Elimina las cándidas y metales pesados de tu organismo

Cada día son más el número de personas que sufren algún trastorno relacionado con un desequilibrio de las cándidas: candidiasis y el desarrollo de sistemas parasitarios camuflados en la sangre. A su vez, es cada vez mayor el número de personas que presentan una elevada acumulación de metales pesados.

Ambos fenómenos están estrechamente relacionados y se han de tratar de forma conjunta para poder conseguir un equilibrio de la salud óptimo y la vuelta al normal funcionamiento de nuestro cuerpo.

Candidiasis y Sistemas parasitarios camuflados

Las investigaciones del equipo alemán Scheller, que ha diagnosticado y tratado a más de 30.000 personas en Europa y América, han mostrado como cada vez hay más pacientes que presentan parasitarios en la sangre, el intestino y en las mucosas. Más de un 75% de los pacientes analizados. Muchos de estos desarrollos parasitarios no son evidentes a simple vista o tras un análisis convencional. Sólo cuando una persona sufre de candidiasis o una disbiosis intestinal se toma consciencia de este fenómeno debido a los problemas que genera.

Algunas especies de levaduras del grupo Cándidas pueden formar parte de la microbiota intestinal y ayudan en determinados procesos de asimilación y eliminación de los alimentos. Sin embargo, cuando hay un crecimiento desaforado de las mismas se rompe este equilibrio en la flora intestinal, y estas cándidas dejan de ser benéficas y se convierten en formas parasitarias afectando al intestino y otras mucosas en distintas partes del cuerpo: la boca, los genitales, etcétera.

El médico naturópata alemán Ekkehard Scheller descubrió que este desequilibrio no sólo se da en el intestino y mucosas sino también en la sangre, y en todo el organismo. Los resultados de su descubrimiento han sido publicados en el libro “Candidalismo”.

Los simbiontes en nuestra sangre, son los benéficos microgérmenes de vida cuya función es mantener la salud del organismo. Estos se pueden ver afectados por toda una serie de influencias nocivas de la vida moderna: alimentación desequilibrada, estrés, agua y aire contaminados, etcétera y pueden llegar a transformarse en parásitos, formar grandes nidos de hongos y cándidas y camuflarse para nuestro sistema inmunológico. Mientras nuestro sistema inmunológico no los reconoce estas formas parasitarias crecen y van infestando todo nuestro organismo, soltando toxinas y acidificando nuestro cuerpo. Una analítica convencional no detecta este fenómeno.

[amazon_link asins=’8449335612,B01934HGBE,B076HQ5VWT,8479276541′ template=’ProductCarousel’ store=’espaciohumano-21′ marketplace=’ES’ link_id=’7d57fcef-fca9-4064-a0b7-a085d48e2027′]

Los Metales Pesados y las Cándidas

Estos nidos atrapan cualquier elemento tóxico con el que entran en contacto, ya que les permite generar el ámbito ácido y tóxico necesario para su existencia. Por ello cuando nuestro cuerpo entra en contacto con metales pesados como mercurio, aluminio, plomo… estos sistemas parasitarios atrapan estos metales y no los sueltan. El daño que generan estos metales pesados en el organismo es considerable: enfermedades como Parkinson, Ela, Alzheimer, Cáncer pueden tener un origen en esta combinación de parásitos y contaminantes.

Mediante un análisis de una muestra de sangre en el Microscopio de Campo Oscuro y en computadoras de Radiónica Cuántica se detectan los nidos de cándidas camufladas, sistemas parasitarios mutados y camuflados y la cantidad de metales pesados en una persona. Gracias a una infopatía, solución de agua y sal cargada con la información radiónica adecuada le podemos dar a nuestro sistema inmune la información necesaria para detectar y eliminar estos parásitos camuflados y ayudamos al cuerpo a expulsar fácilmente los contaminantes.

Según Ekkehard Scheller y la Medicina Celular Scheller de la Información, la enfermedad es un resultado de un desequilibrio. Cuando nuestro cuerpo tiene la información adecuada corrige este desequilibrio y recuperamos la salud.

 

Equipo Scheller

sanacioncelular.com