Mi primer recuerdo relacionado con las algas -como el de muchos, supongo – es estar en la playa bañándome y sentir esa cosa enredada en mis piernas, que bien podría ser un animal devorador o un bicho muerto o peor aún, algo desconocido de las profundidades del mar.

Tras este primer encuentro, cuando más tarde me las encontré en mi plato, la reacción fue muy similar a la que tuve en la playa: gritar, salir corriendo y rezar para que no estuviera allí la próxima vez que mirara.

Pero al contrario que en la playa, las algas seguían allí, en mi plato. Y mi madre al lado diciéndome ¡lo buenísimas que eran para los huesos! ¿Recordáis cuando teníais ocho años? ¿Recordáis cuánto os importaban las cosas buenas para vuestros huesos a esa edad? Realmente no había forma de convencerme… quizás me las “colaban” en algún puré, pero en todo caso yo no podía verlas ni sentirlas.

A los 14 años, con un intercambio para aprender francés, aparecí en Bretaña en medio de una familia que parte de las vacaciones las dedicaba a organizar un curso para conocer las algas marinas en su medio. Un curso dónde había salidas a las playas, excursiones, clases de cocina… He de reconocer que “la jugada” salió fenomenal. Alucinaba encontrando, Kombu, Nori, Espaguetti de Mar. Las sentía en mis piernas y me encantaba la sensación. ¡Las podía reconocer! Esas algas de los paquetes, las sentía vivas en la playa.

Mi sentir con respecto a las algas, dió un giro de 180º. Y creo que fue por el contacto en vivo con ellas. Me encantaba cocinar con las algas que yo misma había recogido, enseñar nuevas recetas a las cocineras de la casa, y poder reconocerlas sin necesidad de leer el nombre que ponía en la bolsa.

Vamos a ver algunas de las algas que más se utilizan en la cocina

KOMBU

  • Es una gran fuente de vitaminas del grupo B, E, D y K.
  • Muy rica en calcio, potasio, magnesio, hierro, azufre y la más rica en yodo, por lo que se aconseja para regular el metabolismo.
  • Ayuda en la circulación linfática.
  • Es muy diurética. Es anticoagulante.
  • Fungicida Natural (incluida para la cándida).
  • Ablanda la fibra vegetal de legumbres y cereales y facilita su digestión.

Sus usos en la cocina

Hervida: Es de consistencia dura, por lo que necesita un mínimo de 4045 minutos de cocción.

Se utiliza para cocinar cereales y legumbres, y para elaborar consomés para sopas.

RECETA Kombu frita

  • Kombu cortada en trocitos de 1 cm. Aceite de oliva + Limón.
  • Se fríe la kombu, y al sacarla se añaden unas gotitas de limón.

 

WAKAME

  • Es el alga de la mujer.
  • Muy rica en calcio, vitaminas del grupo B y oligoelementos.
  • Regenera la sangre, mejora la función renal, hepática y estimula la producción de hormonas.
  • También ablanda la fibra vegetal.
  • Excelente protector de las enzimas digestivas.
  • Vuelve el cabello y la piel más saludables.
  • Ayuda a eliminar el exceso de grasa abdominal.

Sus usos en la cocina

Su principal aplicación es sin duda en las sopas de verduras con miso.

También se puede añadir a cereales, legumbres y estofados de verduras.

RECETA DE COCINA Ensalada de pepino y wakame

  • 3 pepinos + Algas wakame, remojadas + Sésamo tostado.
  • El pepino se ralla muy fino en rodajas. Y se pone a prensar en agua con sal, para que se ablanden.
  • Las algas se remojan hasta que estén blandas.
  • Todo junto se pone a macerar con agua + vinagre de arroz + melaza o concentrado de manzana.
  • Al servir se decora con semillas de sésamo.

NORI

  • Muy rica en proteínas, (contiene 18 tipos de aminoácidos).
  • Es la más digestiva de todas las algas.
  • Contiene mucho calcio, fósforo, hierro.
  • Se ha demostrado su capacidad para regenerar la hemoglobina.
  • Rica en vitaminas ACD grupo B, y ácidos grasos esenciales, omega 3 y omega 6.
  • Ayuda a que las heridas cicatricen antes por su alto contenido en vitamina A.

Sus usos en la cocina

Es el alga tradicional de los maki sushi.

En este caso se utiliza en forma de hoja y se toma previamente tostada sobre la llama o en la sartén.

RECETA DE COCINA Tempura de nori

  • Hojas de nori en cuadraditos + Harina semiintegral + maizena + sal + Aceite para freír.
  • Se mezcla la harina con la maizena a partes iguales, y agua con gas hasta que se hace una pasta.
  • Se le añade un poco de sal y se deja reposar en la nevera hasta que esté muy fría.
  • Se cogen las algas. Se rebozan la mezcla de harina y agua. Se echan al aceite muy caliente.

AGAR-AGAR

También conocida como kanten.

  • Es una buena fuente de calcio y de hierro.
  • Muy rica en fibra soluble, al cocinarse se convierte en una gelatina suave y nutritiva.
  • Es reconstituyente, ligeramente laxante y depura el sistema linfático.
  • Facilita las digestiones y ayuda a perder peso, ya que es muy ligera y ayuda a eliminar.
  • Refresca el cuerpo. Reduce inflamaciones

Sus usos en la cocina

Se usa en para preparar gelatinas y postres.

Las podemos encontrar en barras, tiras, copos y polvo.

Dependiendo del formato será recomendable un remojo previo (barra o tiras) y su cantidad para hacer gelatina también varía.

 

María Gómez Casal

Escueladevida.es