9 consejos de salud, desde el punto de vista de la Osteopatía que a buen seguro te ayudarán tanto en el período estival como en el vacacional

Para la mayoría el periodo estival es un momento de liberación de parte de nuestras tensiones diarias que se han ido acumulando poco a poco en determinadas zonas de nuestro cuerpo. Las vacaciones nos ayudan sobremanera para recargarnos tanto física como emocionalmente, y así poder afrontar con un mínimo de garantías lo que nos queda de año.

El principal equipaje de tus vacaciones va a ser tu cuerpo, luego tendrás que asegurarte que está en condiciones óptimas para viajar, disfrutar y sacar partido del momento, si me permites la metáfora.

Teniendo esto en cuenta voy a darte 9 consejos de salud, desde el punto de vista de la Osteopatía que a buen seguro te ayudarán tanto en el período estival como en el vacacional.

La osteopatía no sólo trata patologías óseas

Para los que no conocen qué es la Osteopatía decir que es una terapia manual natural cuyo origen se remonta a finales del siglo XIX en Estados Unidos creada por el médico naturista Andrew Taylor Still disconforme con los tratamientos de salud de su época. No sólo trata patologías óseas sino también de otros sistemas del cuerpo, muscular, digestivo, nervioso respiratorio… etc.

[amazon_link asins=’B07C4SZ6JD,B07MTS52MC,B071L3W52F’ template=’ProductCarousel’ store=’espaciohumano-21′ marketplace=’ES’ link_id=’8ba18ad0-80e4-4c44-9b1b-2693bb53f0bf’]

La particularidad de la osteopatía es que actúa sobre el origen y no sobre las causas, tiene en cuenta la capacidad de autocuración del cuerpo y lo que se trata más bien es de colaborar con el cuerpo más que de establecer imposiciones terapéuticas. Los resultados suelen ser rápidos, eficaces y de larga duración. Lo más importante es que te ayuda a ponerte en contacto con tu cuerpo.

7 2 consejos osteopata - 9 Consejos de tu osteópata para verano

CONSEJOS

  1. Si viajas en coche y eres del tipo de personas con molestias o con algún tipo de lesión cervical y/o lumbar, asegúrate bien de mantener la posición correcta de tu cuerpo, es decir la altura del asiento, la inclinación del respaldo, la altura del volante, la posición correcta de las manos, el reposacabezas… Todo esto debe estar bien ajustado. Si te es posible comparte las horas de trayecto. Si no haz una parada cada hora y media y realiza estiramientos 10 minutos y una caminata suave de 5 minutos para dar movilidad a las articulaciones de la columna vertebral.
  2. Cuidado al pasear por la playa. Si, es una actividad muy placentera y un masaje aconsejable para los pies. Pero se vuelve un inconveniente si tienes problemas serios de rodilla e incluso de cadera. La cuestión principal es que si la orilla tiene una cierta inclinación esto incide negativamente sobre las articulaciones del miembro inferior (cadera, rodilla y pie, tobillo), ya que caminamos en desequilibrio. La solución es que uses zapatillas y que camines por dónde no haya inclinación.
  3. Si prácticas deporte habitualmente no te olvides de una hidratación adecuada. A medida que cumplimos años, y en especial más allá de los 60, los discos intervertebrales disminuyen su porción hídrica, lo cual aumenta las posibilidades de sufrir dolores de espalda.
  4. Si tienes sobrepeso en verano es un buen momento para llevar una buena alimentación con más alimentos alcalinos -frutas, verduras, pescado azul..- que favorecen el pH de tu sangre y por lo tanto, mejoran la calidad del riego sanguíneo del que se alimenta tu sistema músculo esquelético y tus órganos.
  5. Dormir fuera de casa a veces puede ser un problema para las personas que sufre de trastornos cervicales. El tema de las almohadas siempre es un quebradero de cabeza. Hay hoteles que disponen para el cliente de un surtido de almohadas a elegir. Normalmente aconsejo las almohadas visco elásticas, y si no llévate la tuya de viaje. Por encima de todo lo importante es que duermas bien. La posición óptima para dormir es, aquella en que la línea que forman las cervicales y la cabeza sobre la almohada es horizontal, es decir la cabeza no puede estar inclinada hacia abajo o hacia arriba.
  6. Calzado. Definitivamente las populares chanclas no son la mejor opción para verano sobre todo si sufres de juanetes, metatarsalgias, un esguince ocasional, problemas en la base del pie ejemplo, fascitis plantar… etc. Si vas a usar chanclas que sean las que tengan una banda sobre el empeine y con una buena amortiguación.
  7. Bebidas azucaradas y colas. El azúcar es el principal detractor de vitaminas y minerales del organismo, sobre todo del calcio, magnesio y la vitamina C, que son necesarios para un buen funcionamiento de nuestro sistema músculo esquelético. Cuánto mayor te haces más dificultad tienes para la síntesis de estos nutrientes, en especial si sufres de osteoporosis, osteopenia, artrosis… etc. o te estás recuperando de alguna lesión ya sea muscular o articular. Mi recomendación es simple: bebe agua. O lo que te apetezca de manera muy puntual.
  8. Estrés. Aunque las vacaciones pueden favorecer la liberación de estrés, hay ocasiones en las que el estrés físico y emocional alcanza tal nivel, que se hace difícil liberarse de él. Hay personas que cuando están en situación de no stress pueden manifestar lumbalgias, tortícolis, bloqueos articulares… etc. Esto es debido a que internamente, de una manera no consciente, su cuerpomente todavía no ha desconectado. Estas personas suelen ser muy nerviosas o aparentan que no lo son, e hiperresponsables en su vida diaria. Sería aconsejable en estos casos un tratamiento general osteopático -TGO- y alguna sesión de terapia craneosacral antes de iniciar las vacaciones.
  9. Si practicas deportes de riesgo durante este verano te recomendaría que antes te hicieras un chequeo osteopático a fin de: prevenir lesiones a posteriori.

¡Buen verano!

Eutiquiano Endje

Osteópata, terapeuta caneo-sacra y de reeducación

cuerpozen.com