Menopausia, dile adiós al deterioro y florece de nuevo

La menopausia es un proceso natural en la vida de la mujer. Aunque no aparece de repente, los síntomas relacionados con ella pueden pillarnos por sorpresa, lo que puede provocar sentimientos como miedo o malestar. Pero si sabemos qué cambios se van a producir en esta etapa de nuestra vida podemos estar preparadas y aceptarla sin ansiedad para disfrutarla con plenitud.

¿Qué nos espera a nosotras a los 50 años?

Con la madurez, los ovarios producen cada vez menos hormonas sexuales (estrógeno y progesterona). En la perimenopausia, que es la etapa que precede a la menopausia, empiezan a aparecer los primeros síntomas que nos avisan de que nuestro cuerpo comienza a cambiar y a prepararse para el final de su etapa fértil. Estas primeras señales pueden aparecer unos años antes de que el periodo desaparezca, generalmente después de los 45 años.

Podemos hablar de la menopausia si llevamos al menos un año sin menstruación. No hay una edad concreta para esto. La media en España es de 51 años, si bien algunas mujeres sufren menopausia precoz (alrededor de los 40), y otras tardía (si todavía tienen el periodo después de los 55).

La disminución del funcionamiento de los ovarios no es constante, por eso la menstruación puede intensificarse o debilitarse, interrumpirse y volver a aparecer y el ciclo puede acortarse o alargarse. Es como si la menstruación tuviera vida propia y apareciera cuando más le apeteciera.

Además, pueden surgir otras molestias unidas a la menopausia como sofocos, enrojecimiento en la cara, cuello y pecho, dolor de cabeza… La sudoración a veces comienza por la noche e interrumpe el sueño, produciendo insomnio. Y no nos olvidemos de la pérdida de concentración y la memoria.

La libido baja y en la vagina se produce mayor sequedad y menor lubricación por la falta del estrógeno. Encima, si experimentamos que el pelo de la cabeza que ha caído reaparece en la cara en forma de vello o los kilos se van acumulando en nuestro cuerpo, no es extraño que entremos en depresión. Nos acercamos al fin de la vida fértil, ¡pero no necesariamente hacia el final de la vida sexual y hacia el deterioro!

6 2 menopausia - Menopausia

No tengamos miedo porque hay remedios para prevenir o disminuir las molestias, si ya las tenemos.

Cuando los síntomas son tan insoportables y afectan a la vida diaria, se puede recurrir a los tratamientos hormonales. Sin embargo, es difícil determinar la cantidad exacta y puede haber efectos secundarios. Además, esto exige un sobreesfuerzo de nuestro organismo porque tiene que adaptarse a estos efectos externos. Yo animaría a todas a estar bien informadas porque conocer lo que está ocurriendo en nuestro cuerpo es una herramienta poderosa para prevenir y aliviar los cambios más radicales.

Remedios naturales

Por suerte, hay mucha información sobre la prevención de los síntomas no deseados de forma natural. Preparar nuestro organismo a tiempo sería lo más ideal. Es importante mantener hábitos alimenticios saludables, hacer ejercicios físicos adecuados regularmente, hidratarnos y abandonar las costumbres dañinas como fumar, beber alcohol y café.

Y quizás lo más importante, descubrir aquello que nos puede relajar (meditación, mindfulness, baile, naturaleza y mucho más…). El Método AVIVA puede ser una nueva solución en España en el campo de los remedios naturales. En España aún no es muy conocido, pero en Hungría es más popular y tiene mucha aceptación entre personas que buscan alternativas naturales para los trastornos hormonales y problemas de la salud, tanto femenina como masculina.

Además, cada vez más ginecólogos aconsejan la práctica de este método, que se compone de una serie de 18 ejercicios físicos que fusionan el baile y la gimnasia, realizados de forma específica para aumentar el flujo sanguíneo en la pelvis y equilibrar el sistema hormonal. ir?t=espaciohumano 21&l=alb&o=30&a=B07DGFDLKP - Menopausiair?t=espaciohumano 21&l=alb&o=30&a=8479537272 - Menopausiair?t=espaciohumano 21&l=alb&o=30&a=B01N19YYLH - Menopausia

¿Por qué es tan efectivo el Método AVIVA?

Como tiene un potente efecto sobre el sistema endocrino puede impedir la aparición de los síntomas causados por el cambio en los niveles hormonales. Si, por el contrario, ya los tenemos entonces va a ayudar a disminuirlos.

Además, realizando los 18 ejercicios el flujo sanguíneo aumentado va a traer más hormonas, vitaminas, nutrientes y oxígeno a los órganos que se hallan en la pelvis. Los movimientos de contracción y descontracción desarrollados de forma especial hacen que la zona pélvica se reavive. Los músculos de la pelvis y el suelo pélvico se vuelven más tonificados y flexibles. Asimismo, el efecto hormonal no va a dejar que la vagina se comprima y se reseque.

Si logramos hacer el entrenamiento regularmente, es decir, dos veces 30 minutos a la semana, podemos decir adiós a los dolores de cabeza, sofocos, incomodidad de la vagina, cambios bruscos de humor, depresión… Muchas mujeres experimentan una perdida fácil de kilos, aunque antes habían probado diferentes deportes sin éxito.

Los ejercicios también estimulan el trabajo de la tiroides, por eso puede ser una herramienta para aliviar los problemas de este órgano, que muchas veces suelen surgir en esta etapa.

En general los ejercicios van a ayudar a mantener nuestro cuerpo en forma, especialmente las partes de los muslos, cadera, cintura y los abdominales. Además, contribuirán a la prevención de la osteoporosis y de los prolapsos del útero y la vejiga.

Y por fin, pero no menos importante, es mencionar que probablemente nuestra libido y nuestras ganas de vivir vuelven.

 

Adrienn Beliczky

Instructora certificada del Método AVIVA

vidaviva.eu/es