Elemento tierra: bazo-páncreas y estómago

La energía de la Tierra, es una energía que centra y distribuye, nutre y enraíza, nos pone en la realidad de lo material frente a lo espiritual, es el trabajo materializado en los frutos que recogemos.

LA TIERRA Y EL SISTEMA DIGESTIVO:

En la antigua representación de los Cinco Elementos, la Tierra ocupaba el lugar del Centro y contiene en sí a los otros cuatro elementos (el Fuego el Sur, el Agua el Norte, la Madera el Este y el Metal el Oeste). También en nuestro cuerpo la Tierra ocupa el centro; es el sistema digestivo, con el estómago, el páncreas y el bazo, y es el primer laboratorio de alquimia donde se empieza a elaborar la energía que adquirimos de los alimentos que nos aporta la propia Tierra.

LA TIERRA:
– Representa a la madre que nutre y cuida de que todos sus hijos estén bien alimentados. Su naturaleza Yin, pasiva, la hace ser receptiva a todas las influencias de la naturaleza: el viento, la lluvia, el calor o el frío. Es fecundada por el hombre que la trabaja y planta las semillas.
– Simbólicamente representa el caldero donde se prepara la comida, y la economía porque la Tierra no derrocha ni desperdicia nada.
– También representa la fecundidad, la forma y la multitud. En las culturas más primitivas encontramos figurillas de mujeres rollizas y con formas redondas como la tierra, simbolizando la fecundidad. La Tierra es un ejemplo de igualdad; como una buena madre no tiene preferencias entre sus hijos y los trata a todos por igual.
– El tiempo de la Tierra en la fase del día es la tarde y para el ser humano corresponde al final de la madurez, el periodo en que estamos en pleno desarrollo de nuestras facultades.
– Su función es la de transformar, enriquecer, fecundar y pacificar, y la cualidad de su energía es conciliadora.
– El Cielo se representa por el círculo, como símbolo de lo que «no tiene forma ni límite» y la Tierra se representa por el cuadrado, lo que nos acerca a la idea de la «forma limitada».

ESTÓMAGO Y EL BAZO–PÁNCREAS:
– Según la Medicina China son los primeros órganos encargados de extraer la esencia de los alimentos y distribuirla por todo nuestro cuerpo.
– Entre los dos se encargan de formar la carne y junto con la energía del Pulmón hacen que la energía de los alimentos (Energía Nutricia) circule en el circuito de los doce meridianos principales, creando un flujo armonioso de CHI por todo el cuerpo y llevando el alimento a cada célula (metabolismo en general).

EL ESTÓMAGO ES LA FÁBRICA DE LA SALUD:
Cuando introducimos el alimento en la boca, comienza la extracción de la energía de los alimentos. El sabor asciende hacia el cerebro, nutriendo el SHEN (espíritu), mientras que la parte sólida baja al estómago quien recibe los líquidos (YE) y los alimentos sólidos (SHI) en forma de energía Yin y los transforma en energía Yang para que esta energía pase a disposición del cuerpo. Según la tradición, el estómago «separa lo claro de lo turbio».
Por eso los chinos llaman al estómago «la Fábrica de la salud y si la energía del estómago no funciona bien, ninguna otra forma de energía funcionará bien».

EL BAZO DISTRIBUYE LA ENERGÍA:
– El Bazo-Páncreas se encarga de captar y distribuir la parte más pura de los alimentos y asciende la energía hacia el Pulmón para que éste elabore la energía Nutricia que circula en los doce meridianos principales impulsada por el Pulmón y la transporta la sangre en los vasos sanguíneos impulsada por el Corazón.
– La energía ascendente del Bazo y descendente del estómago deben estar en armonía para que la digestión resulte fácil.
– Si la energía ascendente del Bazo está en exceso en relación con la del estómago, esto provocará: hipo, eructos, obstrucciones gástricas, digestión difícil y vómitos.
– Cuando la energía del Bazo es insuficiente, provocará aceleración del tránsito intestinal, digestiones inacabadas y residuos sólidos en las heces y diarreas.
– Se dice que cuando la energía del Bazo está en vacío, la energía de todo el cuerpo y la sangre también lo están y la persona se puede sentir profundamente cansada.

OTRAS FUNCIONES DEL BAZO:
– Gobierna la humedad: se encarga de intercambiar los líquidos entre el exterior y el interior de las células, tanto los nutrientes que entran a la célula como los desechos que éstas producen y que deben ser eliminados.
La tierra es de cualidad húmeda y nuestro cuerpo necesita la justa cantidad de humedad; ésta circula por todos los tejidos, los músculos y los espacios entre los órganos, formando la grasa corporal y humedeciendo las mucosas nasales, la vagina, el ano, la boca, el tracto digestivo, la saliva, etc.
– Gobierna los músculos y los miembros: cuando la energía del Bazo funciona bien, la energía y la sangre llegan correctamente a los músculos.
Cuando hay un vacío de la energía del Bazo, se siente una sensación de pérdida de la fuerza muscular, los miembros se vuelven pesados y la persona se desploma en la cama sin poderse mover. A veces se aprecian pequeños movimientos involuntarios debajo de los músculos y hay pérdida de masa muscular por degeneración (amitrofia).
Estos signos pueden aparecer como consecuencia de un excesivo cansancio físico o psíquico.
«Se dice que los trabajos duros agotan la energía del Bazo»
– Gobierna la sangre: se encarga de mantener una buena calidad de sangre, eliminando los glóbulos rojos muertos o defectuosos y también de mantener a la sangre en los vasos haciendo que sea más líquida o espesa.
Cuando el Bazo está en vacío, pueden aparecer: hemorragias, encías sangrantes, hemorroides, reglas abundantes, enfermedades de la sangre, sudoración de sangre o trastornos digestivos importantes.
– Mantiene los órganos en su sitio: por su movimiento ascendente, se encarga de mantener a los órganos en su sitio y cuando su energía es insuficiente, se producen prolapsos (caída de órganos): prolapso de útero, de riñones, de vejiga, de estómago.
– Gobierna la forma del cuerpo: se encarga de mantener nuestro aspecto lozano, irradiando salud y buen aspecto, y esta lozanía se pierde cuando la humedad del Bazo se estanca o se seca.
– La pérdida de peso repentina, indica un daño en la energía del Bazo, por graves preocupaciones o una posible enfermedad.
– El exceso de peso previo a la pubertad, puede indicar que la energía del Bazo no es capaz de conciliar todos los cambios que el cuerpo lleva a cabo en este periodo.

EL PSIQUISMO DEL ELEMENTO TIERRA:
– En el aspecto mental: la energía del Bazo rige el mundo de las ideas, la reflexión y la lógica, gobierna el humor y la claridad mental y la confianza en uno mismo.
– En el plano emocional: es la encarnación del espíritu en un cuerpo. Representa las primeras relaciones con la familia, el clan o la tribu, así como con la Tierra, por lo que estas energías forman la base sobre la que se desarrolla nuestra autoconfianza y la sensación de seguridad.
Cuando no funcionan bien el pensamiento se vuelve confuso y obsesivo y la persona se puede sentir insegura y desconfiada y la energía se estanca.

EL CHI KUNG reúne toda una serie de ejercicios especialmente indicados para equilibrar la energía de estos órganos. Algunos trabajan más sobre su aspecto físico y sus funciones energéticas, mientras que otros refuerzan el aspecto psíquico y emocional. A continuación muestro un ejercicio excelente para regular la energía del Estómago y el Bazo.

«SEPARAR EL CIELO CON LAS MANOS»:
Comenzamos con los pies separados a la distancia de los hombros, la columna erguida y el cuerpo relajado. Nos masajeamos el abdomen en el sentido de las agujas del reloj para ayudar al tránsito intestinal y despertar la energía en nuestras tripas.

Después de hacer algunos giros llevamos las manos a la altura del estómago con las palmas enfrentadas y dirigimos la respiración al estómago con la intención de concentrar la energía. Cuando tenemos la sensación de sostener un balón entre las manos, las separamos; una asciende mandando la energía del Bazo hacia el Pulmón, mientras la otra desciende enviando la energía del estómago hacia la Tierra (exhalar).
A continuación reunimos las manos en el centro (inspirar) y repetimos el ejercicio al otro lado cambiando las manos. Lo haremos entre 8 y 24 veces.

 

JANÚ RUIZ – Instructor de Chi Kung

www.chikungtaojanu.com