La mente no es algo visible o tangible. Su existencia no puede verse en ningún sitio, su magnitud no puede medirse, no requiere de un espacio para existir. La mente está formada de materia sutil de diversos grados de densidad y con distintos tipos de vibración.
Al igual que un oficinista trabaja solo en una habitación con las puertas cerradas, así también la mente ocupada trabaja sola en un sueño cerrando todas las puertas a los sentidos. La mente es un poder nacido del alma.

¿Qué es la mente?

La mente nos es más que un manojo de pensamientos. De todos ellos, el del “yo” es el pensamiento raíz. Por lo tanto, la mente es sólo el pensamiento “yo”.
La mente no es sino una colección de impresiones. No es más que un manojo de hábitos, una colección de deseos que surgen del contacto con diferentes objetos. También es una colección de sentimientos provocados por las preocupaciones que se generan en el mundo en que vivimos. Un conjunto de ideas recogidas de diferentes objetos. Ahora bien, estos deseos, ideas y sentimientos cambian constantemente.

Algunos de los viejos deseos salen constantemente del almacén de la mente y otros nuevos los sustituyen.

¿Dónde se encuentra?

En el estado de vigilia el asiento de la mente es el cerebro, en el estado de sueño el asiento de la mente es el cerebelo y en el estado de sueño profundo se encuentra en el corazón.

¿De qué se compone?

La mente es material, se compone de materia sutil. Esta distinción se hace sobre el principio de que el alma es la única fuente de inteligencia, es evidente por sí misma y brilla con luz propia.
La mente se forma a partir de la porción más sutil de los alimentos. Así como el cuerpo físico está compuesto de materia sólida, líquida y gaseosa, también la mente se compone de una materia sutil de varios grados de densidad con diversos grados de vibración.

Se podría comparar con el agua, porque al igual que ésta existe en cuatro estados:

Estado causal, en la forma de hidrógeno y oxígeno.

Estado sutil, en la forma de agua.

Estado denso, en la forma de hielo.

Estado gaseoso, en la forma de vapor.

Igualmente, la mente se encuentra en un estado sutil cuando funciona durante el estado de sueño, se encuentra en un estado causal cuando se involucra en su causa, se sume en la ignorancia durante el sueño profundo y se evapora como el gas cuando se funde o disuelve en Samadhi, estado de supraconciencia.

El mundo, una proyección de la mente

La mente siempre se adhiere a algún objeto. No puede sostenerse por sí misma. Es sólo esta mente la que se afirma como “yo” en este cuerpo.
Lo que percibimos a nuestro alrededor es sólo mente en forma de sustancia. La mente crea, la mente destruye.
Toda la experiencia de la dualidad, compuesta por quien percibe y lo percibido, es una pura imaginación. No existe ningún mundo separado de la mente. Al destruirse ésta, se destruye todo.

La actividad mental es la causa de toda apariencia.
Debido a la ignorancia o a la ilusión de la mente, ves objetos, árboles, etc., y los sientes como separados de ti y reales.
En tanto que exista la mente, existirán todas estas distinciones de lo grande y lo pequeño, lo alto y lo bajo, lo superior y lo inferior, lo bueno y lo malo, etc. La verdad más elevada es aquella en la que no existe relatividad alguna.
Si puedes trascender la mente por medio de una meditación constante y profunda en el Ser Interno, serás capaz de alcanzar el estado que se halla más allá de los pares de opuestos y en el que yacen la paz suprema y el conocimiento más elevado.

La mente subconsciente

Si una idea es plantada en la mente, crece en la noche a través de la mente subconsciente. Ésta nunca descansa y trabaja vigorosamente a lo largo de las veinticuatro horas. Quienes saben manipular su subconsciente pueden realizar un enorme trabajo mental. Todos los genios tienen control sobre su mente subconsciente. Debes entender la forma de extraer provecho de esta, porque es una maravillosa fábrica mental subterránea.

La mente es la fuerza más grande de esta tierra. Quien haya controlado su mente estará lleno de poderes y podrá llevar a todas las mentes bajo su influencia.

El poder de la mente

Cualquier acción que se lleva a cabo por el cuerpo físico es el resultado de una idea preconcebida. La mente piensa, hace planes y los proyecta. Entonces la acción se manifiesta. Quién inventó el reloj, en un principio tenía todas las ideas en su mente, más tarde materializó estas ideas en una realidad.
Algunas enfermedades podrían ser curadas por la sanación psíquica. Son sorprendentes y admirables los maravillosos y misteriosos poderes de la mente del ser humano, pero la fuente, el hogar o apoyo de esta mente misteriosa es el Ser Interior.

Los pensamientos son mente

Si todos los pensamientos son eliminados. Entonces no queda nada que podamos llamar mente. Así que los pensamientos son la mente. Una vez más, no existe un mundo independiente y aparte de los pensamientos. Sin embargo, dos pensamientos no pueden existir a un mismo tiempo, aunque estén estrechamente relacionados entre sí.

Una chispa de luz presenta la apariencia de un círculo continuo de luz si se la gira rápidamente. Así, aunque la mente sólo puede atender a una cosa a la vez, bien sea oír u oler y aunque puede admitir sólo una clase de sensación a la vez, nos lleva a creer que hace varias acciones al mismo tiempo, porque se mueve de un objeto a otro con una velocidad tremenda, tan rápidamente que su atención y percepción sucesivas aparecen como una actividad simultánea.

10 claves para entender tu mente

– La mente se convierte en aquello en lo que habita.

– Mantén tu mente ocupada en pensamientos positivos, y tu vida se llenará de felicidad.

– Cada vez que a tu mente se asome un pensamiento negativo. Aplica el método del pensamiento opuesto.

– Durante el sueño profundo la mente se revitaliza, y nos llenamos de paz refrescante y vigor. Trata de dormir las horas necesarias para garantizar el sueño profundo.

– Recuerda que las cosas que percibimos a nuestro alrededor son sólo mente con la forma de sustancia.

– La mente crea, la mente destruye.

– La mente es la fuerza más grande en esta
tierra.

– Quién controla su mente, se llenará de poder.

– La meditación es el camino para su control.

– Domina tu mente y serás el creador de tu propia vida.

Swami Sivananda

Colaboración del Centro Internacional de Yoga Sivananda Vedanta de Madrid

www.sivananda.org/madrid