Chi Kung externo, Chi Kung interno: WAI DAN y NEI DAN

El Chi Kung como conjunto de prácticas para cultivar la salud del ser humano, con todo lo que ello implica (cuerpo, espíritu y energía), abarca numerosos estilos y una infinidad de ejercicios, pero básicamente se desarrolla mediante dos caminos, el Wai Dan, o las formas externas, y el Nei Dan o trabajo interno.

Lo primero que debemos conocer cuando queremos aprender Chi Kung o Qi Gong, es tenemos diferentes estilos, y eso es muy buena señal, porque nos confirma que muchos seres humanos, durante mucho tiempo han desarrollado estas técnicas hasta nuestros días. Los testimonios más antiguos son unas pinturas realizadas en seda, que se encontraron en las tumbas de Mawangdui (Siglo-II, a. C.).

Este largo tiempo de maduración, le da al Qi Gong el respaldo suficiente para asentarse como uno de los tratamientos más eficaces para mejorar la salud y alargar la vida de las personas que lo practican.

¿Por dónde empezar?

Dentro de los diferentes estilos y ejercicios, vamos a encontrar siempre dos aspectos, el Wai Dan, (Wai significa externo – Dan elixir), y el Nei Dan (Nei significa interno – Dan elixir).

El Wai Dan

El primer aspecto que se trabaja en el Chi Kung o Qi Gong es el Wai Dan; son los ejercicios que se hacen con movimiento. La intención es concentrarnos en las extremidades durante la práctica, para que se acumule la mayor cantidad posible de Chi o Qi (energía) en los brazos y piernas.

Cuando nos ejercitamos con los movimientos adecuados, la sangre y la energía se ponen a circular. La sangre transporta la energía, y la energía empuja a la sangre, lo que mejora la circulación de la sangre en los vasos sanguíneos y de la energía en los meridianos, eliminado cualquier obstrucción y nutriendo los órganos. Mediante la tensión y relajación repetidas, se acumula una gran cantidad de Chi que va hacia los órganos cuando nos relajamos.

En el trabajo de Wai Dan es muy importante la forma en que colocamos el cuerpo, para que la estructura trabaje de una forma equilibrada. De esa manera, las articulaciones, los músculos y tendones se estiran y fortalecen, y las fascias de tejido conectivo, que son el camino físico por donde circula la energía, se distienden para que el Chi circule mejor.

El Wai Dan contiene numerosos ejercicios de estiramientos de tendones y movimientos para las articulaciones, trabajos de fuerza y resistencia para fortalecer el cuerpo, así como ejercicios para los órganos y los huesos, y series en las que se trabaja con todo lo anterior, concentrando y movilizando la energía en ciertos puntos de acupuntura y en los meridianos.

14 2 chi kung externo 600x350 - Chi Kung externo, Chi Kung interno

La forma de trabajar es siempre relajada. La mente debe de estar totalmente tranquila para poder dirigir la energía allá donde se necesite. El cuerpo, aunque esté haciendo un esfuerzo, está también relajado para que la sangre y la energía puedan circular bien.

El Wai Dan es asequible y aconsejable para todo el mundo, pues se va a experimentar una gran mejora en la forma física, más fuerza, mejor salud, la mente más tranquila, y el corazón más calmado.

La finalidad del Wai Dan Qi Gong es mejorar la salud y aumentar la longevidad.

Es muy importante empezar por este aspecto del Qi Gong, pues esta práctica es la que prepara el cuerpo para las siguientes fases del entrenamiento.

El Nei Dan

También conocido como Alquimia Interna, tiene su origen en las prácticas taoístas de longevidad y el cultivo de la energía esencial (Jing) para transformarla en energía espiritual. Este aspecto del Qi Gong, utiliza zonas concretas de nuestro cuerpo, como un laboratorio de alquimia, en el que concentramos y refinamos la energía para hacerla circular posteriormente en ciertos canales especiales.

El Nei Dan se practica principalmente sentado.

Diríamos que son formas de meditación, trabajos de concentración muy profunda, que requieren de una gran constancia y capacidad de focalización.

Durante estas prácticas el cuerpo debe permanecer muy relajado y cómodo, por ello es tan importante dominar bien las fases anteriores del Wai Dan, porque es lo que nos va a permitir que la parte más densa, el cuerpo físico esté preparado para que la energía pueda circular y el cuerpo espiritual se desarrolle.

[amazon_link asins=’8420301760,8491110763,B00DD68SZ2′ template=’ProductCarousel’ store=’espaciohumano-21′ marketplace=’ES’ link_id=’934674fd-0516-415a-8b7f-8165feb67ce7′]

El Nei Dan, no son simples meditaciones; son procesos de transformación de sustancias fisiológicas y elementos sutiles, lo que hace que estas prácticas resulten más difíciles de llevar a cabo y requieran un mayor nivel de compromiso, si deseamos obtener resultados.

La teoría y los métodos de entrenamiento son más complejos que los del Wai Dan, por lo que estas prácticas se mantenían en secreto y sólo se enseñaban a ciertos alumnos capaces de realizar este trabajo interno. Para avanzar en el Nei Dan hay que dedicarle mucho tiempo y llevar una vida tranquila.

El Nei Dan, en sus primeras fases también es apto y aconsejable para todo el mundo, sobre todo la parte de concentrar la energía en Dan Tien (entre el ombligo y la columna) y hacerla circular en determinados canales, lo que llamamos el “Pequeño Molino de Agua” o la “Órbita Microcósmica” (en sus niveles más básicos).

En niveles más avanzados, se requiere un gran compromiso y constancia por parte del alumno si queremos obtener buenos resultados, y siempre bajo la supervisión de un maestro experimentado.

 

Janú Ruíz

Instructor de Qi Gong

chikungtaojanu.com