La escritura: Grafodiagnóstico y Grafoterapia

El hecho de aprender el lenguaje hablado y posteriormente el escrito, ha sido uno de los pasos más significativos en la evolución del ser humano. Más tarde la necesidad de conocer las profundidades de la mente, desemboca en el desarrollo de técnicas de estudio de la escritura.

La Grafología es una técnica muy antigua (Próspero Aldorisius 1611), que trata sobre el estudio de la escritura manuscrita, y su finalidad es conocer la personalidad, carácter y comportamiento que presenta el autor de dicha escritura. Durante cinco siglos, ha ido evolucionando, como lo hacen todas las ciencias y sin embargo, a día de hoy se la conoce como una pseudociencia, cuando la palabra en sí misma significa “ciencia que estudia la escritura”.

El Grafodiagnóstico (Jesús Morales 1980) estudia y analiza la escritura manuscrita, para relacionar el trazo con las funciones psiconeurofisiológicas de tipo consciente e inconsciente y el lugar en el papel donde se ubica cada trazo, para poder comprobar el estado de cada uno de los órganos corporales, las relaciones profesionales, personales y familiares, los diferentes períodos de la gestación, la predisposición académica y laboral, las alteraciones físicas, psíquicas y mentales, y en general al ser humano y su entorno de una forma integral.

grafoterapia media - Grafodiagnóstico y Grafoterapia

 

El Grafodiagnóstico, no es una mancia ni un arte adivinatorio, tampoco trabaja por grupos de escritura como la mayoría de los sistemas de grafología, simplemente observa y estudia, gracias a la utilización de conocimientos científicos, filosóficos y a trabajos de investigación y experimentación empírica, todos los reflejos motores y sensitivos que el ser humano manifiesta a través de los trazos, en aquellos lugares de la escritura donde se encuentran los diferentes órganos, aptitudes emocionales y los procesos cognitivos, aportando un minucioso y amplio diagnóstico; por lo que podemos considerar al Grafodiagnóstico como una ciencia aplicada.

La mente del ser humano, utiliza los sistemas nervioso y endocrino, como una vía para proyectar la escritura manuscrita y a la vez ésta influye, a través de ambos sistemas, en la mente humana.

El funcionamiento, dentro de su complejidad, es muy sencillo, el encéfalo, a través del sistema nervioso central (S.N.C.), recibe la información del estado funcional general del organismo, así mismo a través del S.N.C. y de las glándulas endocrinas, trata de corregir todas las disfunciones detectadas, no logrando siempre su objetivo y provocando lo que comúnmente se denomina enfermedad, esto puede ocurrir, tanto por los aprendizajes negativos recibidos del exterior, como por los malos pensamientos y sentimientos del interior del organismo.

La Grafoterapia tiene la capacidad de corregir las alteraciones psicosomáticas a través de su sistema de reflejos condicionados que, en forma de estímulos uniformes de origen externo, actúan durante un tiempo determinado, con el fin de abrir nuevos caminos neuronales que fijen, con carácter automático, el restablecimiento de las zonas encefálicas correspondientes a la inhibición o excitación de los diferentes estados psicosomáticos.

En algunas ocasiones, existe una resistencia inicial a la elaboración de un nuevo estereotipo (Grafoterapia), por la complejidad existente de estímulos de carácter interno que produce el propio individuo (fenotipo), una vez superada la resistencia inicial, estos estímulos quedan relegados a un segundo plano, ya que se adquiere un control de carácter inconsciente sobre la propia escritura, que deriva en un cambio de comportamiento psicosomático y por lo tanto, en el restablecimiento de la salud del individuo.

Los campos de aplicación y utilización del Grafodiagnóstico y su Grafoterapia, son todos los derivados de la salud física, mental y emocional, enseñanza, pedagogía, selección de personal, pensamiento profundo, metafísica, conocimiento, autocontrol, relaciones personales de pareja y matrimoniales, búsqueda de pareja, psicología, restablecimiento de la armonía familiar, conocimiento de las predisposiciones académicas y laborales, estudio de las obras pictóricas para conocer a sus creadores, capacidad de respuesta ante un estímulo aversivo, estudio del comportamiento y las relaciones humanas, peritaciones grafológicas a nivel judicial, criminología, diagnóstico y tratamiento terapéutico en general, motivación personal para manejar la vida de una forma equilibrada y satisfactoria, también como vía para el enriquecimiento del cuerpo, el alma y el espíritu y sobre todas aquellas cosas que nos produzcan placer, salud, equilibrio, armonía, bienestar y autoconocimiento.

En el dibujo gráfico, podemos observar algunos ejemplos de cómo se proyectan algunas de las diferentes alteraciones psicosomáticas a través de la escritura manuscrita.

 

Jesús D. Morales

Director del Centro de Grafoterapia y Medicinas Energéticas. Creador del Grafodiagnóstico y su Grafoterapia

centrodegrafoterapia.com