Conectándote a la luz de las estrellas

Neuroplasticidad para activar las conexiones espirituales dormidas de tu cerebro.

Siempre hemos escuchado que solo utilizamos una parte pequeña de nuestro cerebro. Con el avance de las neurociencias cada vez se pone más en evidencia que el cerebro se rehace a sí mismo por el principio biológico de neuroplasticidad.

La neuroplasticidad es la capacidad que tienen las neuronas de reconectarse a sí mismas en función del uso habitual de pensamiento. ¿Qué quiere decir esto de forma práctica?, que lo que usas crece. Para todos es normal ir a hacer deporte y que con el entrenamiento nuestros músculos crezcan o se mantengan fuertes. Pues cuando hacemos esto también se vuelven fuertes las rutas neuronales asociadas al movimiento. Esto es lo que le permite al cuerpo aprender a andar, teclear en un ordenador sin pensar como pones los dedos o hablar sin tener que pensar palabra por palabra. Todas esas maravillas las hace nuestro cerebro cuando está entrenado para ello.

Cada etapa de la vida te ha llevado a desarrollar distintos niveles de habilidades. Si estás leyendo esto quizás deseas desarrollar más tu inteligencia espiritual.

Hay partes del cerebro correspondientes a tu inteligencia cósmica que se pueden activar con el entrenamiento adecuado. Estas partes del cerebro te van a permitir aprender a hablar el idioma de la luz. Las rutas neuronales de alguien que está muy conectado a su yo superior, a su ser de luz, activarán zonas del cerebro que le permiten percibir la energía con facilidad. Estas áreas del cerebro desbloquean destrezas espirituales antes adormecidas que le van a permitir ser consciente de su anatomía energética, ver el campo cuántico que le rodea, conectarse a las estrellas para irradiar luz desde su ser superior. Digamos que habrá desarrollado más que otras personas su inteligencia espiritual.

 


Algunas de las competencias espirituales más útiles para la vida cotidiana son la presencia, la intuición, el poder interior, la consciencia y el manejo del idioma de luz.


1/ La presencia, se llama así porque todo tu cuerpo se llena de Luz, de energía positiva. Esta energía se manifiesta desde tu esencia. Esta conexión esencial hace que estés espiritualmente presente llenando todo tu cuerpo de silencio interior y paz mental. Cuando logras mantener la presencia en estados cotidianos de vigilia ya no necesitas meditar constantemente para conectarte a tu ser.

2/ La segunda competencia es la guía interna e intuición. Al mantener la presencia, tu cerebro sincroniza sus hemisferios. Lo normal para un ser humano completo es utilizar todo su cerebro en conexión con su esencia, con lo cual el pensamiento intuitivo de desarrolla de manera natural en sintonía con tu ser superior.

3/ La tercera competencia es el poder interior

4/ Para lograr vivir en unidad cuerpomente- espíritu hay que integrar los tres niveles del cerebro para que piensen a la vez en conexión con tu esencia. Pensar, sentir y actuar en un solo hecho.

5/ Con lo cual el poder interior viene dado cuando has desarrollado la inteligencia emocional visceral y la mejor forma de hacerlo es trabajando con la energía, integrando la luz de tu ser también en el abdomen.

Pensamos con todo el cuerpo y esas reacciones emocionales básicas del abdomen las vamos almacenando desde la más tierna infancia, por eso mandan tanto y son tan difíciles de reprogramar.

Despertar a la luz de las estrellas. Conexión con tu esencia. Inteligencia emocional visceral. Silencio interior. Sosiego existencial. Intuición. Son algunas de las cualidades de tu inteligencia espiritual que puedes entrenar.

 

Fernando Sampedro Redondo
Esencia Mágica
esenciamagica.com