Integrar la educación en valores en los proyectos y acciones para el desarrollo de la mujer, impulsará la transformación de las limitaciones y restricciones en la mentalidad y en la visión de la vida que tienen las mujeres que han vivido o están viviendo en un estado de vulnerabilidad, propiciando mejorar su estado y descubrir y conectarse con ese poder subyacente de todo ser humano, transformando su realidad.

En conmemoración del Día de la Mujer, FIADASEC a través de su presidenta internacional, la Dra. Irmgard Radefeldt, ha enviado una propuesta a UN-WOMEN (ONU MUJERES) que refleja el compromiso permanente que se ha realizado a través de nuestras acciones en favor de la mujer, de plasmar una transformación, el gran cambio de pensamientos y creencias en la mentalidad de mujeres excluidas y en estado de vulnerabilidad.

Una declaración justificada y razonada desde la vivencia, e impulsada por el sentimiento más puro de ayuda amorosa y desinteresada que todo ser humano puede ofrecer a cualquier persona necesitada:

– Nuestra propuesta para el Sexagésimo período de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW60) plantea, como aspecto principal, el conseguir un cambio en la mentalidad y el comportamiento de la mujer, como la mejor herramienta para superar las desigualdades, la violencia, la violación de los derechos humanos y la discriminación, así como para reforzar el valor de la mujer y empoderarla para que pueda vivir con confianza y responsabilidad y pueda aprovechar las oportunidades.

La Federación Internacional de Asociaciones de Ayuda Social, Ecológica y Cultural, Inc. (FIADASEC) tiene 25 años de experiencia en el servicio a la comunidad y la ayuda social a más de 1.123 familias en Bolivia, República Dominicana, Perú y Colombia, a las que ha proporcionado medicamentos, apoyo escolar, prevención de enfermedades y asistencia en general. Esta experiencia nos ha llevado a una conclusión: No basta con cuidar y nutrir el cuerpo y el intelecto, proporcionando alimento, cuidados sanitarios y educación (escolar y universitaria) y con proporcionarles una profesión para que puedan desempeñar un trabajo y obtener un salario con el que cuidar de sus familias. Es necesario, además, provocar un cambio en su mentalidad y en cómo se perciben a sí mismas y a la vida en general, para poder tener una verdadera incidencia en el desarrollo de la mujer.

Algunas mujeres, debido a sus circunstancias vitales, son conformistas y creen que no tienen capacidad para cambiar la situación que las rodea. Piensan que, por mucho que lo intenten, no podrán mejorar su círculo social y económico y siempre van a necesitar “ayuda”, pues no tienen el poder de elevarse a un estado superior de vida y de satisfacción.

La mujer, a pesar de recibir el mismo apoyo que todas las demás personas, no se mueve, no se transforma, no se desarrolla. En cambio, aquellas a las que se ayuda a transcender sus circunstancias y a entender que esa situación de escasez y vulnerabilidad en la que se encuentran no es más que un estado transitorio (pues existe la posibilidad de cambiar), encuentran oportunidades, alcanzan sus objetivos, mejoran y triunfan. Comprenden que las circunstancias no conforman al ser humano; que la escasez no es su identidad sino tan sólo un estado social o económico que puede ser transformado; que “víctima” no es su identidad.

Esta nueva visión sobre su propia mejoría se refleja en el siguiente comentario: “Su institución me ayudó de muchas maneras, pero lo que verdaderamente me cambió la vida fue descubrir que soy un ser valioso y que tengo todas las posibilidades de alcanzar mis metas, que soy igual que cualquier otra persona, que no soy menos que los demás seres humanos y que yo consentía mi propia discriminación al considerarme un ser sin futuro, sin la menor oportunidad de ser alguien en el mundo.”

La raíz del problema se encuentra en la “forma de pensar” que se establece en su mente cuando se ven expuestas a situaciones extremas, de precariedad e inseguridad, de falta de amor y atención. Y éste es el aspecto que debemos mejorar, mediante la educación para la autoestima, para transcender los límites impuestos por las circunstancias vividas o heredadas, para que puedan llegar a revelar los valores humanos que cada ser posee y debe aportar a la vida si quiere alcanzar la satisfacción y la felicidad. La autoestima genera seguridad y empodera a las personas que se encuentran en un estado de vulnerabilidad.

Por ello, proponemos integrar en los proyectos y acciones para el desarrollo de la mujer, la educación en valores, para transformar las limitaciones y restricciones en la mentalidad y en la visión de la vida que tienen las mujeres que han vivido o están viviendo en un estado de vulnerabilidad, para que puedan mejorar su estado y descubrir y conectarse con ese poder subyacente de todo ser humano, para poder transformar su realidad.

Estas acciones generan cambios continuos y refuerzan de forma estable el desarrollo en nuestro mundo contemporáneo.-

Complementado la elaboración de esta propuesta, podemos recordar lo que la autora refleja en su obra Diálogos de Ser a Ser: “No podemos basar nuestros anhelos en el sistema de creencias equivocado si queremos que se manifiesten realmente. Y para eso hay que hacer un trabajo arduo en nuestro interior para desprogramarnos. Y cada paso que vamos dando de avance, nos fortalece para dar el paso siguiente. La realidad de hoy la hemos creado durante muchos años. Así también tenemos que tener paciencia en deshacer todo aquello que no nos conviene y que no está bien. Lo natural es que todo lo necesario para vivir plácidamente acuda a nosotros de forma fluida y fácil, sin siquiera tener el anhelo de que surja. Es más, quien tiene menos quereres, menos deseos, es más feliz y libre. Un ser humano pleno es aquel que siente que lo tiene todo, que no le hace falta nada, que no tiene carencia ninguna”.

Dra. Irmgard Radefeldt
Presidenta de la Federación Internacional de Asociaciones de Ayuda Social, Ecológica y Cultural, Inc. (FIADASEC).
Directora Ejecutiva de FIADASEC ante el Consejo Económico y Social de la ONU (ECOSOC) y del DPI de la ONU.
ONG / Estatus consultivo
www.fiadasec.org
www.adasec.net