Al hombre se le conoce por sus sueños
Platón

¿Quieres conocerte y sanarte?. ¿Te gustaría despertar durante los sueños?.

La práctica del yoga de los sueños permite esto y mucho más, pues es una vía de autoconocimiento, sanación y liberación.

Los sueños son mensajes simbólicos diarios de nuestro Ser; en la antigüedad había especialistas en el arte de soñar, sacerdotes y templos dedicados a ello. Los sueños se tomaban como mensajes de los Dioses y se actuaba en consecuencia.

Hay muchas interpretaciones sobre los sueños, lo que son y cómo nos pueden ayudar. Personalmente, los divido en dos tipos: normales y extraordinarios.

Normales son todos los sueños en los que vuelvo a encontrar a las personas del día a día: voy otra vez al trabajo, conduzco, quizá en otro coche, me enfado o tengo miedo, encuentro amigos, viajo, etc. Llamo sueños normales a aquellos en los que repito la vida de vigilia y también a los que sacan a relucir aspectos desconocidos e inconscientes. Sueños extraordinarios son aquellos en los que hay un gozo indescriptible o escuchamos música inefable, también en los que recibimos mensajes concretos, normalmente numéricos; incluyo los sueños conscientes y experiencias fuera del cuerpo en los sueños extraordinarios.

El trabajo con sueños comienza aprendiendo a entender los mensajes de los sueños y actuar en consecuencia; una vez hecho esto, énfasis se pone en acceder voluntariamente a sueños extraordinarios.

¿Cómo trabajar con los sueños?

El trabajo con los sueños es una práctica para toda la vida, que debe permear todas las áreas de la persona; requiere esfuerzo y perseverancia, pero los frutos son inmensos.

Una de las primeras prácticas consiste en escribir un diario de sueños, pues ayuda, tanto a recordarlos mejor, como a encontrar su significado.

¿Cómo hacer para recordar los sueños?

Algunos tienen esta dificultad, que describen como que “yo no sueño”. La ciencia ha demostrado que todos soñamos, de tres a seis sueños por noche. Ayuda mucho el no moverse al despertar, y repetir el mantra RAOM GAOM durante unos minutos. Para mi sorpresa, funciona y trae el recuerdo del sueño.
Las prácticas más importantes se realizan al ir a dormir, con relajaciones y meditaciones específicas, y ¡buena noticia!, si despiertas durante la noche, es una oportunidad excelente para tener sueños conscientes. Es interesante también el mundo de las plantas que ayudan a soñar.

Los significados de los sueños

El sueño es una puertecita oculta en el santuario más profundo e íntimo
del alma
Jung

Hay muchos niveles de interpretación, tantos como escuelas. He encontrado de utilidad algunos diccionarios de sueños, que ayudan en la interpretación de los mensajes hasta que vas cogiendo el truquillo y entendiéndote más a ti mismo. Los mensajes son siempre simbólicos, muy raramente literales; esto elimina la ansiedad producida por los sueños de muertes, maremotos, accidentes, cuando creemos que son mensajes literales y premonitorios.

Los sueños normalmente afectan sólo al soñador. Aunque soñemos con otras personas, el mensaje de los sueños es del y para el que los sueña. Hay excepciones y es cierto que podemos soñar con personas que mueren o con información de eventos que sucederán en el futuro.

Algunas preguntas que ayudan a interpretar los sueños:

  • ¿Cuál es la relación del sueño con mi día a día?
  • ¿Qué emoción estaba teniendo en el sueño?
  • ¿Qué estaba haciendo durante el sueño?
  • ¿Cuál es el entorno del sueño?
  • ¿Cómo eran los colores?
  • ¿Qué símbolos hay en el sueño?

Todo ello nos permite entender lo que nos estamos diciendo a nosotros mismos a través del sueño. Es importante tomar conciencia de estos mensajes y sanar o cambiar en el mundo material lo que nos dicen los sueños; así, cada sueño es una enseñanza de nuestro maestro interior que ayuda a avanzar en el camino del autoconocimiento y de la libertad personal.

Si aceptamos que los sueños son generados por aspectos inconscientes, podemos concluir que nos están mostrando áreas necesarias de atender conscientemente y de sanar o aprender la lección que se nos está mostrando. Los sueños son puertas a la sabiduría interior, al sanador interno y a los maestros.

Hay símbolos frecuentes, como las casas, los caminos, los animales, el agua, volar, conducir, etc. y su interpretación es bastante asequible. Es importante aprender el lenguaje siempre simbólico de los sueños y escucharlos, pues nuestra vida aumentará su profundidad y riqueza y pondremos luz y quitaremos el polvo de muchos rincones olvidados de nuestra casa interior.

Un amigo soñó con su casa sin tejado, dentro gente desconocida, y fuera un ejército desterrado por el camino, y su madre, dentro, le mostraba un burro llevando una barra de pan en sus alforjas. Cuando aprendemos el mundo simbólico, podemos descubrir inmediatamente los mensajes sanadores de los sueños. En algunas ocasiones nos dicen o vemos un número en sueños; son mensajes importantes, que hay que descifrar. Animo a encontrar el significado del número 253, por ejemplo, recibido también en sueños.

Hay muchos niveles de sueños, tantos como mundos interiores, y el trabajo espiritual lo que permite es tomar conciencia del sueño y aprender a viajar al encuentro con los maestros y seres de luz, para recibir aprendizajes y sanación.

Incubar los sueños

Esta es una bella y poderosa práctica de la que hay referencias históricas en Grecia, que la tomaron de los Egipcios.

Consiste en soñar la respuesta a una pregunta vital importante; originalmente se realizaba en los templos del Dios de la Medicina y los peregrinos iban a ser sanados de sus enfermedades, después de ayunos, purificaciones y la ingesta de sustancias sagradas. De este modo se lograba en sueños la conexión directa con los dioses y la sanación del enfermo.

Esta práctica fue perdiéndose hasta recibir sólo la información del medicamento y ya en nuestra cultura, ha quedado limitada hasta convertirse en un procedimiento para encontrar respuestas a temas que nos interesen.

Sueños Conscientes

¿Es posible tener sueños conscientes?. Sí, por supuesto que sí. ¿Lo que se denomina viaje astral es verdad o es el producto de mentes fantasiosas?: los viajes “astrales” o experiencias fuera del cuerpo, son tan reales y vívidos cómo que estás leyendo esto ahora, como comer una sandía o conducir un coche. Son experiencias reales, sin el cuerpo físico.

El Yoga de los Sueños

El Budismo Tibetano considera el sueño como otra clase de alimento. Es comida que refresca y restaura el cuerpo… Hay un estado especial para el sueño. En este estado disponemos de un cuerpo especial para soñar que se crea de la mente y de la energía vital (prana) que reside en nuestro cuerpo. Este cuerpo especial para soñar es capaz de disociarse completamente del cuerpo físico para viajar a cualquier parte.

S. S. XIV Dalai Lama

En el budismo tibetano, y en muchas culturas ancestrales, se han desarrollado todo un conjunto de prácticas para despertar en los sueños. Incluso tienen prácticas especiales para mantener la conciencia durante la fase en la que se duerme sin sueños, accediendo por tanto a experiencias de meditación y éxtasis sobrecogedoras y a la experiencia de la vacuidad y de la luz interior.

Recomiendo especialmente el libro de Tenzin Wangyal Rimpoche “El yoga de los sueños”; muy práctico. Cuenta, entre otras muchas anécdotas y prácticas, como en ocasiones se encuentra con su maestro en sueños para pedirle consejos en temas importantes, viajando a India durante el sueño.

Una práctica que me resultó especialmente impactante es la siguiente: cuando despiertas dentro del sueño, pedir de corazón que desaparezcan las proyecciones mentales.

Es fascinante observar cómo se desvanecen la mayoría de los elementos del sueño, dando lugar a una experiencia completamente nueva.

La revolución del sueño

El sueño es un estado ampliado de conciencia, natural y diario, gratuito y disponible para todos. Dormimos todas las noches, viajando al interior de nosotros mismos; basta con despertar del sueño y salir de las proyecciones mentales que lo conforman: ¿te atreves a despertar del sueño?.

Rafael Navarro
Inkarri Asociación Multicultural
rafaelnavarro33@gmail.com