Crudismo o Raw Food El secreto de la salud

¿Quieres más?

¿Te gustaría estar siempre al día con las últimas tendencias, consejos y secretos?  Suscríbete a nuestro boletín mensual y sé parte de una comunidad exclusiva.

¿Cuantas veces a lo largo de nuestra vida nos hemos preguntado qué podemos hacer para sentirnos mejor? ¿Qué podemos hacer para optimizar nuestra energía y vitalidad?

El sistema Crudista de alimentación, conocido en ingles por RAW FOOD ya sea Crudivegano o simplemente Crudísta se basa en comer alimentos en su estado natural, tal cual han sido extraídos de la madre naturaleza, pues es así como contienen los máximos beneficios y guardan todos sus nutrientes sin ser alterados por el calor o por ningún proceso químico o industrializado.

Los alimentos crudos, llamado también alimentos vivos, son alimentos que contienen «enzimas». Las enzimas son la base de la vida y de la salud, puesto que optimizan y ayudan en todas las funciones vitales. Ayudan a descomponer los alimentos que consumimos para que el cuerpo las pueda usar. Las enzimas son necesarias para todas las funciones corporales. Se encuentran en la boca (saliva), el estómago (jugo gástrico) los líquidos intestinales, la sangre y en cada órgano y célula del cuerpo. Estamos vivos gracias al trabajo de las enzimas, cada aliento que tomamos, cada pensamiento cada función biológica requiere de enzimas para llevarse a cabo. Pues son el engranaje sutil y misterioso que organiza y coordina todas las funciones de nuestro metabolismo. Son los que edifican la vitalidad de nuestro organismo, trabajando las 24 hrs. sin descanso.

Desafortunadamente la energía vital no es algo que se pueda medir claramente bajo un microscopio o por métodos científicos, pues la energía vital es el conjunto de infinidad de factores que suceden en nuestro cuerpo. Las enzimas son el «agente vital» que sostiene nuestro cuerpo. Ahora bien, es importante saber y recalcar que el calor (temperaturas mayores a 40 grados C) destruye las enzimas que contienen los alimentos. Si el grado de ebullición del agua es de 100 grados C, el del aceite entre 190-240, fijaros nada más a que temperatura solemos cocinar nuestros alimentos, mucho más que los 40 grados mencionados. Es decir, que cuando comemos alimentos cocinados estamos comiendo alimentos que han perdido su vitalidad, estamos consumiendo alimentos desvitalizados, alimentos muertos, alimentos que han perdido la mayoría de sus enzimas ya que las altas temperaturas empleadas para cocinarlas y el largo tiempo a que han sido sometidos bajo el calor producen efectos asombrosamente tóxicos que lentamente se convierten en venenos circulando libremente en nuestro organismo.

Es de gran importancia comprender que cuando consumimos alimentos VIVOS, alimentos crudos, en su estado natural, estamos beneficiándonos al 100% de las enzimas que contienen. Contar con grandes depósitos de enzimas es la clave para tener un eficiente suplemento de enzimas metabólicas, las responsables de edificar, depurar y sanar nuestro cuerpo. Éstos depósitos de enzimas (sirven como una jugosa cuenta en el banco) para fortalecer nuestro sistema inmunológico, oxigenar la sangre, construir y regenerar vida en las células, membranas órganos y sistemas de nuestro cuerpo.

Existe la falsa idea que un crudìsta o crudivegano se come un trozo de zanahoria o el tallo de un apio trasteando por la vida. Nada más equivocado estimados lectores, pues éste sistema nutricional, este sistema de sanación y de desintoxicación ofrece un amplísimo rango de posibilidades y nos devuelve la verdadera noción del hambre, el verdadero gusto y sabor por la comida. Ya que estimula y aflora todos nuestros sentidos y nos abre una sensibilidad natural innata hacia la vida, hacia el sabor y los aromas. Produciendo además una inmensa alegría de vivir. El sistema RAW FOOD o CRUDÍSMO consiste en consumir alimentos en su estado natural -no procesados ni alterados-. Alimentos que nutrirán y fortalecerán los músculos, la piel, los pulmones la sangre, el cerebro, los nervios y los huesos del organismo. Los alimentos en su estado VIVO contienen un espectro amplísimo de nutrientes y actividad enzimática. Son alimentos que optimizan el proceso de sanación natural del cuerpo, promoviendo la claridad mental, equilibrando y balanceando nuestro peso, devolviéndonos una óptima digestión y potenciando nuestra vitalidad al máximo.

Haciendo un breve recuento de los métodos modernos utilizados hoy en día por gran parte de la población tenemos: el horno de microondas: Los microondas «cuecen» los alimentos alternando la polaridad magnética de sus átomos, esta alteración rompe las paredes de las células, liberando enormes cantidades de radicales libres muy reactivos que se consumen junto a los alimentos. (Es decir, dejando la comida en un estado -altamente tóxico-)

Más métodos; la comida procesada a altas temperaturas, por electricidad, por cocción, al vapor, y por hervor; son las maneras usuales de cocinar utilizando calor. Destruyendo las enzimas y vitaminas, dejando la comida prácticamente deshecha e inservible. Todos estos métodos dan como resultado deficiencias significativas para la correcta asimilación, absorción y eliminación en el organismo. Y si además analizamos la calidad de los alimentos que habitualmente se consumen en la dieta moderna siendo en muchas ocasiones comida procesada, enlatada, químicamente manipulada, carbohidratos refinados, altos niveles de colesterol, saborizantes, colorantes y conservantes, por citar unas cuantas barbaridades usuales, podremos comprender un poco la causa de tantas enfermedades y padecimientos que suelen aflorar con este tipo de hábitos alimenticios.

El sistema Crudívoro o Raw Food, proporciona y abastece al organismo de nutrientes inalterados de altísima calidad, optimizando los procesos metabólicos, ayudando de inmediato a una depuración y limpieza de los órganos para posteriormente poder hacer una buena asimilación de los mismos. Todo ello gracias al estado natural, vivo e inalterado de sus elementos. Todos sabemos que los alimentos crudos contienen grandes cantidades de vitaminas, minerales de altísima calidad; pero como he recalcado tanto a lo largo de éste artículo, sobre todo contienen enzimas.

Una de las preguntas más frecuentes que hace la gente al escuchar sobre éste sistema es ¿y las proteínas donde las encontramos? Pues bien, las encontramos de forma de polipéptidos, cadenas cortas de amino-ácidos; en las semillas, especialmente en semillas germinadas, en las nueces de todo tipo, (anacardos, almendras etc.). Y ni qué decir de las hojas verdes, pues las hojas verdes contienen grandes cantidades de clorofila. Los amino-ácido esenciales están presentes en toda la variedad de alimentos que podemos consumir, y sobre todo si se obtienen de alimentos del reino vegetal, siendo mucho más fáciles de digerir y asimilar, sin causar desechos tóxicos como cuando provienen de alimentos de origen animal (que en la mayoría de los casos quedan navegando en nuestro organismo sin ser eliminados del todo, convirtiéndose a la larga, en venenos). Además, las proteínas que ofrece la carne, requieren un enorme esfuerzo de nuestras propias enzimas pancreáticas para descomponerlas, organizarlas y reasimilarlas en el organismo. Requiriendo un consumo energético excesivo de parte del organismo para descomponerlas para su posterior digestión.

Tabla básica de fuente de proteína

Germinados 55%

Vegetales de hoja verde 35-55%

Nueces y semillas 12-20%

vegetales 10-45%

Granos 8-20

Fruta

El renombrado profesor de la Universidad de Cornell, el profesor Dr. T. Collin Campbell llevó a cabo el China Study, el estudio más detallado y amplio que se haya hecho sobre la relación entre la dieta y el riesgo de desarrollar enfermedades según el New York Times. Todo esto contenido detalladamente en su libro «The China Study».

«Puedes propiciar en el metabolismo el desarrollo y comienzo de un cáncer simplemente por consumir más de un 12% de proteína animal»

«La caseína en la leche es un carcinógeno por excelencia, y hay una relación directa entre la cantidad de proteína animal que consume la gente y la posibilidad de desarrollar el cáncer.»

Estimados amigos lectores, he querido daros una breve noción de los múltiples beneficios que tiene este sistema alimenticio. Si comprendemos que lo que comemos afectará directamente la química de nuestro cuerpo, repercutirá en nuestra vitalidad, estado de ánimo, y sobre todo, si somos conscientes de que nuestro estado de salud es fruto de nuestros hábitos, somos responsables por completo de nuestro estado presente.

Podemos transformar el presente en una maravillosa realidad de salud y armonía. Podemos experimentar fuerza y vitalidad en nuestro organismo, y vivir con alegria ésta gran oportunidad que la Madre Tierra nos ofrece con sus semillas, granos, frutos, hojas verdes llenas de clorofila, llenas de sol, de luz y de AMOR.

Lupe Ramin

Terapia Vibracional- La Reconexión- Raw Food coach

[email protected]

www.sanacion-luz-reconexion.com

Haz tu buena obra del día ¡Compártelo!

7,3 minutos de lecturaActualizado: 14/06/2024Publicado: 09/06/2024Categorías: NutriciónEtiquetas: ,

Comenta este artículo