El QI Gong forma parte de la Medicina Tradicional China. De hecho la medicina china se compone de 4 herramientas que son la acupuntura (inserción de agujas en puntos específicos), el tuina (masaje chino y técnicas de manipulación), la fitoterapia (uso de plantas para tratamientos) y el Qi Gong.

Qi = energía, Gong = trabajo, dominio. El QI Gong se define como el trabajo de la energía y se fundamenta sobre el control del movimiento (lento), control de la respiración (coordinado con el movimiento), y el control de la mente (atención dirigida durante la práctica).
En otros términos es un arte energético que busca educar el cuerpo, la respiración, y la mente para alcanzar la armonía entre la esencia, la energía y el espíritu, en beneficio de la salud y la longevidad.
A través del movimiento, la respiración y la concentración se puede fortalecer y flexibilizar el cuerpo, reforzar el sistema inmunitario, activar la circulación de la energía nutritiva y de la energía defensiva, favorecer el funcionamiento de los órganos y vísceras y brindar equilibrio entre el físico, lo mental y lo espiritual.
El Qi Gong es una práctica milenaria que nace de la observación de la naturaleza (macrocosmos) y de cómo el ser humano (microcosmos) aprendió a relacionarse con ella , adaptarse a sus ritmos y usar su fuerza con el fin de vivir en armonía con su entorno.
Las técnicas usadas en qi gong son posturas estáticas, movimientos dinámicos, caminatas, sonidos, posturas sentadas y tumbadas. Estas técnicas son un autentico tesoro de la medicina china que se comparte cada vez mas por sus potentes efectos preventivos y curativos.

A la búsqueda de la armonía
Hasta hoy la búsqueda es la misma; a pesar de nuestra evolución y del desarrollo de nuevos métodos de salud y del aumento de la calidad de vida, seguimos persiguiendo la armonía. Parece que no entendemos que la armonía nace de dentro de uno mismo y que todo es un juego de equilibrio entre la actividad y la pasividad de la que hablan tanto los taoístas.
Eso me lleva a preguntarte querido lector, ¿cómo vives?

¿Existe un equilibrio entre tu vida exterior e interior?
¿Tu actividad sobrepasa tus momentos de tranquilidad?
¿Tu descanso es de calidad?
¿Tu cuerpo está entrenado o lo olvidas la mayoría del tiempo?
¿Nutres tu cuerpo físico y tu espíritu también?
¿Estás más estresado que relajado?
¿Vives tus emociones o las sufres?
¿A quien dedicas más tiempo? ¿A ti o a los demás?
¿Estás feliz o frustrado?
¿Piensas en positivo o en negativo?
¿Cómo estás de forma en general?

Son preguntas fáciles que a veces ignoramos por varios motivos. Siempre existe una dualidad entre cambiar o no cambiar, ir por aquí o por allá, ver o no ver, escuchar o no escuchar, dejar o tomar, hablar o guardar silencio.
Finalmente todo es cuestión de elección. Elegir es un poder, una ley espiritual que aprendemos a usar a medida que crecemos, donde nuestras elecciones marcan nuestro camino, fruto de nuestro desarrollo personal.
Desconectarse es fácil pero conectarse también lo es. El mecanismo es el mismo.
Entonces no pierdas más tiempo y dedícate tiempo.

¿Qué se necesita para practicar Qi Gong?
Nada. Solo parar, regalarse un pequeño rato de tiempo donde sea; en casa, en el trabajo, en un parque donde uno esté cómodo para dedicarse algo de tiempo para practicar.

¿Por qué resuena el qi gong con la medicina?
La medicina por definición tiene por objetivo cuidar nuestra salud, prevenir. El qi gong es igual pero su fuerza esta en la “autonomía” que brinda a los practicantes; es decir el individuo aprende a actuar de forma activa sobre su salud.

Las diferentes herramientas que encontramos en la práctica regular del qi gong permiten alcanzar soltura y dinamismo en los andares.
• Corrige y reeduca la estructura.
• Aumenta la vitalidad y mejora la resistencia física.
• Previene lesiones y favorece la recuperación.
• Mejora la calidad del sueño.
• Mejora la atención, la concentración y la resistencia al estrés mental.
• Potencializa la memoria y reactiva la creatividad.
• Desarrolla las facultades sensoriales
• Aumenta la confianza en uno mismo.

Este maravillo arte energético es la herramienta de hoy y de mañana, tanto para los:
– niños (descubrimiento del cuerpo y funciones, desarrollo del esquemas corporal),
– adolescentes (equilibra en las fases de cambios fisiológicos y anatómicos),
– adultos (re-educa, mantiene las funciones corporales óptimas, gestión de las emociones),
– deportistas (prevención de lesiones, aumento de la resistencia y recuperación post actividad),
– mayores (autonomía),
– empresarios (cansancio, insomnio, ansiedad, depresión, burn-out),
enfermos (inmunidad, recuperación mas rápida).

Accesible a todos y fácil de aprender, el Qi Gong es un arte muy apreciado tanto en el campo deportivo, de la salud y espiritual, y es un excelente complemento a nuestra medicina convencional.

Todas las personas en la búsqueda de la felicidad necesitan salud.

Es el motor de la vida. Cuando uno está bien, está disponible para su entorno familiar, se relaciona con facilidad, puede cumplir con su trabajo, disfruta de una condición física, mental y espiritual óptima. Sin salud, todo lo anterior se complica.

¿Por qué esperar a perder la salud? ¿Por qué no invertir en nuestra salud, para mantenerla y gozar plenamente de uno mismo? Emprender este camino hacia la salud individual beneficia al colectivo y la salud colectiva beneficia al individuo. Todos ganamos.
Propongo esta herramienta porque el Qi Gong es un arte accesible a todos, que se abre a dimensiones preventivas, al autocuidado, al desarrollo de nuestras cualidades personales, al autoconocimiento; es un camino de desarrollo personal donde uno descubre quien es y un modo de mejorar la calidad de vida de forma exponencial.

Porque el Qi Gong es tan eficaz
Tomamos el ejemplo de un músculo; cuanto más se usa, más se desarrolla. Cuanto más entrena una función sensorial, más agudo será ese sentido sensorial. El cuerpo humano puede modificarse a través del entrenamiento.
Una actividad física puede transformar un cuerpo débil en un cuerpo fuerte; pero no sólo se adquiere un cuerpo fuerte cuidándolo o ejercitando la parte física. Cuando además se combina con condiciones psicológicas favorables, como la voluntad, el optimismo, la involucración personal, el entrenamiento regular, etc., se ofrecen las condiciones ideales para el desarrollo de la condición física, la prevención de enfermedades, y el cultivo de la longevidad.
Científicamente está demostrado que la falta de ejercicio es fuente de varios enfermedades como el sobrepeso, diabetes, enfermedad cardiovascular, tensión alta, problema digestivos, problemas respiratorios, etc.
Debido a la falta de ejercicio las funciones cardiovascular, respiratoria, digestiva y todo el metabolismo del cuerpo se debilitan provocando un baja resistencia frente a las enfermedades.

El Qi Gong como actividad de bajo impacto permite responder a esta necesidad, adaptándose al individuo o paciente.
Se ha observado que muchas veces al realizar actividades físicas se retiene el aliento lo que interfiere en la función de las arterias coronarias (la cadena de vasos sanguíneos que llevan el oxígeno y nutrientes hacia el tejido del músculo cardiaco) y por consecuencia afecta el sistema cardiovascular, provocando hipoxia (deficiencia de oxígeno).
A través de una práctica de qi gong donde se combinan movimientos lentos, con la respiración y el control mental conseguimos una reeducación corporal, una reeducación respiratoria y una reeducación mental que van a permitir estimular el conjunto del cuerpo físico tanto interno y externo y regularizar las funciones generales del organismo.
Existen muchos estudios en la actualidad donde se puede apreciar los beneficios del qi gong tanto a nivel cardiovascular, digestivo, respiratorio, inmunidad, etc., que ratifican sus efectos preventivos y curativos.

Por ello la práctica del Qi Gong es más que un simple ejercicio; es una excepcional combinación de ejercicios que mejora el funcionamiento de prácticamente todos los sistemas del cuerpo e inspira a la aceptación, la determinación, la fé y la fuerza.

Jean-Luc Riehm
Instituto Internacional de Qi Gong
Primera escuela occidental de Qi Gong fundada por el Dr. Yves Requena
www.iiqg.com