Optar por el rejuvenecimiento es una opción personal real que implica una filosofía de vida y la superación de viejas creencias.

Posicionamos brevemente cuatro términos fundamentales para entender las bases que hacen posible el rejuvenecimiento corporal y mental: Materia y Energía, Creencia y Filosofía.

Materia es todo aquello que está delimitado, que tiene un principio y un fin y por lo tanto siempre se acaba.

La Energía no tiene tope ni límite, por lo tanto, siempre nos hace crecer.

En el ser humano, la materia se concentra en el cuerpo físico y es lo que vemos externamente, mientras que la energía es lo que surge sutilmente de nuestro interior y la irradiamos; es lo que emana ese cuerpo.

A tener en cuenta: nuestra mente es energía pura que se va moviendo constantemente y por lo tanto está vinculada a la juventud.

La Creencia también tiene un principio y un fin. Las creencias están vinculadas a la materia porque son delimitadas al analizar sólo lo externo y no lo interno. Por eso caen y se tienen que cambiar, porque se acaban.

La Filosofía nos impulsa al movimiento. Todo lo que se mueve es transmitido por energía, por lo tanto, las filosofías avanzan. Cuando una filosofía se estanca, se convierte en creencia. Las filosofías son lo que hace que el mundo cambie y avance.

 

Estos son los nexos: Materia-Creencia-Vejez y Energía-Filosofía-Juventud.

 

El Método TRCD nació hace 30 años para ayudar a las personas a liberarse de la densidad de la emoción y por consiguiente de la vejez.

La base del Método ha sido siempre una filosofía de vida que nos demuestra que es posible salir de la creencia colectiva de nuestra sociedad, la cual nos dice que irremisiblemente vamos a envejecer a partir de cierta edad, y reserva la juventud a un solo periodo de vida.

Esta creencia contempla el cuerpo físico del ser humano separado de su cuerpo energético, por lo tanto, da la prioridad a la materia y no a nuestra energía, que es un movimiento constante que muere y nace a cada instante, es renovación continua, no tiene pasado y es intemporal. Cuando conectamos con nuestra intemporalidad, entramos en el sendero del rejuvenecimiento.

 

¿Qué nos ayuda a poner nuestra energía en la frecuencia del rejuvenecimiento?

 

Aumentar en el cuerpo el nivel de oxigenación para mantener a las células en regeneración constante. Para ello acudimos a subir la vibración de la energía corporal con ayuda de la Energía Expansiva de los Elementos que estructuran las siguientes zonas corporales: la Tierra da consistencia a piernas y espalda, el Fuego está en el plexo, el Agua corre por la zona comunicativa, y el Oxígeno por los brazos y la mente. El Aire, situado en la zona creativa, es el encargado de liberar la vejez que vamos eliminando: la grasa, restos de mal funcionamiento de nuestros órganos, debilidad ósea…

 

Usamos distintas herramientas para conseguir nuestros objetivos: visualizaciones específicas con los elementos, alimentos que rejuvenecen o sacan vejez, reelaboración de nuestros vínculos desde la libertad y no desde la parte emocional vinculada al karma, utilización del color como estimulante y activante de vida en el cuerpo…

 

Propuesta de trabajo de rejuvenecimiento con el Agua y el Color:

Mejorar la base de salud que nos da la tierra, y liberar a la mente de negatividad.

∞ En ayunas, beber agua en un vaso o botella de color marrón (tierra). También se puede forrar la botella con un folio marrón.

∞ A lo largo de la mañana seguiremos bebiendo agua marrón y a partir del mediodía agua en vaso o botella naranja (oxígeno).

 

∞ A llegar a casa, limpiar la cara con una toallita negra empapada en agua naranja.

∞ Antes de dormir, beber 3 dedos de agua en un vaso negro para sacar la vejez del día.

 botella - La filosofía del camino a la juventud

Se hace 30 días con agua embotellada o depurada.

Rosa Briones

Directora del Centro Mágico de Rejuvenecer TRCD.
www.metodotrcd.com