El taoísmo no es una religión o una filosofía más. Es una actitud mental. Es algo transversal, y por eso se puede ser taoísta cristiano, taoísta ateo o taoísta musulmán. Por eso uno es taoísta como es rubio o moreno, o alto o bajo, sin proponérselo, y sin mérito alguno.

Claro que al igual que en las rubias, también hay taoístas de bote.

Sabías que…

Según el famoso historiador italiano Carlo Cipolla, en su libro “Allegro ma non tropo”, hay cuatro categorías morales de personas:

* Los buenos o sabios, cuyas acciones logran ventajas para sí mismo y también para los demás.

* Los incautos, que pretendiendo obtener ventajas para sí mismos, lo único que consiguen es proporcionársela a otros.

* Los malos, que obtienen beneficios a costa del daño de otros.

* Los estúpidos, ya pretendiendo ser buenos o malos, lo único que consiguen es perjuicios para sí y para todos los demás.

Isidoro García

Director Revista Quitapesares