El dolor es el lenguaje que utiliza nuestro cuerpomente para decirnos que algo en nosotros no funciona adecuadamente.

La mayoría de los occidentales solemos pararnos a meditar sobre lo que estamos haciendo con nuestra vida en los períodos en que la enfermedad nos habla a través del dolor. Me gustaría explicarte en este artículo cuales son los principales factores que dan lugar al dolor de espalda desde el punto de vista global de la Osteopatía.

El dolor vertebral o nervioso no es en sí una amenaza, sino una señal de atención que nunca hay que dejar de lado o tratarlo de forma sintomática. Tomar analgésicos o antiinflamatorios puede aliviar, pero no resuelve el origen del problema.

El dolor que se transmite al cerebro por los nervios sensitivos casi siempre es la consecuencia de la irritación o comprensión de un nervio por una causa mecánica o psicosomática.

1.- LA DEGENERACION ARTICULAR CRONICA

Suele ser la causa principal del dolor crónico de espalda, en especial en la población adulta y de tercera edad. Las mujeres están más predispuestas, debido a un sistema hormonal más sensible.

Esta patología se instala de manera progresiva sobre todo a partir de la menopausia y andropausia, lo cual nos indica que tarda años en manifestarse.

Las pruebas de imagen como radiografías, resonancias etc., no detectan muy bien sus comienzos; son los dolores “inexplicables” los que nos darán las pistas. Esta afección se caracteriza por un deterioro degenerativo del cartílago y los tejidos óseos articulares, acompañados de un derrame articular (sinovial). Suele afectar en mayor medida a las cervicales medias (C4, C5,C6) dorsales medias (D4,D7) y la unión lumbosacra (L5-S1, L4-L5).

El exceso de peso y transporte de cargas pesadas, los deportes de riesgo, el sedentarismo, etc, son sus principales aliados.

La función primordial del sistema óseo es sostener toda la estructura corporal. Atendiendo al plano emocional, a veces, esta degeneración articular o artrosis pone en juego la incapacidad de sostener lo que hasta entonces proporcionaba estructura a nuestra vida. El alivio y la mejora de la artrosis, es posible con Osteopatía, Reeducación Postural personalizada además de un cambio saludable en la alimentación y en el modo de enfocar la vida.

2.-EL ESTRÉS COTIDIANO

Todo el mundo tiene una ligera noción de lo que es, pero muy pocos saben como llega a afectar al aparato musculo-esquelético. El estrés se puede considerar una agresión psicológica, que utiliza el sistema nervioso como vía para causar trastornos, ya sean agudos o crónicos, sobre nuestra columna vertebral y los músculos que la rodean, dando lugar más tarde a los conocidos bloqueos vertebrales o “pinzamientos ” nerviosos.

El estrés va a crear disfunciones en el sistema nervioso autónomo, aquel que controla el funcionamiento de las vísceras y órganos, de aquí las alteraciones en el aparato respiratorio (asma, ansiedad…), digestivo (colon irritable…), nervioso (insomnio…) etc.

La Osteopatía puede ayudar a devolver el equilibrio a estas alteraciones del Sistema Nervioso. La Terapia Craneosacral ayuda muy eficazmente en alteraciones nerviosas como el insomnio.

3.- LOS DOLORES REFLEJOS

Cada órgano del cuerpo posee su proyección vertebral, es decir su estimulación nerviosa depende de una determinada vértebra. Esto da lugar a que existan disfunciones que responden a patologías viscerales (riñón, pulmón, estómago, colon…) siendo la causa de dolores proyectados sobretodo en la zona dorsal de la columna cuyos síntomas son: contracturas reflejas, sensaciones anormales a nivel cutáneo, dermalgias, con un recorrido de adelante hacia atrás del tronco.

Por ejemplo existen congestiones hepáticas que se van a reflejar como una disfunción en las vértebras dorsales D8,D9,D10, en la zona derecha. A veces un simple espasmo de la vesícula biliar también se va a ver reflejado en esta zona.

Cada vértebra tiene también su correspondencia emocional, por ejemplo D8= hígado, a veces está relacionado con carencias, sobretodo de tipo material, que dejan una sensación de abandono, de sentirse víctima por no tener los suficiente como para seguir viviendo.

4.- CAUSAS TRAUMATICAS FISICAS

Por el hecho de vivir nuestro cuerpo está sometido a eventualidades que en muchas circunstancias no podemos evitar o nos es difícil. Nuestra estructura corporal está sometida al vaivén de las agresiones físicas.

Entre las causas traumáticas más agresivas tenemos: accidentes de circulación (latigazo cervical), accidentes caseros y deportivos, nacimientos difíciles, caídas sobre glúteos o de espaldas, falsos movimientos ( tropezones , mal apoyo al bajar un falso escalón…)

Otro tipo de agresiones físicas son los gestos repetidos con materiales mal adaptados (asiento del coche mal ajustado, las camas muy rígidas o defectuosas), portar cargas muy pesadas sobre un solo brazo, etc…

Todas estas agresiones van a ser la causa de que en ciertas ocasiones el sistema musculo-esquelético se agote dando lugar a disfunciones vertebrales (ejemplo: hernia discal).

Los traumatismo aunque se hayan producido hace meses, incluso años, suelen crear síntomas a la larga sobre nuestra columna vertebral. Por ejemplo existen dolores cervicales que aparecen meses después de un accidente de coche.

5.- Otro factor a tener en cuenta son los DESORDENES O DESAJUSTES DE LA POSTURA

La falta de un buen equilibrio postural, es decir la incorrecta alineación vertebral de la espalda, restará eficacia al funcionamiento de nuestros órganos y vísceras, instalando a largo plazo la enfermedad.

Los principales desequilibrios posturales vienen dados por la alteración de las curvas de la espalda ( por ejemplo la gibosidad) , el exceso de inclinación de la pelvis, los pies planos o cavos, la posición de la cabeza que vence hacia delante, desigualdades en la cintura escapular ( un hombro más alto que otro, etc.).

La postura a nivel emocional refleja en muchas ocasiones nuestro estado de ánimo, tan solo tienes que observar cual es tu postura cuando te sientes abatido por una mala noticia o exultante por una maravillosa y alegre.

Cuando los sucesos diarios de nuestra vida que no podemos solucionar a corto plazo se van acumulando, nuestro cuerpo también va acumulando tensiones que muchas veces se reflejan en la postura.

De aquí que sea necesario un tratamiento general Osteopático a corto plazo, seguido de un plan específico de Reeducación Postural.

6.- Otro factor clave es LA GESTACION Y EL PARTO.

Ya que en este período tienen lugar cambios muy importantes a nivel corporal que afectan a la estructura de la columna vertebral y la pelvis, generando cambios visibles como son un exceso de curva en la base de la columna, que produce una compresión extra del último disco intervertebral y su par nervioso correspondiente. De aquí la aparición de disfunciones nerviosas como la ciática o musculares como la lumbalgia. También pueden aparecer ciáticas por compresiones vasculares de la pelvis debido al peso del bebé. Todas las mujeres que hayan sufrido problemas de espalda baja anterior al embarazo tendrían que tomar precauciones.

El embarazo es una fase de la vida en que hay una metamorfosis no solo del cuerpo sino también de la personalidad, que afecta a la expresión emocional de cómo se viven las cosas, la vida. De aquí que la Osteopatía Craneosacral ayude de manera efectiva .

El parto puede traer consecuencias en la estructura pélvica debido a las tensiones que se producen en la pelvis en el momento del nacimiento. La articulación sacroilíaca y el coxis pueden verse sometidas a disfunciones.

Esto hará necesario un chequeo Osteópatico post-parto para prevenir desequilibrios pélvicos que puedan ocasionar problemas más tarde en la espalda baja o en posteriores embarazos. La famosa depresión post-parto a veces puede estar vinculada a desórdenes pélvicos.

Estos factores son, a mi juicio y experiencia profesional durante 16 años, los más determinantes en las disfunciones de la columna vertebral.

Como señalé anteriormente nuestro cuerpo-mente se expresa a través del dolor, pero lo que haces con ello, como lo manejas, la respuesta ante tu malestar, depende única y absolutamente de ti. Enfrentar el dolor es un acto de valentía y de sensatez.

“La acción, ponerse en marcha, es el primer paso hacia la curación”.

Eutiquiano Endje

www.cuerpozen.com