El yoga de la voluntad

¿Quieres más?

¿Te gustaría estar siempre al día con las últimas tendencias, consejos y secretos?  Suscríbete a nuestro boletín mensual y sé parte de una comunidad exclusiva.

¿Y si el motivo que impulsa todo pensamiento fuese el servicio y la amistad?

Estamos dotados de astucia y habilidad para movernos en el mundo, pero existe una ley poderosa que refuta todas las artimañas. Esta ley desenmascara a todas las personas y nos lleva a vivir la vida que fabricamos en nuestra factoría mental. Los pensamientos son los que hablan del carácter de cada persona, no la lengua. No trates de adoptar una personalidad artificial. Cuida tus pensamientos.

Pensamiento y voluntad individual

Somos el centro de una voluntad individual. El encantamiento del tiempo y del lugar, presenta ante tus ojos escenas que terminarán desvaneciéndose como ilusiones ópticas. Repetidamente consentimos en ser engañados por ellas. Esa es la razón por la que el pecho se ve sacudido por suspiros y la mente se llena de malestar.

Permanece unido a pensamientos sublimes y alcanzarás los objetivos que tantas veces se han desvanecido ante tus ojos.

El pensamiento es la materia prima de la que están hechas todas las cosas. Todo es consecuencia de tus pensamientos, pero no confundas pensamiento con deseo. El pensamiento moldea tu carácter, el deseo te esclaviza. La causa de cuanto acontezca en tu vida está en ti. Lo que consigues a través de otros sólo es el producto de tus propios pensamientos y esfuerzos.

Poder creativo del pensamiento

El poder creativo es el privilegio de todas las mentes. Los propios esfuerzos constituyen la trama del destino de cada persona. Una mente disipada alberga pensamientos débiles, fácilmente influenciables y no puede adquirir una visión profunda de los motivos que anteceden a la situación por la que se atraviesa.

Un pensamiento concentrado de calma trasforma la forma en la que caminas y sonríes.

La extensión del espacio, al igual que la duración del tiempo, es relativa a los pensamientos y a las emociones. Se experimenta lo que se piensa. El mismo período de tiempo se experimenta como algo interminable cuando se está en una situación difícil y como un instante cuando estamos satisfechos.

Pensamiento y percepción subjetiva

El poder del pensamiento es tan peculiar, que mediante una intensa concentración, lo amargo se puede experimentar como dulce. Estamos rodeados de fuerzas antagónicas. Con los pensamientos adecuados, se puede, por ejemplo, devolver bien por mal y controlar todas esas fuerzas con el consiguiente beneficio para el mantenimiento de la libertad interior y del fortalecimiento de nuestra voluntad.

El mundo que nos rodea es solamente lo que cada uno creemos que es, es una manifestación de nuestra voluntad. Todas las percepciones están coloreadas por los pensamientos. La mente percibe las cosas con frecuencia en la forma en que las imagina, con pleno convencimiento de que son así.

Todos los estados, de felicidad o de dolor, son el efecto de la propia mente. No tenemos más poder que el que imaginamos tener. El mundo que nos rodea ha sido interpretado y subjetivado mayoritariamente con la mente.

Pensamientos, fantasías y deseos.

Vivimos en un océano infinito, pero solamente aprovechamos aquello en lo que pensamos o creemos. Albergamos muchos pensamientos dispersos y permitimos que la mente instigue y desee continuamente. Estamos llenos de fantasías y deseos. Las circunstancias y el ambiente en el que vivimos son la materialización de los auténticos pensamientos que hemos proyectado.

 

Swami Sivananda

Centro Internacional de Yoga Sivananda Vedanta

sivananda.es

Haz tu buena obra del día ¡Compártelo!

2,9 minutos de lecturaActualizado: 20/12/2017Publicado: 20/11/2017Categorías: Estilo de VidaEtiquetas: , ,