El calendario Maya nos anuncia el fin de una etapa y encontramos en ese mensaje arcaico la posibilidad luminosa de una nueva Era. Tenemos muy fresco todavía el cambio de siglo y el cambio de Milenio… pero… ¿Qué es el gran momento del cambio, sino un nuevo ritual del pasaje, un nuevo salto evolutivo? ¿Tiempos de amanecer que enraízan en la conclusión de un estadio anterior?

A la mayoría de nosotros, en esta época del año nos aparece la gran íntima reflexión… qué hemos “soltado” y qué hemos conseguido, y qué cosas nos han permitido mantener vivos nuestros sueños y nos han brindado el poder de concretarlos en este espacio tiempo que nos ha tocado transitar y que dividimos en lunas, meses o años.

Todos hacemos evaluaciones escogiendo lo maravilloso y también ampliando nuestra capacidad de ver para transformar lo que no ha fructificado. Esta profunda reflexión nos lleva a hacernos nuevos propósitos al comenzar el nuevo año, propósitos relacionados con la salud, con el amor, con el dinero y el trabajo.

Ahondando en estos deseos humanos, encontramos que todos tienen una directa relación con nuestro más fundamental instinto de conservación y es así como expresamos el milenario mensaje de la especie, nuestra naturaleza humana se conecta a través de sus emociones a los instintos que permitirán la conservación de su sistema viviente.

¿Qué necesitamos para vivir en felicidad y armonía con los otros seres vivos y con el universo? El sistema Biodanza S.R.T se ha formulado estas grandes preguntas filosofales, y ha brindado a través de sus cinco décadas de existencia, extraordinarias respuestas.

Biodanza brinda a las personas exactamente lo que nuestra naturaleza humana necesita para vivir en felicidad y armonía con la vida.

VITALIDAD. Movimiento, alegría y autorregulación. En biodanza reaprendemos a reconocer nuestra necesidad de activación a través de nuestras diferentes actividades, y también a la necesidad de reposo y reparación, lo que nos permite salir de los esquemas de autoexigencia y mandatos sociales de hiperrendimiento, hacia una natural autorregulación donde esté presente el reposo, la diversión y la alegría de vivir, indispensables para una plena salud con energía abundante para la acción.

SEXUALIDAD. Placer, erotismo, optimización del potencial de sexualidad, procreación. La propuesta es restablecer el contacto con el placer de vivir en todas sus expresiones. Rescatar el hedonismo de los actos más cotidianos; caminar descalzo en la hierba, el contacto y la caricia, la nutrición deliciosa y saludable, el baño tibio, la libertad de nuestra respiración. Biodanza de una manera paulatina nos introduce en la aceptación y amor por nuestra corporeidad y la eliminación de los conflictos y prohibiciones respecto de nuestra sagrada sexualidad.

CREATIVIDAD. Instinto exploratorio, renovación existencial. Muchas veces nos hemos encontrado en un empleo o profesión que no es lo que nos satisface. O aún en relaciones insatisfactorias sin haber podido conectar con nuestro potencial creativo que espontáneamente nos guía a buscar aquello que necesitamos y a realizar los actos necesarios para acercarnos a ello. La creatividad es en nuestra propia vida, y la máxima expresión es el despertar de las artes o la curiosidad científica. En poco tiempo de practicar Biodanza las personas encuentran que conflictos de la vida cotidiana que antes les parecían irresolubles, encuentran más rápidos caminos de disolución.

AFECTIVIDAD. Protección, nutrición y amor. Estos sentimientos que conocemos desde nuestra etapa infantil, son indispensables para la totalidad de nuestra vida. Los buscaremos de todas las formas a lo largo de nuestra existencia. Gran parte de los ejercicios o “vivencias” de Biodanza, han sido creados para restablecer la profundidad de los vínculos, el modo más sinceró y afectivo en que nos relacionamos, no sólo con los amigos y familiares, sino, a partir de una comprensión más sensible y trascendente, de todas las personas.

TRASCENDENCIA. Este potencial humano es posiblemente el menos desarrollado en nuestras sociedades y el ser humanó siempre lo ha buscado a través de las experiencias místicas y religiones. Los ejercicios que se realizan en nuestra disciplina para fortalecerlo o reactivarlo son basados en el abatido lento de la fuerza del ego, y en la ampliación de la conciencia a partir de estados de regresión y trance integrativo, la finalidad es entrar en conexión con la totalidad viviente y la fusión cósmica. La posibilidad de alcanzar lo DIVINO en Biodanza es siempre a través del otro.

Biodanza brinda los instrumentos para el cambio devolviendo al individuo la conexión con sus propios potenciales genéticos estimulados a partir de la danza, la música, la vivencia emocionada, la caricia y el poder del grupo.

Las tres preguntas del estilo de vida que la Biodanza propone, las dejamos aquí como punto de partida para vuestra propia reflexión.

¿DÓNDE QUIERO VIVIR…? ¿CON QUIÉN QUIERO VIVIR..? ¿QUÉ DESEO HACER EN MI VIDA…?

Rolando Toro nos decía durante los primeros seminarios de formación de Biodanza. “Cuatro veces por día es preciso preguntarse QUÉ NECESITO?”

y agregaba, “con el desayuno, el almuerzo, la merienda y la cena”

 

¡Buen año y buen cambio!

 

Lo imposible puede suceder
Porque tenemos más energía de la que recibimos,
Tenemos luz en los ojos y pájaros migratorios
Porque lo imposible puede suceder.
Nuestros pasos llenos de convicción
Por laberintos de amor…
Argonautas por el mar desconocido
En busca del berrero interior
Porque tenemos la energía del milagro.
La ilusión, el brote en el roble cortado
El huracán con nombre de mujer
Y el corazón palpitando
Aún sin amor
Porque lo imposible puede suceder.
El ángel azul en nuestro lecho
Esperando su nuevo destino
Porque lo milagroso tiene cara de ángel.
Tenemos hijitos en el corto espacio de cien años
Y nuestro amor es infinito.
Tenemos una carta de amor en las manos
Y grandes trigales dorados
En una espiga del sueño.
Porque lo imposible es lo cotidiano.

Rolando Toro

Maite Bernardelle

Directora de la Escuela Hispánica de Biodanza Sistema Rolando Toro, Madrid

www.escuelahispanicabiodanza.org