Nací sin tierra bajo los pies, cuatro abuelos de cuatro países, nací en otro y me crié en otro, en una familia llena de dolor y muy pintoresca, rodeada de gente famosa. Desde muy pequeña, he tenido una vida muy intensa, siendo una privilegiada de estar en continuo movimiento cambiando de países en un tiempo donde no existía la masificación de hoy cambiando trabajos, amigos, mutando todo el rato de piel; esto y una búsqueda incesante, han ido educando mi mirada, mi don, me he ido llenando de registros y herramientas para poder ayudar.

Al final lo único común a todos los seres humanos y lo único que tu mente busca todo el día es la felicidad, facilidad y amor, entre ese fin y nosotros existen un montón de programas, memorias, karma, emociones y cosas invisibles a nuestros ojos, que impiden lograrlo, muchas de ellas ancladas en nuestro subconsciente y en cuerpos sutiles lo cual nos impide verlos, alcanzarlos y solucionarlos. ¿Has mirado tu vida?, ¿Has mirado la del otro? Sin que atienda a ninguna lógica, a ningún azar extraño, en las familias vemos repeticiones negativas; en relaciones amorosas, laborales y enfermedades, parecemos ratas de laboratorio dando vueltas en la rueda, donde todo esfuerzo por no caer de nuevo en el mismo agujero, parece en vano.

Los métodos de sanación y curación cuántica, no nacen de unos estudios profundos, ni de años de investigación, aunque estén en ellos, en mi caso y en el caso de la mayoría de sanadores que he encontrado en mi vida, no era algo que buscáramos, nace de ir hasta el final de uno mismo, de mi afán para sanar mi dolor profundo, aun en los momentos más difíciles algo dentro de mi me decía que la vida podía ser plena. Después de años de meditaciones, técnicas y tras la catarsis producida por una meningitis, que sané con la colaboración de un sanador cuántico, descubrí que yo era sanadora, que podía sentir el dolor de la gente y detectar la raíz el origen de sus problemas, sentir y percibir al otro. Con los chamanes principalmente amazónicos y con diversos maestros he ido ampliando mi capacidad de hacer conexiones telepáticas y encontrar la salud de todos los cuerpos sutiles de las personas.

Hace años tenía una empresa de piedras y me sentía hipnotizada tanto por la vibración de las piedras, así como por la de la tierra y su belleza. No podía ya continuar con la vida que tenía. Me sentía totalmente al servicio de la gente, y los pacientes hicieron que cambiara de vida. Me encontré de la noche a la mañana practicando un método cuántico propio fruto de la amalgama de todo lo aprendido con varios éxitos y mucho trabajo. El método estaba tomando forma y fuerza pero era aún un bebé, y me dediqué a aprender y experimentar todo aquello que lo mejorara; Biodescodificación, constelaciones, trabajos chamánicos dirigidos a la sanación de nuestro clan, de nuestro árbol genealógico, cualquier cosa que fuera útil y eficaz para sanar al otro lo sumaba a mí, por amor a mis ancestros y descubriendo, sanando dolores.

Todos los que nos dedicamos a sanar, trabajamos desde el amor, codificando el dolor, sea físico, mental o emocional, localizar el origen de ese sufrimiento, ver si esta en nuestro cuerpo sutil, en el árbol genealógico o en traumas vividos en la vida presente, nuestro objetivo es aliviar el sufrimiento y dar consciencia a la gente, somos totalmente ignorantes del poder personal que poseemos, de los milagros que en nuestra vida podemos obrar.

Mi camino acabó por tomar forma con la cuántica China asistiendo a los seminarios del Dr. Yuen Kam al cual invité a Madrid y trabajamos mano a mano durante semanas. También profundicé más en la selva con el chamanismo amazónico que siempre había estado presente en mi vida, conectando aún más con la naturaleza conociendo la selva desde muy pequeña, el sufismo la respiración, la meditación y diferentes técnicas que ayudan a liberar Karma. Tenemos que darnos cuenta que nuestros problemas nacen de estar desconectados de nosotros, de la vida, de nuestra respiración, de nuestro equilibrio: hemos perdido esto y ahora mismo para los que trabajamos en la sanación, nuestro objetivo claro es re-conectar a la gente, ayudar a recuperar el equilibrio necesario para seguir creciendo. El resto es muy fácil una vez uno reconoce su esencia y belleza y la vive.

Cualquiera que acuda a una sanación cuántica de las muchas técnicas que hoy en día aparecen, debe acudir con ganas de sanarse él, y entender que no es trabajo hecho que está por hacer y que cada uno tiene el suyo. Has de tener sed de vivir en abundancia, que no deja de ser tener cada día lo que necesitamos. Tenemos que abandonar totalmente el paradigma de que estamos aquí para sufrir y que lograrlo ha de ser difícil y lleno de voluntad y trabajo. Has de tener dentro la semilla de que “esto tiene que ser más fácil”. El objetivo final puede ser sanar a otros, tener un nuevo método, técnica o ayuda, para sanar a sus pacientes, clientes, familiares o amigos, pero lo esencial es armonizarse, sanarse primero uno. Ahora mismo encontrarás profesionales de la salud, sanitarios y parasanitarios, practicando enseñanzas similares, muchos en secreto, lo cual es una pena; el nuevo paradigma está aquí pero aun no es visible.

Con esta técnica vamos sintiendo correcciones dentro de nosotros y aprendemos a conectar con la vibración ordenada, armoniosa, feliz, reconectando con su intuición y con el don innato que tenemos todos. Hay gente que le es más fácil, casi instantáneo y otros necesitan más prácticas, pero siempre se van con algo cambiado.

El fin de la sanación cuántica es aprender a sentir con otros sentidos ocultos, conectar realmente con nuestra respiración, limpiar karma, expandir una nueva forma de medicina y orden que necesitamos, abrirnos ante nuestro potencial y reprogramarnos.

El que acuda aquí primero ha de sanarse y entender qué es el orden de las partículas subatómicas, que dentro de nosotros viven 250 millones de vibraciones que ordenar y armonizar. No son tan importantes las catarsis que suceden durante y después de las sanaciones, lo importante son los cambios interiores y exteriores que se sienten.

Claudia Thurne
Creadora del Método Thurne
www.metodothurne.com