Estamos inmersos ya en el verano. El calor y el talante ocioso, las ganas de desconectar se notan en el rostro de la mayoría de nosotros. Muchos ya tienen plan para el verano; otros todavía lo tienen en el aire.

Me gustaría que te tomaras un tiempo para hacer unas pequeñas reflexiones.

Cuando te paras a pensar en tu destino vacacional, ¿qué prima en tu decisión?

¿Realmente estás decidiendo unas vacaciones en las que vas a reponer del cansancio de todo el año, o va a seguir siendo un palizón?

¿Te planteas cómo te gustaría sentirte al volver del verano?

¿Sólo piensas en el lugar y no en cómo va a volver tu mente y tu cuerpo?

¿Tienes en cuenta tu salud a la hora de decidir tus vacaciones?

En anteriores vacaciones, ¿te has sentido descansado, fresco y recargado?

Tómate un rato para reflexionar, para que sientas qué necesitas. Tómate tu tiempo para visualizar qué quieres realmente para este verano y para sentir como quieres estar en septiembre, a la vuelta de las vacaciones.

¿Qué tal te sentaría una semana de vacaciones dedicadas a tu salud, a encontrarte contigo mism@, para que afrontes la nueva temporada con renovadas energías?

¿Te gustaría vivir un periodo de descanso en el que hubiera prácticas colectivas para recuperarte, cuidarte mejor y volver a conectar con tu cuerpo y con tus ritmos biológicos internos?

2 300x200 - Vacaciones, una fuente de salud

Muchos de nosotros nos damos cuenta con el tiempo que es muy importante, tal vez vital, lograr un equilibrio en nuestro estilo de vida. Pero el ritmo de hoy en día no nos lo pone fácil. Vivimos en una inercia de estrés y prisa muy complicada de sosegar. No nos queda tiempo ni ganas para instaurar un estilo de vida acorde con nuestra naturaleza y nuestras necesidades. Apenas nos podemos parar a reflexionar, y a veces sentimos que es demasiado tarde y se ha asentado en nosotros una sensación de hastío o pereza… Porque ¿nos hemos planteado cómo queremos que sea nuestra vida?, ¿nos hemos parado a planificarla? Con las herramientas que tenemos, ¿podríamos hacer los cambios necesarios para vivir de otra manera?

Cuidarse es la gran inversión de la vida

Muchos son los años que llevo dedicándome al cuidado de la salud, tanto como una búsqueda personal, como para acompañar a otros en su propio camino. He viajado por los confines del globo para descubrir distintas formas de atender las necesidades del cuerpo, desde las formas más ortodoxas como las vías universitarias, hasta las disciplinas orientales que he transmitido durante años. Y me he dado cuenta de que cuidarse es la gran inversión de la vida. No como algo teórico, como dice todo el mundo, sino como una forma de ser y estar en el mundo.

Unas vacaciones reconfortantes deberían proporcionarte momentos de paz, para estar en la naturaleza y poder dar paseos reconfortantes y así recuperar la sensación de comunión con el entorno. También es muy sanador vivir momentos de humor, risas, carcajadas y distensión.

Sería idílico encontrar un programa vacacional para aprender a cuidarte, mitigar problemas de salud y sentirte más complet@, con múltiples actividades que ahondan en conceptos básicos como la atención plena, respiración saludable, movimiento desde el Core o centro del cuerpo, escucha de las sensaciones y emociones, canalización de las mismas para una buena autogestión. Todo esto mediante dinámicas grupales de meditación, danza, ejercicio terapéutico, psicología transpersonal y Gestalt, en las que recuperar el contacto con tu fuero interno.

Te deseo un verano disfrutón y regenerador

 

 

Daniel García

Alma de Tao

almadetao.com