El Yin Yoga: el yoga del aquí y el ahora en la educación

No es un secreto; no solo se enferma el cuerpo, también el alma, la mente, y las emociones. Por lo tanto, si queremos una sociedad nueva, necesitamos formar a un hombre potencialmente nuevo que conozca el verdadero arte de vivir en medio del caos dominante.

“Existen en el yoga innumerables técnicas para aprender a someter el pensamiento y reencontrarse con la esencia que es previa al pensamiento. El término meditación deriva de la misma raíz latina que médico, medicina o medicamento. Es la medicina de la mente y del sistema emocional. Uno tiene que convertirse en su propio maestro y su propio discípulo; en su propio terapeuta y su propio paciente. La senda hacia la real mutación de la consciencia para conectar con la Conciencia es larga, pero se nos han proporcionado los mapas para recorrerla, las brújulas para no perder el norte” RAMIRO CALLE

Cuando hablamos de una educación verdaderamente integral, en el contexto actual sin duda alguna abordamos un tema de enorme compromiso con la necesidad de profundos cambios en la infraestructura educacional de nuestras sociedades.

Cuando anexamos el conjunto de temas relativos a la mente, las emociones, las relaciones, las actitudes frente al mundo y frente a nosotros mismos y su consecuente integralidad en la formación humana de cada individuo, indudablemente tocamos uno de los temas que mayores reacciones a favor y en contra despiertan. Lo cual demuestra la existencia de centros y periferias cognitivas sobre el tema, con sus visibles tolerancias e intolerancias.

Para nadie es un secreto; no solo se enferma el cuerpo, también el alma, la mente, las emociones y con ellas nuestro potencial de abordar y enfrentar el mundo y sus realidades tanto externas como internas. Por lo tanto, si queremos una sociedad nueva, necesitamos formar a un hombre potencialmente nuevo que conozca el verdadero arte de vivir en medio del caos dominante.

Ante todo debemos aclarar que todos los estilos y escuelas de yoga, relajación y meditación son ampliamente recomendados. Hoy nos ocuparemos del Yin Yoga por considerar que encierra prácticamente todas las modalidades de yoga existentes. La idea es fomentar en la academia ambientes sanos de convivencia, tolerancia y de un mayor rendimiento.

Pero aprender a desarrollar estas capacidades (aunque existen hace 5 mil años), no es tarea fácil cuando vivimos en un mundo desequilibrado, que desconoce su entorno y su potencial mente – cuerpo. En tales condiciones mantener la paz, la sabiduría y la salud integral en medio de la tormenta de un esquema de crisis sostenida, representa un verdadero reto para la educación en nuestras convulsionadas sociedades.

En estas condiciones necesitamos hoy más que nunca cultivar la sabiduría interior tanto en el mundo que vemos como en lo referente al que no vemos, lo cual exige una estructura mental muy diferente a la tradicional, máxime cuando hemos sido educados para mirar hacia afuera y jamás hacia nuestro mundo interior rescatando y fortaleciendo su enorme potencial transformativo.

Teniendo en cuenta lo anterior y antes de empezar a definir qué es el Yin Yoga indiscutiblemente debemos saber los errores bajo los cuales se presenta el Yoga en cualquiera de sus estilos y escuelas, todo como resultado del proceso de mercantilización y banalidad bajo el cual se nos presenta el mismo, como si se tratara de un deporte, una competencia, un método estético de adelgazamiento, una modo o embeleco para ocupar ratos de ocio.

Insistimos por lo tanto en la profundidad y rigurosidad de numerosas investigaciones que surgen y se multiplican en prestigiosas universidades de Europa y de los Estados Unidos, en donde a través de estudios de alto rigor y compromiso científico interdisciplinar, se diseñan estudios de gran valor para la sociedad y el desarrollo de su pensamiento integral a través de prácticas a las cuales jamás se les había concedido el valor que realmente tienen para fomentar y más que ello implementar de manera sostenida un nuevo paradigma de vida integral.

En tal sentido las investigaciones sobre los efectos, de la práctica regular del yoga, la meditación, la atención plena así como de otras disciplinas heredadas del patrimonio científico y cultural de oriente, cobran enorme interés en el campo del conocimiento científico occidental.

Y en este orden de ideas actualmente existen estudios, proyectos, propuestas e investigaciones, en prestantes universidades como Harvard, California, Winsconsin, Massachusetts y en el National Institutes of Health, Universidad de Pensilvania, la revista Psychosomatic Medicine de la Universidad de Ohio Universidad de Pittsburgh, el Instituto Santa Cruz de la India, Universidad del Yoga de la India, la Oneness University también de la India, La Universidad de Nueva Delhi, las investigaciones de Juan Mao del Jilin Institute of Physical Educacion de Changchun en China, la Universidad St Francis Xavier, la Universidad de Búfalo de Nueva York, Universidad de El Salvador con su programa académico de Técnicatura Universitaria en Yoga, las investigaciones del DR Singh Khalsa de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, la Universidad de Boston, el Instituto Universitario del Gran Rosario en Argentina, la Universidad Maimónides de México con sus estudios en Yoga y Ayurveda, entre otros, sobre las relaciones de la medicina, la psicología, la psiquiatría y las neurociencias con las valiosas tradiciones meditativas de oriente, como aspectos vitales de lo que hoy conocemos como neurobiología de la meditación.

Porque los estudios neurocientíficos de análisis e investigaciones cerebrales y sus relaciones con las respuestas emocionales, han planteado un nuevo campo en las investigaciones científicas antes desconocido: la ecología de las emociones y de los estados mentales tanto positivos como negativos.

Las neurociencias contemplativas presentan igualmente estudios sobre la neuroplasticidad cerebral y el infinito poder curativo de la resiliencia como forma de contemplativa, capaz de reprogramar el cerebro a través del equilibrio entre sus dos hemisferios mediante lo que bien pudiéramos denominar como una “regeneración cerebral” a través de los cambios fisiológicos en el cerebro.

En consecuencia estos estudios interdisciplinarios entre ciencia y tradiciones meditativas, ciencia y procesos mentales, ciencia y actividades cerebrales a través de diferentes prácticas mente- cuerpo configuran un apasionante campo investigativo para las neurociencias contemplativas jamás imaginado en el campo de la producción de conocimientos científicos.

Teniendo en cuenta lo anterior, hoy nos atrevemos abrir el debate sobre un tema que así tenga numerosos enemigos, también es cierto que empieza a despertar muchos adeptos en el campo de la ciencia, gracias al carácter ilimitado del conocimiento, el cual empieza a derrumbar poco a poco las arcaicas barreras cognitivas, sobre temas que están allí, esperando ser enriquecidos desde el campo científico e investigativo universal.

No en vano existen hoy importantes avances a través de resonancias magnéticas y electroencefalogramas, como también investigaciones que arrojan importantes resultados abriendo el camino a nuevos campos de investigación y desarrollo de manera ilimitada.

Pero ¿qué relación existe entre todas estas teorías y discursos de las prácticas heredadas de oriente que afectan el cerebro, como el caso que hoy nos ocupa del Yin Yoga, con los procesos educativos en la actualidad?

En primer lugar es necesario aclarar que no existe una respuesta única ni menos una fórmula mágica que lo resuelva todo, porque estamos hablando de profundos cambios que implican una verdadera revolución del conocimiento, que involucra y compromete procesos educativos que exigen nuevos entrenamientos mentales y controles de tipo emocional frente al mundo y frente a nuestro inmensamente valioso potencial interior.

No obstante es importante aclarar que incursionar en estos campos del pensamiento y del conocimiento ancestral, en modo alguno significa negar el inmenso legado del patrimonio científico tradicional, todo lo contrario, lo fortalece de una manera especialmente valiosa diseñando posibilidades ilimitadas al mismo. Teniendo en cuenta lo anterior, frente a la dimensión de la crisis actual y entre ellas en primer orden la que compromete valores y principios de toda índole, es prácticamente imposible no proponer cambios estructurales profundos en materia de formación integral, para impedir que las futuras generaciones sigan navegando presas en sus propias emociones dañinas y sin horizontes.

Considerando que no solo se enferma el cuerpo sino nuestro mundo interior, estamos en la obligación de enseñar a pensar diferente incrementando las fortalezas interiores porque si nos encontramos a nosotros tendremos mejores posibilidades de sobrevivir al encontrarnos con el resto del mundo.

No solo es viable sino necesario un nuevo enfoque valorativo y debidamente contextualizado en la formación humana integral que contemple nuevas áreas, disciplinas y saberes, que antes era imposible siquiera imaginar que pudieran formar parte de la estructura curricular, marcada, encasillada y limitante de la mente y su inmenso potencial.

En estas condiciones en lugar de cerrar horizontes proponemos abrirlos, hacia mundos y saberes tan valiosos como ilimitados, tan interdisciplinarios como necesarios para la paz, la convivencia, la tolerancia y un futuro mejor a toda la humanidad.

Es por ello que al proponer como humanistas comprometidos un viraje radical en el plan de vuelo en materia educativa, vemos que una buena opción radica en la esencia misma del Yin Yoga, como forma integral que condensa todo lo mejor de las tradiciones orientales de las cuales tanto debemos aprender, asimilar y aplicar.

El llevar el Yin yoga a la educación significa introducir a los estudiantes de cualquier edad y de cualquier nivel, en el hermoso y profundo mundo del silencio y la quietud mental, a través del cual se produce de manera inmediata una alta liberación de energías, al actuar en todo el tejido conectivo del cuerpo. Además logrará un profundo autoconocimiento, mayor concentración, incursionará en un novedoso “arte de vida” aprendiendo a estabilizar su mente y sus emociones a través del equilibrio psicosomático.

Mediante esta práctica el alumno entra en un estado de entrega, rendición, relajación y aceptación ampliamente favorables para su mente, sus emociones y su salud total.

Es posible lograr también que el estudiante renuncie a malos hábitos y costumbres dañinas, a través de la canalización de nuevas energías que lo inducen a un estado de profunda meditación, mediante su propio auto conocimiento.

Mediante la conexión mente cuerpo no solo logrará una mayor integralidad sino gran flexibilidad corporal lo cual le beneficiara ampliamente en el campo de sus prácticas deportivas, al implementar estiramientos y alargamientos así como aperturas óseas. Porque el Yin yoga lo llevará a una explotación profunda no solo de su mente sino de su corporalidad, activando su laboratorio energético interior.

Al llevar al estudiante a su mundo interior a través del silencio profundo le llevaremos entre otras cosas a eliminar “el miedo a tener miedo” logrando mayor confianza y aceptación del mundo y suyo frente al mismo.

Incursionar en este tipo de práctica silenciosa, profunda y meditativa, los estudiantes descubren no solo su enorme potencial mental sino físico, mediante la observación interior, llevándolo a un reconocimiento de sí mismo y de su entorno generalizado. Logrando con ello alcanzar mayor claridad y equilibrio integral.

Aprenderá igualmente el respeto por su cuerpo en plena consciencia del mismo, mediante prácticas de gran intensidad física, mental y emocional, que los llevarán a un mundo de sensaciones antes desconocidas, mediante un autodescubrimiento constante, de su paisaje interno y de la mejor manera de encausar sus energías.

Porque quien practica esta bella, profunda y saludable modalidad de Yoga, jamás volverá a ser el mismo, iniciando un camino de beneficios ilimitados a través de su intenso contenido socio emocional de equilibrio y autodisciplina de carácter sostenido.

A manera de conclusión podemos decir que no es posible construir una sociedad equilibrada sin mentes equilibradas y en este sentido la educación tiene una enorme responsabilidad, incursionando en nuevas formas de conocimientos que en modo alguno van en contra vía de la ciencia, sino que por el contrario promueve y complementan nuevas aperturas mentales para el desarrollo y fortalecimiento de la misma y del conocimiento científico universal.

No es posible construir una sociedad equilibrada sin mentes equilibradas

Por esta razón nuestra propuesta se enfoca hacia un nuevo estilo o modelo de educación alternativa, complementaria una de cuyas herramientas es el Yin Yoga con el fin de formar un ser humano en armonía con el mundo, la naturaleza, los pensamientos, las emociones, las sensaciones y por supuesto que promueva acciones formativas responsables con sí mismo y su razón de ser.

A manera de conclusión nos atrevemos a dejar un interrogante; si la educación superior, se basa en formar profesionales altamente competitivos en las diferentes ramas del conocimiento, y el Yoga es patrimonio del conocimiento de la humanidad, ¿por qué no fortalecemos la formación humana integral, con un novedoso modelo educación alternativa a través del Yin Yoga yoga?

Se trata de una revolucionaria innovación pedagógica a través de nuevas áreas de pensamiento, acción y práctica orientada a canalizar y equilibrar las emociones y energías de los futuros profesionales, ayudándole a tener una mejor adaptación y aceptación a su entorno.

Resumiendo el Yin Yoga como todas las escuelas de Yoga, enseña no solo a tener una gran flexibilidad física sino mental y emocional, de inmenso valor agregado en nuestras sociedades tan convulsionadas.

 

Elsa Beatriz Acevedo Pineda Ciencia

Tecnología, Sociedad e Innovación Asociación Colombiana de Periodismo Científico

elsabeatriza@yahoo.com elsabeatrizacevedo@gmail.com

 

AUTORES RECOMENDADOS

Por las características de tema, recomendamos los siguientes autores, con el fin de permitir al lector navegar por el inmenso universo de sus obras científicas sobre el tema. En este orden de ideas los libros, conferencias, videos de los siguientes autores son especialmente valiosos: Calle Ramiro, Thich Nhat Hanh, Singh Khalsa, Hiroshi Motoyama, Oshmand James, Davidson Richard, Ricard Matheu, Humberto Maturana Humberto, Lazar Sara, Paul Grilley Paul, Mao Juan del Jilin Institute of Phisical Education de Changchun, Weil Joaquín, D. Teland Sulochana autora del libro; “Comprender el Yoga a través del conocimiento del cuerpo”, Taimni I.K en su libro “La ciencia del Yoga” Además de los anteriores existe valiosa información en:

Candice E. Marro Production Humanyworld.com candiceelizabetha@humanyworld.com Company Director/ Directrice ASET INT. Ltd www.aset-international.com Tel (UK): +44 (0)7913 072 788 Tel (France) : +33 (0)681 609 077 También : http://thehawnfoundation.org/mindup/ En los EEUU : University of Wisconsin – Richard Davidson En Francia: Nathalie de BOISGROLLIER Association OZE +33 9 71 40 18 18 +33 6 50 21 07 45 skype : ndebgoze www.oze-coaching.fr www.art-de-vivre-en-famille.fr http://www.lemanifesteheureuxalecole.fr/ También en Francia, hay una fundacion interesante: http://fondationseve.org/