Muchos de nosotros vivimos estresados, corriendo de un sitio para otro, haciendo muchas cosas, deprisa, acelerados, nerviosos, incoherentes, y aguantamos como podemos hasta que… un día… pasa algo… que nos hace tener que reconsiderar lo que estamos haciendo. Estamos estresados y eso significa que nuestro organismo cuerpo-mente no está funcionando óptimamente.

El estrés es como un veneno que te va minando poco a poco hasta que el estrés acumulado te lleva a que:
1) o tenemos una crisis
2) o enfermamos
3) o tenemos un accidente.

Es un toque de atención para que hagamos cambios en nuestra forma de estar en la vida, en nuestra forma de tomarnos las cosas.

¿Qué es el estrés? Es una forma no equilibrada de manejar nuestra vida, de no tener en cuenta nuestras necesidades, de aguantarnos y adaptarnos a lo que nos acontece haciendo lo mejor que podemos con las herramientas que tenemos, PERO SE PUEDEN APRENDER NUEVAS HERRAMIENTAS y posiblemente la más eficaz (según mi punto de vista claro está) es la Psicología Energética (PE).

La Psicología Energética (PE) es un abordaje novedoso para tratar todo lo que nos causa estrés, estrés traumático y estrés post-traumático, es decir trauma con t pequeña y Trauma con T mayúscula.

Nuestra vida es el resultado de pequeños traumas o situaciones de estrés que no resolvemos y que se van acumulando e intensificando hasta que un día hacemos crisis.

Tenemos traumas de infancia, traumas acumulativos y traumas agudos o puntuales que si no se tratan hacen que vivamos la vida de forma limitada. Todos tenemos traumas, pero no todos los liberamos y nos sentimos tranquilos y plenos.

La Psicología Energética (PE) es una forma muy sencilla, rápida y eficaz de eliminar el malestar, sea el que fuere. El malestar es un no fluir armonioso de la energía a través de nuestro organismo: cuerpo-mente. Cuando no fluye la energía se manifiesta el malestar y me refiero a «emociones negativas», «sensaciones desagradables», «dolores emocionales» que nos impiden sentirnos tranquilos, relajados, y en paz.

La Psicología Energética (PE) nos enseña a regular nuestra energía y por ello nuestras propias emociones a entender nuestras sensaciones y a crear nuevas condiciones para estar equilibrados y en paz.

La PE es un abordaje energético, se basa en las medicinas energéticas, fundamentalmente la Medicina China y utiliza la kinesiología y su test muscular como método de diagnóstico para poder descubrir qué es lo que tenemos que trabajar y cómo lo tenemos que trabajar. Además ha desarrollado una serie de herramientas que permite que nosotros mismos aprendamos a regular nuestra energía y cuando lo hacemos nos sentimos tranquilos y relajados y desde ahí podemos vivir el bienestar.

Cualquiera que tenga interés puede aprender la Psicología Energética (PE) tanto si se la quiere aplicar a si mismo como si quiere formarse para trabajar con ella. De lo que se trata es de cambiar el chip y ver todo malestar como energía congelada, que no fluye, que interrumpe nuestra energía vital y nos limita.

Las técnicas son sencillas, que no fáciles de aplicar porque obviamente se necesita una base para saber abordar los problemas pero la Psicología Energética (PE) también se nutre de las aplicaciones prácticas de todas las terapias y psicoterapias más eficaces.

Utiliza la escucha activa o counseling para escucharnos a nosotros mismos primero y luego a los demás, para ser capaces de ponernos en contacto con nuestros sentimientos, emociones, sensaciones, pensamientos y desde ahí entender nuestros comportamientos.

La PE pone el foco primero en las emociones, entendiendo que las E-Mociones son Energía que pide Movilización, y desde las emociones luego se trabajan las creencias y los comportamientos. Por ello la Psicología Energética presta especial atención a la Inteligencia Emocional.

Además de la misma manera que la PNL resumió y facilitó lo mejor de la Hipnosis Eriksoniana, la Gestalt y la terapia sistémica, la PE incorpora lo mejor de las técnicas de relajación, visualización y respiración de la Hipnosis, incorpora las polaridades, el ciclo de la respuesta, y los mecanismos neuróticos de la Gestalt y el análisis de las relaciones que hace el Análisis Transaccional.

El abordaje de la PE no se limita a la técnica de liberación emocional, o EFT o también llamado «tapping» que es sólo una de las técnicas de la PE, sino que utiliza muchas otras técnicas energéticas pero además se apoya en lo mejor de las psicoterapias humanistas.

Estudia las relaciones, la sexualidad, incorpora las flores de Bach como método natural complementario para regular los estados emocionales, estudia como las emociones no expresadas se somatizan en el cuerpo produciendo enfermedades, utiliza el mindfulness para estar plenamente presente para uno mismo y para el otro pero sobre todo pone la atención en qué es necesario para manejar las tensiones o estrés en sus múltiples manifestaciones porque de alguna forma cuando estamos en estrés funcionamos al revés.

Recientes investigaciones en el mundo de la neurociencia apuntan a que cuando no estamos relajados y tranquilos sino que estamos alterados nuestro cerebro no puede funcionar a pleno rendimiento porque está en modo supervivencia. El modo supervivencia es contrario al modo creativo donde podemos creer y crear lo que nos proponemos y además se ha visto que cuando tenemos estrés no tenemos voluntad.

Por eso es muy importante que nos demos cuenta de qué creencias nos mantienen en los viejos patrones, aquellos que muchas veces se formaron cuando éramos niños y que seguimos funcionando desde ellos porque no nos hemos parado a trabajar nuestro niño interior herido y sanado las heridas de nuestra infancia.

Además recientemente se está investigando como el tipo de apego que desarrollamos con las personas significativas de nuestra infancia condiciona el tipo de relaciones que tenemos como adultos y como si no hemos tenido un apego seguro tenemos menos resiliencia ante la frustración y el trauma.

Repito que traumas tenemos todos aunque en mayor o menor medida pero hoy en día con las técnicas de PE y con el Eye Movement Integration podemos reprocesar todo lo que nos condiciona para hacer el duelo y dejar salir el dolor de la emoción negativa congelada que nos limita, de una manera sencilla y breve.

Somos capaces de elegir si queremos llevar una vida plena o estar condenados a quejarnos de lo que no tenemos y lo que no podemos. Podemos, si queremos, aprender a trabajarnos todos los condicionamientos y experiencias pasadas que no nos están permitiendo ser nuestro mejor ser y tener todo lo que deseamos porque si alineamos nuestra intención, nuestra corazón y nuestra emoción generamos un campo electromagnético capaz de atraer aquello que deseemos para nuestra vida.

Así pues trabajando nuestras emociones, cambiando nuestras creencias, entrenando bien a nuestro cerebro para fomentar nuestra voluntad y confiando en que podemos aprender todo lo que nos propongamos podemos ser la mejor versión de nosotros mismos.

Victoria Cadarso
Psicoterapeuta Energética e Integrativa
Autora de los Libros: Destapa tu olla estrés, Las emociones engordan o adelgazan, Botiquín para un corazón roto, y Abraza a tu niño interior
www.victoriacadarso.com