Las personas son dueñas de su propio destino. «Siembra una acción y cosecha un hábito; siembra un hábito y cosecha un carácter; siembra un carácter y cosecha un destino».

Vivimos sumergidos en una vida ordinaria que nos mantiene dormidos e ignorantes de las verdaderas capacidades con las que venimos dotados. Una vida que nos separa de nuestra esencia más profunda y que nos hace ser marionetas en un escenario que nosotros mismos modelamos inconscientemente. Y las consecuencias ante esta realidad es que nos vemos sumergidos en un mar que nos lleva a la deriva, porque no somos dueños de nuestro propio destino.
Swami Sivananda nos invita a tomar conciencia de la realidad:

«¡Despiértate!
¡Levántate,
querido lector!»
Y nos muestra las claves para ese despertar de nuestra propia luz interior.

¿CÓMO VIVIR UNA VIDA PLENA?
• El origen de la plenitud es matar el egoísmo.
• La clave es la humildad y el autosacrificio.
• La luz de la plenitud es la meditación silenciosa.
• La vestimenta de una vida plena es la virtud y la tolerancia.

Debemos tomar conciencia de que somos nosotros los dueños de nuestro destino. Cuando sembramos una acción estamos cosechando un hábito que se está adquiriendo en nuestra vida, a través de este hábito instalamos en nuestro modo de ser un carácter, y es a través de este nuevo modo de ser cuando comenzamos a hacernos dueños de nuestro destino, de nuestra vida.

RESPONSABILIZARSE

Somos responsables de nuestras vidas.
Cuando atribuimos, como personas, lo que nos sucede a un destino predeterminado, nos volvemos fatalistas, perezosas e inactivas.
Despierta tu propia voluntad y saca provecho de tu vida a través de tus pensamientos y acciones.

Hemos sido dotadas del principio de independencia. Libertad de pensamiento, razonamiento sensato y todo tipo de facultades como por ejemplo el control de los átomos, los elementos, poder enviar un pensamiento de un rincón del mundo a otro, sentarse sobre el fuego, etc. no hay nada imposible bajo el sol.

En lugar de darnos cuenta de nuestra verdadera naturaleza mediante la introspección o la investigación del Ser Interior, vivimos en un nivel instintivo, damos vueltas en vano aquí y allá en este mundo de los fenómenos de la creación mental y olvidamos la magnificencia de su verdadero Yo.
Adoramos a otras personas por sus logros materiales y personales en lugar de hacer valer su naturaleza divina como un centro de conocimiento en el océano de la vida.

¡Despierta de inmediato para corregir esta condición antes de que sea demasiado tarde!

Salud y felicidad

El valor es tu derecho de nacimiento, no el miedo.
La paz es tu herencia divina, no la inquietud.
La inmortalidad es tu derecho de nacimiento, no la mortalidad.
También la fuerza, pero no la debilidad.
Y la salud, pero tampoco la enfermedad.
Y la felicidad, pero no el dolor.
Y el conocimiento, pero no la ignorancia.
El dolor, la tristeza y la ignorancia son ilusorios; no pueden vivir.
La dicha, el júbilo y el conocimiento son verdaderos y no pueden morir.

Swami Sivananda,
en «La esencia del Yoga». Ed. Librería Argentin

12 CLAVES PARA VIVIR EN PLENITUD

1. Toma conciencia de que el mundo en el que vives es irreal, evanescente, lleno de miserias, falsedad, enfermedad y dolor. Es un sueño largo. Eleva tu conciencia.
2. El tiempo es lo más valioso. Utiliza cada segundo de forma rentable.
3. Sirve a los necesitados, a los enfermos y a los que te necesitan. Sirve al mundo. Se caritativo y generoso con tu tiempo.
4. Cuando un amigo esté enfadado contigo, háblale primero, con una sonrisa, y pídele disculpas sinceramente a pesar de que puedas tener la razón.
El espíritu de venganza es un enemigo mortal para la paz, la devoción y el conocimiento.

5. Observa Silencio (Mouna) durante la comida, observa Mouna durante unas horas un día a la semana.
6. Di la verdad, preserva tu energía y controla la ira mediante el amor y el servicio. Repite «Om Shanti» «Om Paz» doce veces mentalmente y bebe un poco de agua fría cuando notes el mínimo síntoma de irritación en tu mente.

7. Escribe todos los días en tu cuaderno un mantra durante media hora. Escribe en una letra destacada en una hoja de papel «di la verdad», «Om valor», «Om pureza», «Soy el Ser Inmortal», etc. y cuélgalos en el dormitorio, el salón y los pasillos. Guarda algunos de estos papeles en tu bolsillo.

8. Haz un autoanálisis cada día antes de ir a la cama. Escribe también un diario personal sobre tu desarrollo interno.
9. Estudia los libros llenos de enseñanzas y sabiduría, léelos también en compañía.
10. Realiza ejercicio adecuado (asanas de Yoga), realiza pranayama (ejercicios de respiración), aprende a relajarte y lleva una alimentación adecuada, llena de alimentos puros que sanen tu cuerpo y mantengan tu mente lúcida.

11. Medita cada día. Es la llave que te conducirá a abrir las puertas de tu mente, el lugar donde aprenderás a ser el arquitecto de tu propio destino.
12. Ten siempre presente tu naturaleza divina. Tú eres el Ser Inmortal que mora en tú interior.

Swami Sivananda
Información facilitada por el Centro Internacional de Yoga Sivananda Vedanta de Madrid
www.sivananda.org/madrid

En Facebook centro.yoga.sivananda.madrid
En Twitter @yoga_sivananda