El Budismo Tibetano está repleto de rituales: pujas e iniciaciones; ceremonias que aportan un aire misterioso y muy especial a este camino espiritual. En los últimos tiempos he podido participar en muchas de estas prácticas, pues he estado ayudando al monasterio de Gaden Shartse en sus visitas a España y Europa.

Muchos amigos me preguntan en qué consisten estas prácticas, o bien, qué beneficios aportan, así que voy a describir someramente algunas de los que me han impresionado especialmente.

Ritual de Chod

Chod es uno de los rituales más esotéricos y especiales del budismo Tibetano; antiguamente –y aún hoy- era un ritual secreto, para practicantes iniciados, transmitido de maestro a alumno. Chod quiere decir literalmente, cortar, y aún más, cortar y atravesar. Chod es un yoga con conjunto de prácticas destinado a la eliminación del ego, del yo, del sentimiento de separación y del egoísmo individualista.

Para llegar a ser maestro de Chod, una de las muchas pruebas, consiste en hacer ciertas meditaciones en cien cementerios, lo que tradicionalmente se realizaba en Tíbet, en sus famosos cementerios al aire libre y en plena noche. Hay múltiples historias en el Tíbet sobre monjes que desaparecían o se encontraban destrozados sus cuerpos en la mañana siguiente, por encuentros desafortunados con los espíritus y fantasmas hambrientos.

Es muy bello participar en una ceremonia de Chod; he tenido la suerte de asistir a varios rituales realizados por el Geshe Larampa Lobsang Yeshi, y el grupo de monjes de Nyagre Khangtsen en su estancia en España durante 2014.

Es más que curioso observar cómo se ponen unos extraños antifaces negros al inicio de la ceremonia, que explican son para evitar molestar o ser molestados a los malos espíritus. Los monjes cantan sus oraciones y tocan tambores con un ritmo hipnótico muy particular y la experiencia es muy profunda.

Puja del Sutra del Corazón

Es una puja o ceremonia en la que se realiza un ofrecimiento a los Budas para recibir sus bendiciones. Es especialmente intensa y larga, pues dura hora y media con fuertes tambores, oraciones y música sagrada. En tibetano se llama Sherñing Dondub, y es un ritual en el que se recita el mantra del sutra del corazón: Gate Gate Paragate, Parasamgate, Soham, que quiere decir, «más allá, más allá, siempre más allá«. Es un mantra muy poderoso, que invoca el poder de la vacuidad, y con el que muchos maestros han tenido experiencias muy profundas.

A las enseñanzas del Buda o sutra del corazón, se le llama enseñanzas de la esencia de la sabiduría.

La ceremonia está destinada a eliminar los profundos demonios que hay en nuestra mente. Según el budismo, hay cuatro tipos de demonios o maras, a los que vence Buda en su famosa meditación bajo el árbol del Bodhi. El demonio de los engaños, causante de las emociones y actitudes negativas; el demonio de la muerte, que provoca enfermedades que nos llevan a la muerte; el demonio de los agregados, y el demonio de los hijos de los seres celestiales, relacionado con la realización de acciones placenteras que hacen daño a nosotros mismos o a otros.

Es necesario expulsar a estos demonios y para hacerlo se hacen múltiples ofrendas en forma de pasteles rituales. En las cuatro direcciones se colocan figuras de animales que representan falsas ofrendas a estos demonios para que se vayan. Se hace también una figura de aspecto humano que representa a los aquejados de enfermedades y es el soporte sobre el que actúan los engañados demonios y así son expulsados.

Obviamente el camino espiritual implica la expulsión final de los demonios por uno mismo, en una lucha titánica, pero es de una gran ayuda este ritual, mientras nos preparamos para el resto.

Purificación con Yamantaka

Otro ritual bien especial es la purificación o limpieza energética, en la que los monjes limpian, usando los cuatro elementos: agua, aire, tierra y fuego, a la persona. Muchas personas se han beneficiado de esta práctica, que te puede ayudar a salir de estados depresivos y enfermizos. He estado con mucha gente que ha confirmado esto.

Yamantaka es el Buda vencedor de la muerte, y por tanto con poder para eliminar aquello que nos hace daño. El Lama invoca a Yamantaka, y realiza el ritual en el que usa plumas de pavo real con hierba kusha, nos limpiamos la boca ritualmente y muchos otros detalles que limpian nuestro campo energético, sellándolo y protegiéndolo posteriormente.

Mo o consulta espiritual de adivinación con dados

Este es uno de los rituales de adivinación más curiosos, que realicé este verano con Atak Rimpoché en Leh, en los días en los que hicimos la iniciación de Kalachakra con el Dalai Lama.

El ritual consiste en hacer una serie de preguntas personales al maestro, que invoca a su divinidad tutelar y echa una suerte de dados tibetanos muy pequeños, que interpreta a continuación.

Tengo que decir aún estoy impresionado por la exactitud de las respuestas, confirmadas por el devenir de los acontecimientos.

Es una consulta espiritual muy especial, que pocos maestros realizan, y que tenemos la suerte de que el Geshe Larampa Lobsan Yeshi, aún por España, la hace.

Rafael Navarro
www.hermesan.es