La Primavera es la estación de los poetas optimistas, un precioso haiku japonés -escrito por Issa- la define en su más profunda esencia y dice así:

La Primavera vuelve:
Después de una locura,
otra locura.

Después de un invierno frío, la fuerza expansiva del Yin empuja dando el influjo creciente a la estación de Primavera, y de ella surge la madera tan decidida como fuerte y flexible, abriéndose camino como el viento que la cimbrea en la estación más ventosa del año.

La madera, dejando el invierno atrás, surge del nacimiento de sus tallos, reventando las yemas y llenando de pétalos coloridos las ramas desnudas de los árboles.

Los primeros rayos de sol calientan los troncos despertando a los animales invernados, animando el desarrollo y la expansión de la flora en la conquista de todos los espacios vacíos del frío invierno; con ella llega la excitación de las especies, que danzan cada ciclo a su alrededor.

La vida y la libertad van de la mano en este proceso de la creación, lo mismo que el Chi (energía vital) y la sangre que necesitan fluir suaves y libres por el cuerpo. Al igual en la Naturaleza, la Primavera necesita que la vida inunde los bosques y los campos con un resurgimiento continuo cada año. La interrupción de su actividad, sería fatal. Es por eso que la Naturaleza necesita lugares y libertad para expandirse, lo mismo que el Hígado necesita tener el Chi en movimiento continuo.

Las personas vinculadas al elemento madera, tienen que vivir en libertad absoluta, necesitan explorar, innovar, sentirse libres y estar en movimiento constante. Son los pioneros que empujan los cambios de la vida; aventureros, les atrae vencer la adversidad. Al igual que las plantas son adaptables, pero necesitan ser independientes, no les importa emprender solos la marcha para descubrir nuevos horizontes. Tienen la fuerza necesaria para cualquier actividad, por ello están deseando crear ya sea un negocio o una obra de arte, lo suyo es dar nuevas formas a la vida y siempre estarán dispuestos a probar lo desconocido, su fuerza y su poder es tan misterioso como el secreto de la vida.

La madera ayuda a la tierra a que no se quede estancada y al metal a que no se quede vacío y sofocado.

Es la estación del movimiento continuo, como dice el haiku, una locura tras de otra. Lo mismo que el Hígado controla el movimiento y la presión regulando los flujos del Chi, la Naturaleza desarrolla su potencial de vida canalizando la fuerza creadora y el movimiento continuo.

Las personas madera, necesitan moverse, dar salida a sus emociones y sus líquidos de manera que nunca queden estancados, así no sufrirán de presión alta, contracciones musculares o inestabilidad emocional, porque cuando el Chi de Hígado se bloquea, o disminuye, la sangre, no puede nutrir el corazón, ni los músculos, y aparecerán problemas de insomnio, ansiedad, fotofobia, hiperactividad, fatiga, visión borrosa, rampas o temblores.

En estas interrupciones del Chi, el Hígado también puede sufrir de exceso, inflamándose y produciendo dolores de cabeza, estallidos emocionales ruidosos, comer a toda prisa, hacer ejercicio de forma inconstante, fuerte olor corporal, obstinación, negligencia, intolerancia y necesitan sedarse para estar tranquilos.

Cuando el Chi de Hígado está deficitario, se sufre de indecisión, irritabilidad, desasosiego, agobio, tensión, cansancio.

En las dos alteraciones, el Hígado es incapaz de mantener las emociones y la ecuanimidad en la mente, y se puede sentir emociones muy fuertes como rabia, enfado, agresividad, resentimiento, que aún bloquearán más la energía de Hígado generándose un círculo vicioso de destrucción.

En cuanto a su parte física, el Hígado tiene la función de repartir la sangre al resto de los órganos, tejidos y meridianos; el libre fluido del Chi es primordial para que Bazo y Estómago puedan cumplir sus funciones digestivas, transformación y transporte y así llegue la sangre a los tendones para que no existan problemas articulares, musculares y de locomoción, y permita, en el caso de las mujeres, que los ciclos de la menstruación bajen de forma natural sin problemas y gocen de armonía y bienestar emocional. Los ojos son su apertura al exterior y todos sus desórdenes tienen relación directa con su correcto funcionamiento, si la sangre es suficiente la visión será suficiente y si es escasa la visión será borrosa, habrá picor y sequedad ocular.

El alma del Hígado o la madera, según la filosofía china, es el Hun, es sutil, inmaterial, Yang. Los occidentales podemos traducirlo como el Ego y representa la vitalidad espiritual o alma etérica; es lo que tenemos que observar y controlar, también lo que anima la vida del Ser asociado al Cielo, cuando el cuerpo muere regresa al mundo sutil de las energía inmateriales.

En el aspecto material, más denso, está el Po -condición Yin que esta ligado al cuerpo físico- Representa la vitalidad orgánica (alma corpórea) y depende del Pulmón. Anima la vida psíquica del hombre asociada a la tierra, y cuando llega la muerte regresa a ella. Se asocia a la inactividad, al frío, la tierra y al Yin.

Ambos Hun y Po son complementarios. El Hun nos da la capacidad de visión, de soñar, imaginar crear, planificar, es por eso que personas con falta de sangre de Hígado les falta la dirección en la vida, y vagan sin rumbo en el espacio.

Para desbloquear la energía del elemento madera, la infusión de menta es muy beneficiosa. Hay otras hierbas, así como platos especiales para cada desorden de Hígado. Además, la Acupuntura puede promover el funcionamiento eficaz de sus órganos internos, modulando el movimiento del Chi y la sangre.

La otra forma de desbloquear hace necesario, cada día, el gozar, bailar, expresarse, fluir, crear, pasear, realizar cualquier actividad lúdica, todo menos quedarse estancado. Es un buen momento en esta época del año para emprender nuevos proyectos, planes, cosas que den más sentido a nuestra vida, esto nos hará sentir mejor cada día, y además, es recomendable alguna terapia o apoyo psicológico para aprender a manejar y transformar las emociones, así como hacer ejercicio: Taichi, Chikung, Baile, estiramientos etc… o simplemente cuidar el jardín o estar en contacto con las plantas y, si es necesario, llorar en la intimidad, que también disuelve el estancamiento de Hígado. Si se medita, lo mejor una meditación en movimiento, nunca estática.

En cuanto a la Alimentación, se tiene que evitar el alcohol – puede en su lugar, tomarse una cerveza de trigo que refresca el Hígado, pero no en grandes cantidades-, también tener cuidado y no usar los alimentos picantes, ácidos y calientes como la cayena, pimienta, ajo, chilli, jengibre etc. ya que dañan la energía de Hígado, ni los alimentos grasos, drogas, medicamentos o azúcar.

Hay muchos alimentos beneficiosos indicados, entre ellos, los vegetales dulces, neutros y frescos, y algunos templados, que se encuentran entre las verduras, y dependiendo del calor que acumule la persona, se podrá o no, consumir ciertas verduras, así como los alimentos amargos que aumentan la secreción biliar, mandan la energía hacia abajo y desbloquean el Hígado, y como principales, son aconsejables todas las verduras de hoja verde.

No obstante, siempre hay que pedir ser diagnosticado por un especialista, pues si hubiese simultáneamente al bloqueo del Chi de Hígado, escasez de sangre de Hígado o desarmonía de Bazo y Estomago, estas recomendaciones alimenticias se tendrían que variar en parte, como podría ser evitar los alimentos amargos y algunos templados porque disminuiría más la sangre.

EL Nei Ching explica de una manera simple y hermosa la interrelación de los cinco elementos. Dice así: “La Madera hace nacer el Fuego, el Fuego hace nacer la Tierra, La Tierra hace nacer el Metal, el Metal hace nacer el Agua y el Agua hace nacer la Madera.

La Madera pertenece al Este, la fuerza de la Primavera crea el Viento en el Cielo y la Madera sobre la Tierra; éstos crean el órgano del HIGADO y los MÚSCULOS del cuerpo, y los OJOS y el color VERDE, y el sabor AGRIO, la emoción IRA, y la habilidad para emitir el sonido del GRITO”.

Miguel Priego González
Consultor de Macrobiótica en La Biotika
(MTC Universidad de Yunan – Beijing: Acupuntura, diagnóstico por aplicación del IChing.
Consultor macrobiótica E. de Vida Rosa Casal)
www.labiotika.es