Imagina tu columna estirada, tus caderas abiertas, los hombros sueltos y relajados, y tu cuerpo muy ligero, andas como si tus pies flotasen, y todo sin tu hacer nada. Estos son los maravillosos efectos inmediatos del Masaje Tradicional Thai, un antiguo arte terapéutico que dicen que data de los tiempos de Buda.

El Masaje Thai recuerda a una buena sesión de Yoga, en la cual, sin hacer ningún esfuerzo, el masajista va movilizando tu cuerpo en diferentes posturas, relajando tu musculatura con suaves presiones y con estiramientos, y a la vez induciendo a tu mente en una profunda meditación.

La leyenda cuenta que esta práctica comenzó en India hace más 2500 años, fue introducida en Tailandia por monjes budistas, donde tradicionalmente se practicaba en los templos, y era apreciado como una práctica espiritual.

Se considera, que al dar un masaje, el terapeuta cultiva los cuatro estados divinos de la tradición budista:

Metta (Misericordia), Karuna (compasión), Mudita (la alegría, o gozo compasivo), y Uppekha (serenidad).

De esta manera el Masaje Thai se convierte tanto en una meditación como en una ofrenda de Bondad.

Practicándolo de esta manera, se convierte en un auténtico masaje terapéutico, tanto para el que lo recibe como para el que lo da.

La teoría del Masaje Thai está basada en la creencia de que el prana, o lom en tailandés, ( energía) fluye a través del cuerpo por una red de canales ( similar a los nadis del Ayurveda o lo meridianos de la Medicina China), en Tailandia se los conoce como Líneas Sen. A través de la estimulación y el equilibrio del prana, se crea un profundo sentimiento de relajación, vitalidad y de renovación. Con ello se trata de reequilibrar todo el organismo, consiguiéndose resultados a nivel tanto físico, energético, como emocionalmente.

Para favorecer la salud y la vitalidad, es esencial permitir que esta energía fluya libre por el cuerpo. Cuando la energía se bloquea aparece la enfermedad, pudiéndose manifestar tanto física como emocionalmente.

El propósito del masaje Thai es liberar los bloqueos y permitir que la energía fluya libremente por los canales energéticos (líneas Sen).

Para ello, a través de la líneas Sen, se va peinando todo el cuerpo, boca arriba, de lado, boca abajo, sentado…buscando y deshaciendo cualquier tensión que vallamos encontrando. Las contracturas que se encuentran a lo largo del cuerpo se consideran atascos energéticos que impiden el correcto fluir de la energía por el organismo

Trabajando el cuerpo físico y energético, se consiguen unos profundos efectos terapéuticos que ayudan a liberar dolencias tan comunes como dolores lumbares, artrosis, jaquecas, migrañas, problemas digestivos, desajustes menstruales y menopáusico, estrés…, a la vez que produce una intensa sensación de relajación que ayuda a la gente a solucionar o llevar mejor sus problemas emocionales.

Es un masaje muy dinámico, que produce una profunda relajación y que permite al cuerpo y la mente conseguir un equilibrio natural.

Al igual que con la práctica de Yoga, favorece la circulación sanguínea y linfática, los órganos internos son estimulados, favorece el sistema inmunológico, reequilibra el sistema endocrino y favorece la expulsión de toxinas del organismo.

Además, la gran variedad de estiramientos favorece la movilidad articular y la flexibilidad.

La técnica siempre respeta los limites de cada persona, por lo cual es indicado para todo tipo de individuos, desde los más elásticos a los más rígidos.

Los estiramientos y el trabajo sobre los canales energéticos, es importante para ayudara a liberar la musculatura, para hacerla más flexible y menos propensa a sufrir lesiones, a la vez que aumentamos el rango de movimiento articular.

Los estiramientos también aumentan la densidad capilar, por lo que ayudan a evitar la isquemia y a liberar el acido láctico (culpable del conocido dolor de la agujetas).

Los estiramientos en el Masaje Thai liberan endorfinas, lo que favorece la respuesta de relajación de nuestro organismo.

Como el Masaje Thai siempre a estado estrechamente relacionado con la tradición india de Yoga, habitualmente se le llama Thai Yoga Massage.

Muchos de los estiramientos que se realizan en el Masaje está inspirados en Asanas (posturas) de Yoga. Flexiones, extensiones, la cobra, torsiones de la columna, postura de loto…son usadas dentro del masaje thai.

Con estos estiramientos inspirados en las Asanas de Yoga, los pacientes del Masaje Thai adquieren fácilmente una buena flexibilidad y una relajación muy profunda en cada postura.

Es como una fusión de danza y Yoga, donde el terapeuta también gana flexibilidad mientras va realizando su trabajo.

El masajista es fundamental que tenga un mínimo de elasticidad, si no, le costará mucho realizar los cambios de posturas de una manera fluida, por lo que se recomienda también a los masajistas que practique algún tipo de Yoga de manera habitual.

Las secuencias de Ashtanga Yoga son muy efectivas. Aprender este tipo de yoga (aunque cualquier otro estilo de Yoga también resulta muy interesante) ayuda a mejorar el fluir y el ritmo a la hora de aplicar el masaje.

El estiramiento regular, como el de Yoga Iyengar ayuda a los masajistas a sentir en ellos mismos el grado de estiramiento necesario y su umbral de dolor, lo cual te ayuda a tener más empatía a la hora de aplicar el masaje y los estiramientos a otras personas.

También conocido como Yoga para Vagos, los tratamientos de Masaje Thai son algo más que Yoga pasivo tienen más ingredientes que el trabajo con yoga, ya que se combinan con técnicas de masaje y acupresión, lo que la convierte en un arte único de terapia

Los numerosos estiramientos liberan la tensión acumulada en el cuerpo, aumenta la flexibilidad, relaja las tensiones musculares, moviliza y abre las articulaciones, permitiendo que la energía fluya libremente por el cuerpo.

La presión y los estiramientos se deben adecuar al físico y las necesidades de cada paciente.

El masajista aprende a sentir hasta donde debe estirar al paciente. Esto de hecho es un arte, trabajando despacio con conciencia ayuda al masajista a sentir el punto de resistencia y máximo estiramiento al que debe llevar al paciente.

Es muy importante no forzar excesivamente los estiramientos, ya que podrían dañar o aumentar las tensiones de nuestro paciente.

Resulta esencial que el Masajista haya recibido una correcta formación, para de esta manera poder aplicar eficazmente el masaje sin riesgos de lesiones tanto para el paciente como para el propio masajista.

Se trata de un continuo fluir de técnicas, llevadas a cabo con un ritmo lento y con una atención plena en lo que hacemos. Se trata de una Meditación activa.

Los estiramientos de yoga tiene efectos sobre todo el cuerpo, liberando tensión tanto profunda como superficialmente, y reeducando el cuerpo de nuestro paciente, haciendo que de manera inconsciente retome una correcta postura corporal.

El resultado es una apertura corporal, que deja una sensación de relajación a la vez de plenitud de energía.

En el masaje Thai, se le da mucha importancia a tomar conciencia corporal al masajista, lo cual ayuda al terapeuta a evitar sufrir la típicas lesiones que suelen padecer casi todos los masajistas.

Como el masaje se centra en el bienestar de tanto el paciente como del terapeuta, siempre se busca la comodidad, las buenas posturas y el confort tanto del que da como del que recibe. Si el que da no se encuentra bien, difícilmente el que recibe podrá recibir un buen trabajo.

El cuidado de nuestras posturas como masajistas está sumamente integrado en el masaje, junto con la idea de crear una sesión suave y fluida, provocando que el pase de una postura a otra se convierta en una danza entre paciente y masajista, evitando posturas, posiciones y movimientos que puedan dañar tanto al que da como la que recibe.

Los movimientos fluidos, el uso de nuestro peso corporal y no de nuestra fuerza y nuestras buenas posturas hacen que no surja dolor articular o lesiones.

De esta manera el masaje Thai respeta los ritmos naturales del cuerpo, tanto internos como externos.

El Masaje Thai es considerado como un tipo de meditación, con resultados maravillosos tanto para el masajista como para el paciente.

Es importante no olvidar este enfoque del masaje, y tener siempre presente sus orígenes, pues sus resultados son infinitamente mejores si se aplica de esta manera.

Eduardo Velasco

Escuela Española de Masaje

Tradicional Tailandes

www.mthai.es