La KABALAH es una sabiduría ancestral puesta al servicio de todos y cada uno de nosotros con la finalidad de guiarnos en nuestro camino de evolución personal y por ende en la evolución universal. A lo largo de los siglos ha pasado de maestro a discípulo hasta llegar a la actualidad donde mantiene su espíritu de apoyo al crecimiento individual y colectivo del ser humano.

¿Qué es la KABALAH?

El estudio de la KABALAH parece algo reservado a los sabios y estudiosos más religiosos, en especial de la comunidad hebrea, sin embargo, nada más lejos de la realidad. La KABALAH es una poderosa herramienta de crecimiento y desarrollo personal. Es una enseñanza muy antigua y hermética, cuya información pasa de maestro a discípulo, alejándose de las connotaciones religiosas. Su estudio nos ayuda a desarrollar nuestro potencial y pone a nuestro servicio eficaces recursos para realizar un gran proceso de transformación desde una conciencia integradora.

La verdadera KABALAH es el origen de todas las religiones, tradiciones y filosofías. El símbolo del Árbol de la Vida nos acerca y nos ayuda a comprender la esencia de su sabiduría y moviliza la energía de forma que podamos sentirla como un verdadero método evolutivo.

La KABALAH nos habla del origen del universo y de cómo está ordenado todo. Nos permite comprender muchos aspectos de nuestra personalidad, llevándonos a un trabajo de profunda introspección y autoconocimiento personal, accediendo a aquella información que se aloja en lo más recóndito de nuestro subconsciente. Con ello podemos llegar a liberar emociones, patrones de conducta y partes de nosotros mismos que nos limitan como personas y nos impiden crecer, manteniéndonos con la sensación de estar siempre en el mismo punto de partida, entendiendo además que esto tiene que ver con un «sistema de creencias» lleno de errores, que nos lleva a una sensación de fracaso, problemas y muchas veces incluso enfermedades, cuando en realidad, en su gran mayoría, no son sino consecuencia de situaciones que «provoca el alma» para tener la oportunidad de sanar y trascender más allá de esas experiencias.

La KABALAH nos presenta una nueva forma de vida, rompe con los viejos esquemas, los sistemas de creencias que hemos admitido como ciertos desde la infancia y nos los revela como obsoletos al entrar en nuestro interior y reconocernos en realidad como seres individuales y únicos, siendo cada uno de nosotros una pieza irreemplazable de la maquinaria universal y, a la vez, tan importante como cada una de las demás piezas del mismo engranaje. Nos enseña a reconocer nuestra individualidad a la vez que la igualdad y unidad con todos los seres del universo. Esto, que a priori puede resultar paradójico, no es más que el verdadero fundamento de la vida: todos somos importantes, siendo a la vez todos iguales e imprescindibles para la evolución universal.

¿En qué me puede ayudar?

Trabajando con las enseñanzas de la KABALAH vamos a poder permitirnos acceder a esos registros ocultos en nuestra personalidad, a toda esa información que está ahí esperando ser descubierta para ser transformada, tomando conciencia de todo lo que hemos suprimido, abriéndonos a nuestro sanador interno y empezando así a crear nuestras propias vidas, reconociendo todo aquello que conforma nuestro ser, desde la libertad, el compromiso y la responsabilidad, sintiendo que somos al cien por cien responsables y dueños de nuestras vidas.

¿Qué herramientas se utilizan?

La KABALAH utiliza diferentes herramientas para facilitarnos la transformación que cada uno de nosotros necesita. Entre las más esenciales está el trabajo con El Árbol de la Vida y los Sephirot, desde Malkuth hasta Kether, desde la tierra, lo material, el hombre, lo terrenal, el ego… hasta el cielo, la parte más elevada del ser y del Universo, pasando por los múltiples senderos que podemos recorrer elevando cada árbol personal, el mapa universal, y el plan de vida de cada persona…

Otra de las herramientas más poderosas que hace servir la KABALAH, es la Astrología: la posición de los astros, planetas y signos el día del nacimiento que se reflejan en nuestra carta natal se materializan para hacernos comprender en profundidad nuestras tendencias, reacciones y patrones repetitivos y, en combinación con los Sephirot y su correspondencia con un planeta determinado, el signo que lo rige y la casa en la que está situado, podemos obtener una visión muy completa de todos los aspectos personales y así hacer un intenso trabajo de introspección y sanación.

El carácter simbólico de la KABALAH es fundamental; hoy en día, en plena era de Acuario, de internet y de las nuevas tecnologías, nos encontramos muy limitados en muchos aspectos: tenemos tanta información a nivel mental, tanta información en nuestro hemisferio izquierdo, que llegamos hasta el punto de estar totalmente sobrecargados y de tener casi anulado nuestro discernimiento, con lo que no sabemos cuál es la verdad y seguimos pidiendo más y más. Debemos hacer un gran esfuerzo para dejar de buscar información e información, puesto que disponemos en exceso de ella, tenemos que aprender a reactivar nuestros propios recursos, recordando que en nuestro interior podemos encontrar material muy valioso de primera mano, la información que no podemos hallar en ningún libro, nuestra propia sabiduría interna. El trabajo que realiza la KABALAH es prioritariamente simbólico; a través de los símbolos, como por ejemplo los que se representan en los dibujos de las cartas del tarot, «despistamos» a la mente intelectual y a su necesidad de «datos y más datos», a la vez que estimulamos el hemisferio derecho y nuestra creatividad, abriendo así las puertas de acceso al subconsciente y a nuestro propio libro personal.

En definitiva, las enseñanzas de la KABALAH, han llegado a nosotros desde los tiempos más antiguos para guiarnos en la toma de conciencia y el despertar de nuestros propios recursos dormidos, permitiéndonos recuperar la confianza en nosotros mismos, en la vida, en la evolución y en los compañeros del camino, recordándonos que el verdadero trabajo de sanación, está en conocernos, aceptarnos, respetarnos y amarnos como realmente somos, con nuestras luces y nuestras sombras y adquirir un compromiso firme con nuestro auténtico ser, reconociéndonos la importancia de cada uno de nosotros como individuos y a la vez como elementos de la misma red universal. Solos no podemos, pero juntos todo es posible. La clave es CONFIAR.

Eva María Mena

Terapeuta en Thifereth, Crecimiento y Evolución

Co-coordinadora Kabalah Evolutiva Madrid

www.thifereth.es