es que son muy agresivos para la mujer, implican tratamientos hormonales o intervenciones, y desequilibran el organismo a todos los niveles. Estos tratamientos son vividos con estrés por muchas mujeres y sus parejas, y pueden dar lugar a dolores emocionales que perduran mucho tiempo después de haber finalizado el tratamiento.

 

Concebir un hijo es un hecho biológico en el que está implicado todo el organismo: mente y cuerpo trabajan juntos y en armonía para lograr que una nueva vida surja y se desarrolle. Por eso cuando hay algún desequilibrio físico o psicológico es más difícil lograrlo.

La Reflexología puede serte de gran ayuda para tratar problemas de fertilidad, ya que un buen reflexólogo sabrá detectar desequilibrios y alteraciones en los diferentes órganos gracias a las presiones realizadas en las zonas reflejas de los pies, e irá aplicando los tratamientos necesarios para corregirlos y ayudar al organismo a reequilibrarse. Esto es básico para lograr un embarazo, tanto si se debe a una baja cantidad, movilidad o calidad de los espermatozoides, como a un problema en los órganos reproductores de la mujer.

 

La Reflexología puede ser una alternativa a los tratamientos médicos, o bien pueden recibirse como terapia complementaria a ellos. Así lograremos tratar aspectos de la persona que son dejados totalmente de lado por la medicina convencional, además de minimizar los efectos negativos que estos tratamientos puedan tener.

 

En Ranvvai, gracias a nuestro enfoque holístico e integral del ser humano y de la medicina, aplicamos tratamientos que se basan en la teoría de los 5 Elementos de la Medicina China, la Psicoanalogía de la enfermedad y otras disciplinas naturistas, y orientamos al paciente en cambios de estilo de vida a través de la alimentación, la relajación, etc., para así facilitar la concepción.

 

Reflexologia - Reflexología para concebir una vida

 

Ejemplos de problemas concretos en el embarazo y cómo tratarlos desde la Reflexología

Uno de los problemas más frecuentes que se suelen presentar en el embarazo es la ciática. Es un dolor que se siente en los glúteos y en las piernas, y que puede ir aumentando de intensidad, hasta resultar casi insoportable, si no se trata adecuadamente. Partiendo de la Medicina China sabemos que los problemas de ciática se relacionan con un bloqueo del meridiano de la vejiga, que a su vez es un problema del elemento agua. Este se bloquea energéticamente en momentos de falta de seguridad en uno mismo o de miedo a vivir experiencias, por ejemplo en momentos de grandes cambios vitales que generan inseguridad.

Es posible que todos estos miedos de la mujer embarazada salgan a la luz en una sesión de Reflexología Podal Integral, y con mucha comprensión y cuidado, el Reflexólogo irá aflojando los nudos, liberando los bloqueos y escuchando a la paciente con comprensión… Poco a poco la ciática irá remitiendo y la mujer se sentirá mucho más segura y tranquila.

 

Este ejemplo trata un caso más extremo, pero en un embarazo “normal” la mujer también tendrá que lidiar con diversos síntomas habituales que son perfectamente tratables por la Reflexología. Entre ellos están las náuseas, el estreñimiento, los sofocos, los calambres en las piernas o el insomnio.

La fuerza vital se manifiesta en todo su esplendor en la etapa de la concepción y la Reflexoterapia, de forma muy sutil, dulce y armoniosa acompaña tanto en los procesos de embarazo y parto en como los de infertilidad, logrando equilibrar la energía vital dando paso a la gestación y al nacimiento de un nuevo ser. Contribuye a que sea posible… ¡¡El Milagro de la Vida!!

 

Isabel Pérez Broncano
Creadora del Método Ranvvai de Reflexología Podal Integral
Reflexóloga – Autora del libro Reflexología Integral

www.reflexologiaranvvai.es/EH