Para ser Terapeuta es necesario saber tres cosas importantes; la primera que cuando se habla de Terapias, es hablar de Salud, la segunda es que lo que aportamos los terapeutas es servicio, entrega, comprensión, compasión, humildad, y no juicio, y la tercera que hay que tener una gran formación profesional para ejercer.

Sabiendo estas tres cosas, podría parecer que ya lo tenemos todo para ser emprendedores en el mundo terapéutico. Aunque por supuesto, todo esto es necesario, hay algunas claves más que hay que tener en cuenta.

Cualquier terapeuta que trabaje por su cuenta, debe saber que estas claves son infalibles para tener éxito en su especialidad. Son claves para tener éxito como emprendedor y claves para tener éxito profesional y personal.

En mis 23 años de experiencia como Terapeuta Integral, he realizado a diario una consulta multidisciplinar y he ido aprendiendo que algunas de estas claves, son reglas de oro a seguir. Una de las más importantes para mí es: Aprender a estar conectada con el corazón y obtener fácilmente, las claves desde él.

En este artículo voy a dar algunas de esas claves, con el fin de que al lector que desee ser terapeuta, le resulte más fácil saber cómo lograrlo.

Pero antes, es muy importante saber que para utilizar y poner en práctica estas claves y herramientas es imprescindible: Mantener siempre un alto grado de pasión y de entusiasmo por el trabajo realizado, desarrollar la capacidad de empatizar con otra persona y lograr en todas las situaciones y momentos de la vida, estar enfocado en la meta y no perderla nunca de vista.

¿Qué puedo hacer para dedicarme a lo que quiero realmente?

¿Cómo puedo vivir de lo que me gusta, de lo que me apasiona?

¿Cuándo podré alcanzar mi sueño?

Estas son algunas de las preguntas que muchos profesionales del mundo de las terapias se hacen cuando los ingresos no llegan a ser suficientemente buenos como para que les permita vivir de la profesión elegida.

Hoy quiero decirte, que es posible ser terapeuta, vivir de ello y tener éxito. Lo único que hay que hacer es aprender a tener una mentalidad más emprendedora, y saber cómo integrar los conocimientos profesionales, con estrategias muy actuales e innovadoras.

Hay una creencia entre los profesionales del bienestar personal según la cual, vender está mal, y especialmente si ofreces ayuda a personas. Personalmente creo que los terapeutas no vendemos nada, lo que hacemos es dar servicios de bienestar, salud física, emocional y mental, apoyando siempre como terapeutas, psicólogos, amigos, guías, compañeros y mentores.

Si eres terapeuta o un profesional del mundo del desarrollo personal, y te sientes preocupado por la falta de ingresos, es preciso que antes de echarle la culpa a la «situación del país», te preguntes a ti mismo: ¿cuáles son las creencias que en este momento están limitando mi éxito profesional?

Siempre he creído en la frase de «cambiar yo para que cambie el mundo» y si realmente quieres dedicarte a ser un profesional de las terapias y ser un terapeuta integral, te invito a que te prepares constantemente de manera personal y profesional. En tu camino encontrarás muchas personas que necesiten de tu guía y ayuda, y la única manera de ayudar a otros, es tener las herramientas necesarias para reconocer tus propias capacidades, aptitudes y habilidades. Y así, por extensión, lograr que otros puedan hacer lo mismo.

También te invito a que saques el guía, el emprendedor, el terapeuta, el maestro, el alumno, el empresario y el soñador que llevas dentro… y que cada día te superes a ti mismo, para alcanzar tus sueños y tus metas.

¿Qué necesitas para tener éxito como terapeuta en tu consulta?

¿Por qué tantos buenos terapeutas no son capaces de afianzar su consulta?

¿Cuál es la clave para tener una consulta privada exitosa?

Cuando pensé por primera vez en ser terapeuta, mi visión era ayudar a miles de personas, quería contribuir en los cambios del sistema sanitario y en la salud de la sociedad. Me recreaba visualizando que influía en el bienestar de otros y soñaba con darle el reconocimiento que se merece a la Reflexología Podal Integral.

Siempre he tenido consulta privada, donde aplicaba una terapia multidisciplinar y después de varios años trabajando como docente, en diferentes escuelas naturistas, me di cuenta de que quería tener una escuela propia donde desarrollar mi propio método reflexológico. Fue entonces, cuando decidí abrir Ranvvai. Al principio pensé que era solo abrir la escuela y que el Universo me proveería de alumnos. Luego me di cuenta de lo que realmente implicaba llevar adelante un negocio yo sola: diseñar publicidad, elaborar material didáctico, organizar los cursos, y un largo etc.

Es cierto que el Universo se alineó para que los alumnos llegarán a mí, pero es igual de cierto, que yo puse todo mi empeño en que así fuera. Tuve que aprender a ser emprendedora y empresaria, y comprendí, lo que significa ser un terapeuta y un emprendedor que trabaja por su cuenta.

Aprendí a manejar temas de marketing, a usar las redes sociales, a tener la habilidad para crear una visión de negocio, a manejar las finanzas, a crear relaciones interpersonales con otros terapeutas, a sacar tiempo para escribir para contarles a otros mi experiencia, a volverme aún más disciplinada, si cabe, para compatibilizar mi parte de terapeuta y docente con la gestión empresarial. Trabajar por mi propia cuenta me llevó a hacerme muy consciente de que si no lo hago yo, nadie lo hará por mí.

Es por este motivo que a medida que avanzaba en mi proceso, descubrí que necesitaba una estrategia y que para ser una terapeuta y emprendedora exitosa necesitaba tener algunos pasos claros. Por eso he creado las «Las 7 E.T.E» (Estrategias Terapéuticas para un Emprendedor), porque creo firmemente que la experiencia es un grado y que al igual que ayudo a otros a solucionar problemas con la Terapia Multidisciplinar y formo profesionales en los cursos de Reflexoterapia Podal Integral, también puedo ayudar a que otros terapeutas puedan encontrar su proyección profesional en las terapias, porque os aseguro, que en el Universo hay para todos y es solo cuestión de saber alcanzar lo que éste nos ofrece.

Algunas de estas 7 E.T.E son:

ENFOCANDOTE: Este es el primer paso para definir el futuro. Ayuda a descubrir lo que está en nuestro interior y a proyectarlo al exterior. Esta E.T.E centra tu mente en aquello que quieres conseguir.

DESPROGRAMANDO PATRONES LIMITANTES: Ser emprendedor a veces da miedo, porque hay que arriesgarse. Este paso te ayudará a reconocer y superar los miedos, los pensamientos y las actitudes que te limitan para iniciar tu camino como emprendedor.

PROGRAMANDO TÚ FUTURO: La sociedad sigue necesitando terapeutas. Pero ser terapeuta requiere adaptarse a los tiempos, reinventar su terapia y su forma de practicarla y ofrecerla. Con esta E.T.E cultivas el futuro para recoger luego lo sembrado.

TÚ MARCA PERSONAL: Como terapeutas, nuestra empresa es la profesión, nuestro producto es nuestra técnica, nuestras habilidades, conocimientos, fortalezas y rasgos notables nos hacen únicos. Con esta estrategia, lograrás que tus clientes confíen en ti y se vuelvan incondicionales.

Imagínate despertando cada mañana sintiéndote entusiasmado porque sabes qué vas a hacer, exactamente lo que te gusta hacer.

Imagínate desarrollando un modelo de negocio que tenga un impacto positivo en la sociedad.

Imagínate que todo esto te proporciona libertad, éxito personal y profesional.

Aplicando las 7 E.T.E tu sueño se convertirá en una realidad.

¡Tú puedes conseguirlo!

El sueño, la pasión y el corazón, son fundamentales para lanzarte a conquistar tus metas.

Isabel Pérez Broncano

Reflexóloga – Autora del libro Reflexología Integral

Directora de Ranvvai Escuela de Reflexologías y Centro de Terapias Naturales

www.ranvvai.com