Feminidad Sagrada – Danza Oriental Mística

¿Quieres más?

¿Te gustaría estar siempre al día con las últimas tendencias, consejos y secretos?  Suscríbete a nuestro boletín mensual y sé parte de una comunidad exclusiva.

Nuestra Feminidad Sagrada, nuestros dones más sagrados, se encuentran en toda mujer, seamos altas, bajitas, abuelas, niñas, rubias, morenas, secretarias, camareras, terapeutas. Desde que el mundo es mundo, desde el principio de los tiempos y, por supuesto, también en nuestro Siglo XXI, nuestra Feminidad Sagrada se halla en el interior de cada una de nosotras,

independientemente de nuestra condición física, personal y profesional. A día de hoy, el ritmo acelerado de vida nos lleva a cumplir con estereotipos «perfectos» de belleza, a ser las «mejores» en lo personal y profesional, a olvidarnos o postergar lo que sentimos, amamos, disfrutamos. En este momento de «poder» en el que, como mujeres, nos encontramos, de poder elegir lo que queremos para nosotras y nuestra vida, estamos invitadas a activar nuestra fuerza interior danzando, como se viene dando desde hace miles de años (6000 a.C).

Es nuestro tiempo, nuestro momento de empoderamiento, el tiempo de recuperar nuestra historia femenina. Atrás queda la Era en la que la mujer era quemada en la hoguera, vilipendiada por ser ella misma, por despertar sus dones, por ayudar a parir, por sanar con plantas y ungüentos o, por simplemente, danzar su feminidad. Ha llegado la hora, de compartir en círculo, con nuestras danzas sagradas, la belleza y el misterio de ser mujer, de brillar y honrar nuestros ciclos, nuestros dones innatos, nuestro vínculo natural con las estaciones del año, de integrar, de manera divertida y festiva, el gran regalo de ser mujer.

Así cada mes abrimos un espacio para nosotras en el que trabajamos en tres tiempos. En la primera fase, soltamos las tensiones, durezas y rigideces de nuestro cuerpo y nuestra mente y limpiamos las emociones atrapadas en nuestra musculatura y en nuestras «aguas» (estamos compuestos por aproximadamente entre un 60 y un 70% de agua, varía en función de la persona, la edad, et.). Una vez aligeradas y Danza Oriental Mística nos ayuda a habitar nuestro cuerpo con amor, dulzura, fuerza y alegría y nos ofrece herramientas prácticas para empoderarnos como mujeres desde lo físico, liberándonos de cargas, dudas, miedos, estrés, propios del ritmo de vida que llevamos.

Los «enlaces» de antaño, que disfrutamos en cada uno de nuestros encuentros, nutren con gran intensidad nuestras emociones, nuestra química femenina, nuestra esencia más vital y nos abren la puerta a disfrutar del «movimiento de las mujeres libres». Atrás queda la competencia, la rivalidad que tanto nos ha perjudicado entre nosotras. Nos unimos y abrimos danzando, con dicha y gratitud, a la gran maravilla de ser creadoras de nuestra realidad, de ser nutridoras de nuestra elecciones, de ser cazadoras de nuestros propios sueños, de darles tierra, realidad, materia, de manera práctica, eficaz y sanadora. En nuestra historia hablada (de amor y libertad para nosotras y para las mujeres que nos rodean. ¿Lo sientes? ¿Lo notas? Es como una sensación interior, como unas «ganas», una chispa, un algo que te empuja….Bienvenida…!!!

Nuur Ydalga.
Creadora de la Danza Oriental Mística.
Formadora en Feminidad Sagrada
www.danzanuur.com
www.taoyinmadrid.com

 

Haz tu buena obra del día ¡Compártelo!

2,6 minutos de lecturaActualizado: 04/04/2024Publicado: 11/04/2014Categorías: Desarrollo Personal, SOY MUJEREtiquetas: , , , , , , ,

Comenta este artículo