Los Yoga Sutras de Patanjali (disponible en Amazon) es uno de los manuales más completos para la investigación y el control de nuestros propios pensamientos. Una escritura clásica y una guía holística para los aspectos físicos, mentales y espirituales de la meditación. De ellos hablamos estos próximos meses, en la versión comentada realizada por Swami Durgananda

YOGA CHITTA-VRITTI-NIRODHAH

El Yoga consiste en suprimir la actividad de la mente.

Este famoso verso es una explicación completa del Raja Yoga. El Yoga, la unión entre el jiva, alma individual, y el atman, el Ser, es posible mediante la trascendencia de chita y de los vrittis que ahora explicaremos.

Chita

Chita es la sustancia mental, compuesta de tres elementos: manas (la mente), buddhi (el intelecto) y ahamkara (el ego). En el Jnana Yoga hablamos de chita, no sólo como la capacidad de pensar sino como el subconsciente.

La mente subconsciente es el almacén donde se aloja todo lo que hemos hecho, pensado, escuchado o dicho. Todo absolutamente está registrado allí. Es como un disco duro y nunca muere, acompañándonos de vida en vida. La gente se suicida con la esperanza de borrar este disco duro, pero el Yoga dice que esto no es posible y que uno tan sólo empezará de nuevo donde se detuvo. En este sentido el Yoga nos anima a enfrentarnos a los problemas, y no nos deja escapatoria. Por supuesto que el subconsciente contiene tanto cosas positivas como negativas pero sintonizamos más con las negativas y éstas son, principalmente, las que nos inquietan.

Vrittis

Los vrittis son las modificaciones del pensamiento. Un vritti es algo con lo que puedes identificarte y la mayoría de nosotros nos identificamoscon nuestros vrittis. Los pensamientos negativos, como “soy miserable”, “nadie me quiere”, son los que constituyen un problema.

Si te identificas con los vrittis se convierten en parte de tu sustancia mental, manas. Swami Vishnudevananda describe manas como un banco de arena. Llega a ser una huella profunda en la mente que, en sánscrito, se denomina los problemas samskara.

Identificación y cambio

Te identificas con los vrittis cuando dices: “Sí, yo soy esto”. ¿Pero eres esto o aquello? ¿Qué eres? ¿Cuál es tu verdadera naturaleza? Estas sonlas preguntas del Vedanta, del Ñana Yoga. Tu naturaleza verdadera es el Ser y cuando tienes este conocimiento, vidya, puedes disipar los vrittis diciendo: “¿Soy miserable?“No, es sólo una huella temporal”.

Piensa en el tiempo atmosférico. Si durante las tormentas con lluvia y truenos, el tiempo atmosférico dijese: “Yo soy esto”, no sería verdad, porque al día siguiente podría estar soleado. Los vrittis cambian como el tiempo. Hoy puedes sentirte una persona miserable, pero mañana podrías sentirte la persona más feliz del mundo y sólo porque alguien te diga, “¡Oh!, qué aspecto tan bueno tienes”. Los vrittis están muy influidos por los condicionamientos externos.

Purificación y desapego

Una vez que tenemos conocimiento de los vrittis podemos comenzar a controlarlos, lo que significa, trabajar con ellos, purificándolos poco apoco. Esto provoca el desapego que te lleva, con el tiempo, a nirodha, el estado de samadhi, en el que la unión se ha alcanzado.

El mensaje profundo de este segundo verso es que en el Yoga existe la posibilidad de alcanzar el conocimiento del atman.

Sólo aquellos que mantienen su mente abierta a la posibilidad de que existe algo como la conciencia cósmica, Brahmán, pueden aceptar esta afirmación y esta es, en sí misma, sadhana o práctica espiritual.

Otros artículos relacionados:

 

Centro Internacional de yoga Sivananda Vedanta de Madrid

sivananda.es