«Sólo hay un conflicto en el mundo: la separación.»

Apariencia de la Tierra

A 10 años luz de distancia nuestro Sol es un pequeño brillo en el espacio y la Tierra, imperceptible, no aparece, no existe. El número que la definiría en el espacio sería el cero.
Según me acerco y adentro en el sistema solar aparece este planeta Agua como una esfera azul. Una bola de luz radiante, uniforme y homogénea. En un principio no percibo ningún detalle diferente, este planeta es sencillamente el planeta azul. La unidad define este momento.

Conforme me voy acercando aparece la dualidad. Resulta que puedo percibir que tres cuartas partes del planeta son Agua y una cuarta parte Tierra. Según desde donde me acerque puedo ver que parte del planeta está iluminado por el Sol y otra parte está sumida en la noche. Aparecen las diferencias, los matices, las fuerzas complementarias.

A medida que amplio la imagen soy capaz de encontrar muchos más contrastes. El color blanco gélido de los casquetes polares, el ocre terroso de los desiertos, el verde planta de los bosques y selvas… Qué diferentes son todos esos paisajes, que diferentes los animales y personas que viven en ellos y en esencia que iguales.

Experiencia personal

Durante años estuve estudiando las diferentes tradiciones místicas. Crecí y fui educado como cristiano. Llegué a aborrecer el cristianismo y a declararme primero ateo y después agnóstico. Enfermé. Me hice yogui. Tomé refugio en el budismo. Retomé el cristianismo más puro. Me formé en el Tao. Conocí el sufismo y la Cábala y caminé la senda del chamán.
Practiqué diferentes meditaciones de todas estas tradiciones y en todas encontré grandes tesoros, experiencias profundamente esclarecedoras. Con el tiempo comprendí que detrás de las diferentes cosmovisiones que tiene cada una de estas escuelas hay una esencia común que las une a todas.

Lenguaje numérico

Las matemáticas me permiten explicar los nexos de unión que hay en todas estas filosofías. El lenguaje numérico es universal. En todas las culturas hay un significado similar del número 0, del número 1 y del 2, por ejemplo. Luego hay escuelas que dividen la gran tarta del universo en 3 trozos, en 4, en 5, en 7… interpretando la realidad desde ese prisma de manera que hay algún tipo de fuerza invisible que ordena todo en cada uno de esos cuadrantes.
La ciencia del Ayurveda divide en 3 doshas, el Chamanismo trabaja con las 4 o las 7 direcciones, la Medicina Tradicional China se basa en los 5 elementos; el Yoga, el Tao, el Budismo, las técnicas «Nueva Era»… integran los 7 chakras.

0

En todas las escuelas hay una palabra que simboliza al número cero. Representa el lienzo en blanco donde el pintor crea el cuadro. El vacío primordial. El terreno fértil de la creación. Es neutro. Representa la ausencia de cantidad. Ausencia de movimiento, pensamiento… ausencia de cualquier facultad humana. No aporta. No quita. No suma. No resta.
Wu Chi en el Tao, el Shunyata budista, Akash en el Yoga… La potencialidad pura de Deepah Chopra.
Las prácticas de quietud y silencio, los estados de disolución del cuerpo físico, las técnicas para encontrar el neutro son meditaciones clásicas.

1

En todas las escuelas existe el concepto de Unidad. Yoga significa unión. Tao es unificación. El uno es la primera forma que crea el pintor, el origen de todo y tiene toda la potencia de la creación. Es la materialización desde el vacío. Aparece y suma. Representa también lo completo, sin división, sin dualidad. La esencia común de todo.
Es el verbo de Dios en el Cristianismo. El Big Bang. El Om del Yoga.
Las meditaciones de concentración en un solo elemento y también las que recorren en círculo los diferentes elementos ayudan a integrar el concepto de Unidad y armonía.

«Tanto el estado de vacío como el de unidad son comunes a todas las escuelas místicas, filosofías y religiones. La descripción cambia, la manera de llegar a ellos también, la esencia permanece…»

2

La dualidad. El principio que define la vida en este planeta. Día y noche, masculino y femenino, cielo y tierra, acción y quietud, exhalación e inhalación, blanco y negro…

El dos divide y confronta. Habla del reparto y a veces de la carencia.

Ha Tha Yoga es el yoga del sol y la luna. El Tao es el equilibrio del yin y del yang, la Vía de en medio budista.

Hay una gran variedad de meditaciones que trabajan con las energía complementarias: Amor Sanador, Tantra, técnicas respiratorias, meditaciones dinámicas de acción y quietud, Ha Tha Yoga, Tao Yin, Chi Kung.

3

Cuando dos fuerzas complementarias se funden aparece la energía creativa, el fruto de su unión. El padre y la madre engendran al hijo, el ser humano recibe la bendición del Cielo y de la Tierra.

En todas las tradiciones hay referentes a la cosmovisión del 3: la Santísima Trinidad cristiana (Padre, Hijo y Espíritu Santo), la Trimurti védica (Brahma, Vishnú y Shiva), los 3 Tan Tiens taoístas, multitud de triadas de dioses (Osiris, Isis y Horus en Egipto, por ejemplo)…
Prácticas de meditación relacionadas: 3 mentes en 1, Kundalini Yoga

4

El primer número compuesto. Secuencia binaria.
Los 4 puntos cardinales, las 4 estaciones, los 4 elementos clásicos (Tierra, Aire, Fuego y Agua), las 4 nobles verdades, los 4 jinetes del Apocalipsis, los 4 bigramas, los 4 animales…
Prácticas de meditación relacionadas: respiración añadiendo las retenciones de la inhalación y la exhalación, integración de los 4 elementos a través de la danza, secuencias de movimientos a las 4 direcciones.

5

Los 5 dedos de las manos sirven de imagen de esta cosmovisión.
Los 5 elementos de la Medicina Tradicional China (Agua, Madera, Fuego, Tierra, Metal), las 4 direcciones más el Centro.
Prácticas de meditación relacionadas: sobre todo las taoístas, la Sonrisa Interior, por ejemplo.

6

El segundo número compuesto. Múltiplo de 2 y 3. El primer número perfecto de las matemáticas. Es la unidad base del sistema horario, 60 minutos de 60 segundos conforman una hora. En la Cábala representa la Belleza.
Son las 6 direcciones (Norte, Sur, Este, Oeste, Cielo y Tierra), creadas por las 3 dimensiones.
Prácticas de meditación relacionadas: Chi Kung, Tai Chi, los 6 Sonidos Curativos.

7

Según la Biblia es el número perfecto. 7 son los brazos del candelabro judío. Es la cosmovisión más extendida.
7 son las notas musicales, los colores del Arco Iris, los días de la semana, los pecados capitales, los planetas visibles, los sacramentos, los arcángeles, las virtudes…
Prácticas de meditación relacionadas: Kundalini Yoga, Canal Central, meditaciones con los 7 chakras.

8

El número base del sistema de medición anglosajón, el número de la suerte en China. Las 8 fuerzas del Pakua, los 8 trigramas. La rueda del Dharma budista. El noble óctuple sendero. El ocho tibetano es el símbolo del infinito. Las 8 ramas del Yoga de Patanjali.
Prácticas de meditación relacionadas: Feng Shui, meditación de las 8 cualidades, las 8 fuerzas del Pakua.

Y más

También hay cosmovisiones del 9 (eneagrama sufí), del 10, del 11, del 12, del 13… hasta del 64 (los 64 hexagramas del I Ching, los 64 pasos que sigue todo proceso).
Dividir el Universo es una forma de entenderlo, de precisar con detalle todas las diferencias, sin olvidar el vínculo invisible que une todo.

Ángel García
Maestro de Tao, Profesor de Yoga
Formador de Profesores de Meditación
Asociación Española de Tao Yin
www.almadetao.com 
www.taoyinmadrid.com