“Algunos recuerdan sueños ocasionalmente, mientras que otros los experimentan diariamente. Pero nadie puede dormir sin tener sueños, con independencia de que al despertar los recuerden o no.”

Swami Sivananda
De su libro “la Filosofía de los sueños”

Los tres estados

El mundo de los sueños está separado del mundo del estado de vigilia. Y el estado de sueño profundo está a su vez separado de los otros dos mundos, el de los sueños y el del estado de vigilia.

Para el que sueña, los objetos de los sueños son tan reales como los objetos y experiencias que tiene en el mundo de vigilia.

Una persona soñando no es consciente de la falta de realidad, no se da cuenta de la existencia del estado de vigilia que está separada del sueño. El nivel de consciencia cambia y este cambio de la consciencia produce la experiencia de soñar, o bien la de estar despierto.

Los objetos no cambian en sí mismos, sólo hay cambio dentro de la mente. La mente representa diferentes papeles durante el sueño y la vigilia.

Las reacciones ante los sueños varían según la aptitud mental, el temperamento y la dieta de la persona.

Todos los sueños son cuestión de algunos segundos. Durante diez segundos puedes experimentar sueños, en los cuales suceden diversos acontecimientos, que abarcan varios años de la vida. Algunos recuerdan sueños ocasionalmente, mientras que otros los experimentan diariamente. Pero ninguno puede dormir sin tener sueños, con independencia de que al despertar los recuerden o no.

Estudio del estado del sueño

Los estados de soñar y de sueño profundo son dignos de nuestro estudio para poder entender la verdadera naturaleza del Alma.

El sueño no es sino una perturbación del estado de sueño profundo y el estudio del primero, en lo relativo a su origen, funcionamiento, propósito y significado, nos conducirá naturalmente al estudio del estado de sueño profundo.

Sobre el estudio

La mejor manera de estudiar una materia es rastrear su historia y desarrollo de la mano de autores eminentes, enfocar nuestro juicio crítico sobre lo que hemos estudiado en sus tratados y rectificar cualquier omisión, cuando tengamos un análisis completo y satisfactorio sobre dicha materia.

Sobre el sueño

El sueño revela dentro de sí esos mecanismos mentales inconscientes, que evolucionan durante su desarrollo para controlar y dar forma al ego instintivo primitivo y amoldarlo a esa forma de conducta demandada por la civilización contemporánea. Es indispensable, para poder interpretar los sueños, tener un conocimiento eficaz del sueño como forma de funcionamiento característico de la psique, esto es, disponer del conocimiento de los mecanismos del sueño y de la teoría del simbolismo inconsciente.

Los sueños deberían considerarse como productos psíquicos del individuo, procedentes del almacén de las experiencias específicas. El sujeto que sueña puede que no recuerde, ni sepa, de forma consciente, sobre esas experiencias concretas.

El control de los sueños

Si los pensamientos están controlados durante el estado de vigilia, entonces también podrás controlar los pensamientos en los sueños.

¿Por qué soñamos?

Swami Sivananda, en su obra La Filosofía de los sueños” señala que se han dado muchas respuestas a esta pregunta.

Los sueños no son sino un reflejo de nuestra experiencia de vigilia en una nueva forma.

La mente crea el sueño a partir de los materiales suministrados por las experiencias producidas durante el estado de vigilia. Las creaciones de los sueños surgen desde el sustrato de las impresiones de la mente subconsciente y de la mala digestión.

Análisis del sueño

La asimilación por el ego del conocimiento de la mente inconsciente, es una parte esencial del proceso psíquico. El principio subyacente en una explicación válida consiste en la revelación de lo desconocido, que está implícito en lo conocido en términos del individuo. Este principio existe en todas las interpretaciones verdaderas de los sueños.

El sueño y su análisis será, por lo tanto, interesante para comprender la verdadera naturaleza del individuo.

Descubriendo el sueño

Primero analizaremos su contenido manifestado, luego el lenguaje utilizado en su narración y las asociaciones facilitadas por el sujeto. Todo ayudará a desvelar su auténtico significado.

Una analogía

El sol es la fuente y el lugar de reposo temporal de sus rayos. Los rayos se emiten desde el sol y se extienden en todas direcciones en el momento del amanecer. En el ocaso los rayos entran dentro del sol, se recogen allí y vuelven luego a aparecer con el siguiente amanecer.

De forma análoga, el estado de vigilia y el de soñar se hacen visibles desde su fuente -el estado de sueño profundo-, vuelven luego a entrar dentro de él, desaparecen y se recogen allí para volver otra vez a seguir su curso.

El mensaje de los sueños

Se pueden encontrar destellos de profunda sabiduría a través de la reflexión sobre los sueños. Nadie se ha conocido a sí mismo verdaderamente si antes no ha estudiado sus sueños. El estudio de los sueños muestra los misterios de nuestra alma. Los sueños nos revelan ese aspecto de nuestra naturaleza que trasciende el conocimiento racional. Cada sueño tiene su significado, es como una carta escrita en un lenguaje desconocido.

Muchos enigmas de la vida se solucionan por medio de pistas dejadas en los sueños. Éstos nos indican en qué dirección discurre la vida espiritual de una persona. De esa forma se puede recibir consejo adecuado para la mejora personal a través de los sueños, que nos muestran un camino desconocido para la consciencia en estado de vigilia.

Mientras que la persona dormida está soñando, los objetos del sueño son reales. Cuando se despierta, el mundo de los sueños se vuelve entonces falso. Cuando uno alcanza la iluminación o el conocimiento de la Verdad, este mundo percibido durante el estado de vigilia llega a ser tan irreal como el mundo de los sueños.

RECUERDA QUE…

  1. El mundo de sueño profundo está separado del estado de vigilia y de dormir soñando.
  2. Para controlar tus sueños primero debes controlar tu pensamiento en el estado de vigilia.
  3. La alimentación influye directamente en los sueños.
  4. El estudio de los sueños te llevará a un mayor autoconocimiento.
  5. Cada sueño tiene un significado que nos ayudará en nuestro camino.
  6. La auténtica verdad es que nadie duerme, sueña o se despierta. No existe realidad esencial en estos estados.

Colaboración del Centro Internacional de Yoga Sivananda Vedanta de Madrid

www.sivananda.org/madrid