Mucha gente piensa que conectar con sus Registros y Guías es sólo información, pero es mucho más. Lo más importante de esta conexión y comunicación es la sanación. ¿De qué sirve sólo la información si no hay sanación?.

¿De qué sirve sólo la información si no hay sanación?

Desde pequeña me ha apasionado todo lo relacionado con el crecimiento personal y espiritual. Cuando hice la carrera de psicología me enseñaron el método científico donde todo se mide, se cuantifica y se verifica. Mientras tanto yo hacía cursos, retiros… todo lo que encontraba para llenar mi alma.

Ahora entiendo por qué buscaba tanto para llenar mi alma, pues cómo me han dicho los Seres de Luz (siempre con lógica, sencillez y amor), igual que un cuerpo físico necesita alimentarse a diario con comida, un alma necesita ser nutrida a diario con comida espiritual.

Muchas personas sienten esos vacíos existenciales en su interior, porque su alma le está pidiendo a gritos que sacie su sed y solo lo puede hacer recordando lo que ha venido a realizar a su vida y llenándose de paz y amor. Nuestras almas recuerdan y añoran esos mundos de los que venimos de puro amor. Solo cumpliendo nuestras misiones de vida y nutriendo nuestras almas de espiritualidad dejaremos de sentir esos vacíos y nos sentiremos en total plenitud.

Con 40 años realicé un curso maravilloso que me llegó de las manos de mi gran Maestra y desperté mi don: canalizar con los Seres de Luz. Si dos años antes me hubieran dicho que iba a comunicarme con los Guías, Seres de luz, Maestros… no sé si me hubiera reído o me hubiera asustado.

Todo llega en el momento perfecto y a mí se me despertó poco a poco; me empezaron a mostrar primero a Guías, Seres de Luz mostrándome sus mensajes tanto para mí como para las demás personas. Después comenzaron a mostrarme vidas pasadas con nitidez y siempre si eran la causa de algún bloqueo para sanar el aquí-ahora. Continuaron mostrándome otros planetas, otras dimensiones para nuestro crecimiento y finalmente, también el entre vidas, donde planificamos toda nuestra nueva encarnación.

Siempre muestran lo que cada persona está preparada para saber, ni más ni menos, y con mucho amor… No nos juzgan. Nos hablan con tanto amor porque saben que estamos en un cuerpo humano limitado por nuestra mente y que hemos venido a la Tierra a aprender la condición humana.

La Sanación se realiza conectando con toda la información y sabiduría del alma que se encuentra en el Akasha.

Los Guías me han hecho ver cómo lo más importante de esta conexión y comunicación es la Sanación. La información va a la mente y poco más, mientras que la sanación eleva a nuestro personaje en esta vida y a nuestra alma.

Por ejemplo una alumna me contó que cada vez que veía en una película que violaban a una mujer era exagerado lo mal que se sentía. Una vidente le dijo que la habían violado en otra vida. Entonces la pregunté: ¿Y qué te hizo? Ella me respondió que la vidente no le hizo nada, solo se lo dijo. Entonces todavía valoré más la técnica de los Registros Akáshicos que, no sólo da información, si no que hay una verdadera sanación de lo que se ha quedado grabado en esa vida. Porque sólo con esa información te pueden hacer más daño todavía. Lo importante es sanarlo.

De las cosas más sorprendentes y maravillosas que se dan en una sesión es realizar una sanación, en el presente, de una vida pasada. Una chica vino porque llevaba años queriendo quedarse embarazada sin conseguirlo. Al acceder a sus Registros inmediatamente nos mostraron una vida donde estuvo en una guerra, su marido murió en la batalla y sus tres hijos pequeños murieron en sus brazos de hambre.

Nos enseñaron cómo en su memoria celular estaba todavía grabada esa información: “para qué me voy a quedar embarazada si van a morir mis hijos”. La hicieron ver su planificación para esta vida, la sanaron el miedo de su inconsciente y… al mes me llamó para decirme que ¡por fin estaba embarazada! Y ahora tiene una niña preciosa que les colma de felicidad.

Otra mujer vino a consulta a sanar su relación con su hija de 15 años, que en ese momento era muy díscola y rebelde, y criticaba a sus padres por dedicarse al crecimiento personal. Sus Guías le sugirieron lo que tenía que hacer con su hija para sanar la relación. Por supuesto que no entraron en el Libro Álmico de su hija (es sagrado sin su permiso), si no que, desde sus propios Registros, la explicaron por qué tenía esta conducta y cómo podía sanarla.

?c=29290&m=1444357&a=307822&r=&t=html - Cómo sanar con los Registros Akáshicos

Un mes después me llamó para contarme que nada más llegar a casa, la hija estaba ansiosa de que la contara lo que había ocurrido en la sesión, cuando ella rechazaba todo esto. Cuál fue la sorpresa de su madre cuando la hija le pidió realizar el curso y vinieron madre e hija a realizarlo juntas. Para mí fue muy bello verlas unidas pues era cómplice de la sanación que había ocurrido. Haciendo la sesión a la madre “salpicó” a la hija. Estamos tan unidos a nivel álmico por hilos de luz invisibles que es muy normal este tipo de sanaciones.

Por ello, cuando accedemos a nuestros Registros y entendemos para qué fin elegimos nuestras experiencias, estas se sanan de inmediato siempre con la lección aprendida para poder seguir evolucionando.

 

Katia Domínguez

Escuela de Registros Akáshicos Rashmi

registrosakashicosrashmi.com