Pasiones vacacionales

¿Quieres más?

¿Te gustaría estar siempre al día con las últimas tendencias, consejos y secretos?  Suscríbete a nuestro boletín mensual y sé parte de una comunidad exclusiva.

Nadie necesita más unas vacaciones que quien acaba de tenerlas
Evan Esar

Siempre creí que las principales pasiones humanas eran solo nueve. Las siete que correspondían a los antiguos pecados capitales que nos enseñaban en los colegios católicos (ira, orgullo, envidia, avaricia, gula, lujuria y pereza), más la vanidad y el miedo. Puede ampliarse esta información en “Las pasiones capitales. Iniciación heterodoxa al eneagrama”, última novedad de la editorial Mandala, que firmaré en la Feria del Libro de Madrid.

Últimamente he descubierto la décima: la pasión de las vacaciones. Una pasión es una emoción que nos arrastra, oscurece nuestra racionalidad y nos descentra. Hace ya algunas décadas que en los países desarrollados se va instalando como un virus la necesidad compulsiva de un se necesita reposo, cambios, tomar distancia, pero “descansar demasiado es oxidarse”, afirmaba Walter Scott, el prolífico escritor, precursor de la novela histórica moderna. Al igual que los compositores, pintores y artistas en general, los escritores han sido siempre conscientes de la necesidad de dejar de escribir para inspirarse. Como afirmaba John Steinbeck, “el arte del descanso es parte del arte de trabajar”.

Sin embargo, en la actual sociedad de consumo masificada, para una inmensa mayoría, ni el trabajo ni el descanso es un arte. Se han convertido en un “ganapán” con el “sudor de la frente”, los músculos, las neuronas, el aburrimiento o el estrés. Se venden horas de vida para comprar horas de vida. Muchos sueñan con la lotería, una herencia, la jubilación…, es decir, dejar de hacer tareas que generalmente no son vocacionales. Y se cambia vocación por vacación. Vacaciones masificadas, en paquetes turísticos.

Una minoría, cada vez más numerosa, escapa a casas rurales, rincones poco transitados, estancias con talleres de ocio y desarrollo personal. Pero a todos les resultan cortas estas escapadas, que se antojan pequeños recreos o asuetos, para poder volver a producir en la gran rueda del sistema.

Y muchísimos parados, tienen periodos forzosos de “lunes a domingos al sol”, porque no tienen otro remedio. Pero los “afortunados” con un empleo, aunque sea mal pagado, podrían pensar con el gran matemático y filósofo Bertrand Russell que “el ser capaz de llenar el ocio de una manera inteligente es el último resultado de la civilización”.

 

Alfonso Colodrón
Terapeuta Transpersonal y Gestalt
Alfonsocolodron.es

Haz tu buena obra del día ¡Compártelo!

2,4 minutos de lecturaActualizado: 20/08/2017Publicado: 12/06/2017Categorías: Desarrollo PersonalEtiquetas: , ,

Comenta este artículo