El masaje terapéutico chino, conocido como Tuina, es uno de los cinco pilares fundamentales sobre los que se asienta la Medicina Tradicional China (MTC), junto con la acupuntura, la fitoterapia, la dietética y el qigong. Restos arqueológicos encontrados en China y fechados alrededor del año 3000 antes de nuestra era ya hacen referencia al uso del masaje con fines terapéuticos. A lo largo de su milenaria historia ha influido de forma directa sobre la mayoría de los masajes hoy conocidos a lo largo y ancho del planeta, desde el shiatsu hasta la osteopatía.

Siguiendo la huella histórica del Tuina y conociendo la antigüedad de sus técnicas nos damos cuenta que el parecido de algunas de ellas con multitud de manipulaciones utilizadas hoy en día en terapias manuales “modernas” no son casuales.

Paralelamente a la recopilación y difusión del famoso libro “Huangdi Neijing” (Clásico de medicina interna del Emperador Amarillo), que es el texto más antiguo que se conserva sobre MTC, apareció durante la dinastía Qin (221-207 d.C) un trabajo de diez volúmenes llamado “Huangdi Qibo Anmo Shijuan” (Clásico del masaje del Emperador Amarillo y Qi Bo), que fue el primer tratado sobre masaje Tuina (conocido como Anmo en aquella época) que describía técnicas específicas de masaje para tratar diversas enfermedades y asentaba los principios fundamentales. Por desgracia , esta obra se perdió y sólo la conocemos hoy en día por las múltiples referencias sobre en ella en obras posteriores.

También durante la dinastía Tang (618-907 d.C.) se desarrollan tratamientos ortopédicos y manipulaciones traumatológicas. Los métodos del Dr. Lian Dao Ren de reposición y colocación de huesos se adelantaron al mundo en más de 600 años y algunas de las teorías descritas en aquel entonces, recogidas en sendos libros, aun se siguen estudiando y practicando en la actualidad.

Sabemos que la Medicina Tradicional China, junto a la Medicina India Ayurveda, son las terapias tradicionales más influyentes en el resto de culturas. A través de sus rutas comerciales, China tomo contacto con otras civilizaciones. “La ruta de la seda” (que se originó durante el siglo I a.C), acerco a oriente medio y a occidente (Antioquia, Constantinopla y el Imperio Romano) la cultura y las costumbres del pueblo chino, que había permanecido aislado durante siglos. Algunos masajes que se practican hoy en día en oriente próximo tienen vestigios del masaje tradicional chino fruto de esos contactos. Durante el siglo VI, como resultado del intercambio socio-cultural de China con los países vecinos, el masaje Tuina llega a Corea, Vietnam, Indonesia y Japón. En este último país se llamó Anma y se desarrolló durante siglos para convertirse en lo que hoy en día conocemos como Shiatsu. Asimismo, el masaje tradicional Tailandés es una combinación de influencias de las esferas culturales y las tradiciones de la medicina de la India, China y el sudeste de Asia.

En Occidente, muchas de las técnicas manuales más conocidas y expandidas durante los siglos XIX y XX también provienen, de forma más o menos directa, del masaje tradicional chino. Sin ir más lejos, el llamado “masaje sueco” ideado por Per Henrik Ling (1776-1839) a partir de técnicas aprendidas de otros terapeutas, tiene influencias más que notables del masaje tradicional chino, y seguramente, lo aprendió durante los siete años que estuvo viajando por multitud de países. Técnicas como effleurage, petrissage, friction, tapotement y vibration, son equivalentes a las técnicas de Tuina más conocidas y utilizadas: tui fa (empuje lineal), rou fa (amasamiento), mo fa (fricción) y zheng fa (vibración).

Aunque hay varias versiones al respecto, algunas fuentes aseguran que Andrew Taylor Still (1828- 1917), padre de la osteopatía, aprendió diversas técnicas manipulativas de los inmigrantes chinos que construían el ferrocarril en Kansas alrededor de 1865. El parecido de multitud de manipulaciones osteopáticas con las técnicas de corrección de huesos (ban fa) utilizadas en Tuina dan credibilidad a esta idea. Otras técnicas modernas, como la reflexología, actualizada y formalizada por la fisioterapeuta Eunice Ingham (1889-1974) o la terapia de polaridad desarrollada por el doctor Randolph Stone (1890-1982) tienen sus raíces en la filosofía de la MTC. Sin estar oficialmente reconocido, también podemos encontrar multitud de coincidencias en los trabajos e investigaciones desarrollados por prestigiosos y reconocidos terapeutas que han marcado las pautas a seguir durante las últimas décadas en lo que se refiere a terapias manuales. Los trigger points o puntos gatillo (puntos Ashi en MTC) de la doctora Janet G. Travell o las cadenas musculares (meridianos tendinomusculares en MTC) de la fisioterapeuta francesa Françoise Mézières son dos ejemplos.

Paradójicamente a todo lo dicho, el masaje Tuina es poco conocido en occidente y ha sido durante la última década cuando han comenzado a conocerse y propagarse sus virtudes. La apertura definitiva de China al mundo y las nuevas formas de comunicación e información han permitido que haya cada vez más terapeutas y profesores especializados en la materia en occidente.

A lo largo de su historia, el Tuina se ha utilizado en traumatología, medicina interna y sobre todo en pediatría, donde se utilizan suaves técnicas de masaje muy apropiadas para los bebes y los niños que no aceptan igual los tratamientos más agresivos con acupuntura. Existen más de 80 técnicas de masaje que se han ido desarrollando a lo largo de los años en todo el territorio chino. Debido a la extensión del país y a sus notables diferencias entre las distintas regiones algunas técnicas pueden ejecutarse de la misma forma y tener distinto nombre o al revés, tener el mismo nombre pero ejecutarse de manera diferente, pero en general se suelen usar entre 20 o 30 técnicas que se denominan principales y que son comunes a todas las escuelas. El resto serían técnicas complementarias que si difieren dependiendo de la escuela o la región.

Dentro de estas técnicas se combinan maniobras de masaje, movilizaciones, tracciones, manipulaciones y digitopuntura con el objetivo principal de:

• Desobstruir los bloqueos de Qi (Energía) y Xue (Sangre)

• Eliminar los factores patógenos (Viento, Calor, Frio, Humedad)

• Armonizar el organismo (equilibrio Yin-Yang)

• Potenciar la energía defensiva (Wei Qi) y la energía nutritiva (Ying Qi)

• Relajar los meridianos tendinomusculares (músculos, tendones, fascias)

• Lubricar y facilitar el movimiento articular

• Regular las emociones y calmar la mente (Shen)

Siendo pues el principal objetivo terapéutico del Tuina el desbloqueo y la estimulación de la energía podemos deducir que es más efectivo en los tratamientos del sistema músculo-esquelético. Los campos de actuación más frecuentes son las patologías del aparato locomotor, pero no se limita solo a estos ya que puede tratar con eficacia problemas emocionales (estrés, ansiedad…) así como patologías de la medicina interna: estreñimiento, insomnio, dolor menstrual, problemas de micción, cefaleas, mareo y vértigos, hipertensión, desorden metabólico (diabetes), asma, dolor faríngeo (ronquera, afonía), resfriado común… y esto sólo es un ejemplo del amplio espectro que abarca esta terapia.

Iván Vélez

Terapeuta y profesor de MTC especialista en Tuina

www.longhu.es