VÍAS NERVIOSAS Y REFLEXOLOGICAS AL SERVICIO DE LA SALUD

¿Sabes exactamente cómo funciona tu cuerpo? ¿Conoces para qué sirve tu sistema nervioso y la importancia que tiene en tu vida? ¿Sabes cómo puedes cuidar de él?

Como seres humanos, estamos formados por diferentes sistemas: linfático, endocrino, muscular, óseo, circulatorio, etc. Todos ellos son importantes para el buen funcionamiento y equilibrio de nuestra vida y aunque todos sean fundamentales, hay uno que es imprescindible conocer, cuidar y fortalecer: el Sistema Nervioso.

Éste sistema, tiene la misión de organizar, controlar y coordinar, todas las funciones y necesidades tanto del organismo como de sus sistemas. También nos avisa de cómo se encuentra nuestro cuerpo: si tenemos cansancio, dolor, fatiga, estrés, o molestias relacionadas con cualquier sistema, ya sea circulatorio, digestivo, muscular, respiratorio, etc. Esto ocurre porque todas las células son interdependientes de éste sistema y se ven afectadas en su conjunto.

Por si fuera poco, también es el encargado de guardar nuestros recuerdos, generar nuevos estímulos, controlar nuestros sentimientos y relacionarnos con nuestro mundo interior y exterior, utilizando nuestros órganos de los sentidos: los ojos, los oídos, la nariz, la lengua y la piel. A través de ellos nos hace saber lo que ocurre en nuestro entorno y nos ayuda a recordar o generar nuevas sensaciones.

Ahora que sabes esto, ¿puedes recordar si alguna vez te has ocupado realmente de cuidar tu Sistema Nervioso?
Hoy quiero enseñarte cómo a través de la Reflexoterapia Podal puedes cuidar, conocer y potenciar más tu cuerpo. Si eres amante del mundo de las terapias complementarias y quieres conocer más a fondo la Reflexoterapia Podal, es imprescindible que conozcas como funciona esta terapia y los grandes beneficios que realiza en el Sistema Nervioso.

Cómo funciona la Reflexoterapia Podal
La Reflexoterapia permite, de forma natural y sencilla, evaluar los desequilibrios del paciente y ayuda a restablecer la energía curativa natural del cuerpo. Por ésta razón alivia el estrés y la tensión, mejora la circulación sanguínea y linfática y favorece la circulación energética y la eliminación de toxinas del organismo.

El principio de la Reflexoterapia Podal es que los pies son los cimientos que soportan todo el peso de nuestra estructura corporal, son como las raíces de los arboles; conectan nuestro organismo con la tierra, con el universo, con nuestro mundo interior y exterior. Esto significa, que para la reflexoterapia según se encuentren los pies, así estará el resto de la persona.

Para esta terapia milenaria los pies son una réplica perfecta de todo nuestro ser ya que además de estar reflejados todos los órganos de nuestro cuerpo físico, también lo están nuestras emociones, nuestro campo energético y nuestro mundo espiritual. Gracias a ellos cada uno recorremos la vida de forma diferente, nos paramos a contemplar distintos horizontes y alcanzamos metas personales con los pasos que damos. Nuestros pies, por tener reflejado todo nuestro organismo, merecen un cuidado muy especial.

Importancia del Sistema Nervioso
Podríamos comparar al Sistema Nervioso con una centralita eléctrica que contiene una gran red de cableado distribuido por todo el organismo.

Para realizar todas sus funciones al mismo tiempo y de manera coordinada, éste sistema se divide en dos partes: Sistema Nervioso Central y Sistema Nervioso Periférico. El Central está formado principalmente por el encéfalo y la médula espinal y el Periférico por toda la ramificación de nervios espinales.

La médula espinal y el encéfalo tienen la tarea de recibir toda la información que llega a través de los diferentes impulsos que emiten los nervios al recibir información del interior y exterior del cuerpo. Al recibir esta información la procesan y transmiten la respuesta adecuada a la parte del organismo que así lo requiera.

Por ejemplo: si nos pinchamos o nos quemamos un dedo, el cuerpo reacciona inmediatamente. A través de los nervios se transmite una señal de dolor al Sistema nervioso central y este emite la información devuelta haciendo que retiremos el dedo de forma «automática» en cuestión de segundos.

¿Por qué es importante conocer esta información? Porque lo mismo ocurre cuando aplicamos la Reflexoterapia Podal. Al realizar la reflexoterapia de manera adecuada y aplicar todos sus beneficios en el paciente, es necesario conocer el funcionamiento y localización de éste sistema, no sólo en la planta de los pies, sino también dentro del cuerpo.

La manera de realizar reflexoterapia es aplicar digitopresiones en puntos concretos, de acuerdo al mapa holográfico representado en los pies. Cuando el terapeuta comienza a trabajar sobre los pies, envía impulsos nerviosos a la parte del cerebro llamada corteza cerebral, ésta envía el mensaje a la médula espinal y a través de ella llegan las órdenes al resto del organismo por medio de sus nervios periféricos, quedando sistema nervioso central, funciones orgánicas, y neurovegetativo, conectados.

Reflexológicamente hablando, al realizar una determinada presión sobre una zona del pie, podemos localizar tanto puntos de dolor como zonas con granulaciones u otras alteraciones.

Podríamos decir que el reflejo es la respuesta involuntaria o automática a un estímulo. Es la reacción refleja de un órgano, una glándula, de un músculo, que fueron activados a nivel reflejo por la corriente electro-magnética de los canales nerviosos. Cuando el Sistema Nervioso Central recibe este estímulo, ordena al cerebro segregar endorfinas que juegan un papel esencial en el proceso. Las endorfinas controlan el miedo, el dolor y el placer, por esta razón cuando se activan a través de la reflexoterapia producen en el paciente una profunda relajación, permitiendo que el organismo comience a restablecer de forma natural la corriente energética y sanguínea que estaba debilitada y producía alteraciones orgánicas, logrando así el equilibrio interno.

Los pies nos soportan y nos enraízan. Tienen infinidad de receptores, semejantes a las raíces de un árbol que nos permiten sentirnos estabilizados, bien conectados con la energía telúrica y bien nutridos energéticamente por ella. Nos permiten darnos cuenta de cómo estamos estabilizados en el espacio y en nuestro entorno, de cómo debe ajustarse el resto de nuestro cuerpo para caminar, correr o mantenerse estático. A través de nuestros pies, absorbemos energía de la tierra y también la descargamos.

Cada órgano tiene su manera de mostrarnos si está equilibrado o no, y el Sistema Nervioso Central, marca la forma para acceder al paciente y a todos sus sistemas. Como Reflexoterapeutas nos da pautas no solo de sus dolencias y malestares físicos, sino también de sus estados más profundos como miedos, angustias, procesos mentales, emocionales, etc.

Por eso, a la hora de tratar los pies del paciente, no solo es importante saber la teoría, sino también saber transmitir confianza y seguridad a la persona que tenemos delante.

Podemos ayudarle a darse cuenta de lo importante que es para su Sistema Nervioso llevar una alimentación sana y equilibrada, descansar un mínimo de 7 horas y establecer relaciones afectuosas y saludables con otras personas.

A lo largo de mis 23 años de experiencia, he constatado la capacidad de autosanación que tiene el organismo y me he sorprendido y asombrado de cómo se recupera a través de sus propias capacidades movilizando las zonas reflejas de sus órganos o sistemas, y puedo decir, que utilizar y aprender sobre Reflexoterapia Podal Integral es cuidar realmente de uno mismo en su totalidad.

Utilizar ésta técnica es darle al cuerpo la oportunidad de activar sus propios mecanismos de autocuración.

Isabel Pérez Broncano.
Reflexóloga – Autora del libro Reflexología Integral.
Directora de Ranvvai Escuela de Reflexologías y
Centro de Terapias Naturales.
www.ranvvai.com