Empleamos la palabra magia para referirnos a algo que nos sorprende agradablemente, que no esperábamos, y que no entendemos porqué ha sucedido. Como esos encuentros «casuales» que luego nos llevan a… lo inesperado: «parece magia», «es algo mágico», decimos. En esos momentos tenemos la impresión de que hay una trama de hilos que conectan unas cosas con otras y que nosotros no podemos intervenir en esas conexiones.

Cuando somos niños la magia viene siempre de la mano de los seres invisibles que aparecen en los momentos en los que más se les necesita, si les has llamado con mucha fuerza desde tu corazón. Lo hemos aprendido en los cuentos que nos enseñan, jugando, la filosofía de la vida.

¿Y cuando somos adultos? ¿Seguimos creyendo en la magia? ¿Podemos favorecer esas conexiones «mágicas» de forma consciente para atraer lo que deseamos? ¿Podemos agilizar atraer el trabajo que hace meses que estoy buscando, o la pareja que anhelo? ¿Cómo podemos diluir los obstáculos que me impiden lograr mis deseos y que me parecen insalvables?

Podemos «echar una mano» a la magia de la vida.

Para ello, tenemos que tener claros dos conceptos: la ENERGÍA y el SÍMBOLO. La Energía, porque está en la base de las conexiones de la vida, y los Símbolos porque son frecuencias de Energía con una figura propia que da forma a esas conexiones.

La Energía se mueve en frecuencias y la intensidad de esa Energía se materializa en un Color que se llama vibración. Cada color vibra como la figura de su frecuencia: el blanco se transmuta en esferas, el verde en figuras ovales, el rojo en triángulos… Estas figuras simbólicas no sólo se encuentran estructurando la parte energética de nuestro cuerpo, sino que se encuentran por doquier en la naturaleza: los cuadrados, los rectángulos, los óvalos…, al igual que la naturaleza está llena de colores.

¿Qué vamos a conseguir trabajando con los SÍMBOLOS?
Con cada símbolo limpiamos los conflictos inconscientes de la zona corporal que vibra con su mismo color y ayudamos a subir su vibración. Así dejará al cuerpo preparado para imantar de la vida las cosas que se mueven en la frecuencia de vibración de ese símbolo. Cada símbolo tiene un color y está asociado a unos temas emocionales propios de la vida que tiene que hacer el ser humano. Por ejemplo, el circuito emocional del Trabajo se mueve con los óvalos y su color verde.

¿Qué capa energética de nuestro cuerpo se activa con los SÍMBOLOS?
La Energía Onírica, que lleva la información emocional inconsciente y vibra en color lila medio, el color del cambio y de la transmutación. La Energía Onírica limpia nuestros obstáculos emocionales ocultos mientras dormimos a través de los sueños y el Símbolo es la «llave» que la pone en marcha.

LOS NUEVE SÍMBOLOS DEL CUERPO

En el mapa adjunto podéis ver la localización de los 9 símbolos en el cuerpo.
1. Óvalo. Color verde. Brazos y piernas. Temas de trabajo y de estudio. El conflicto de hacer las cosas compulsivamente. Conflictos con lo bello.
2. Doble Pirámide. Color rosa. Mente. Temas de Dinero. Conflictos de orden/desorden y caos.
3. Segmento. Color lila. Crestas ilíacas. Temas de aburrimiento o desilusión. Nos ayuda a poner en marcha el impulso creativo.
4. Rectángulo. Color azul medio. Clavícula derecha. Temas de expresión y saber pedir apoyos para la acción.
5. Esfera. Color blanco. Zona del estómago. Para fluir y liberar la represión por no sentirme merecedor.
6. Doble espiral. Color rojo. Costillas. Para sacar nuestras fantasías y posicionarnos en la realidad de nuestras vidas. La fantasía quita fuerza.
7. Triángulo. Color rojo. Zona central del plexo. Temas de familia y la posición social ante el Dinero.
8. Cuadrado. Color amarillo. Zona amplia de la barriga alrededor del ombligo. Aprender a decir No, Basta, Hasta aquí.
9. Línea. Color azul claro. Temas de proyectos, y el cuerpo como nuestro proyecto primero y principal, ya que de él depende la realización de los proyectos externos.

PRÁCTICA DE TRABAJO CON LOS SÍMBOLOS
Vamos a trabajar con el símbolo en su vertiente consciente por el día, y en su vertiente inconsciente por la noche.

Para atraer y concretar un puesto de trabajo.

Por la noche.
Durante 30 noches, con un lápiz de ojos de color verde fuerte, se pinta un óvalo en cada uno de los antebrazos y otro en los muslos o en las pantorrilas, a libre elección. Los óvalos están rellenos por dentro. Por la mañana se borran.

Ya dentro de la cama, se beben 3 sorbos de agua y se dice en alto: «Le pido a mi Inconsciente que me ayude a atraer este mes un trabajo de…(las características que se deseen)»

Por el día.
Durante el día tenemos la oportunidad de incorporar en nuestro cuerpo la figura del óvalo a través de la alimentación, de la imagen, con visualizaciones… Así, tomamos conciencia de que estamos potenciando en nuestro cuerpo la capacidad de atraer el trabajo y de mantenerlo.
• En ayunas, tomar un kiwi y decir lo siguiente al comerlo: «Potencio mi seguridad y atraigo un trabajo de………..a mi consciente en el día de hoy». Los puntos suspensivos indican que ahí la persona verbaliza en concreto el trabajo que quiere atraer, el sueldo que quiere ganar…, todo ello de forma realista.
• En las comidas habrá todos los días algún alimento verde, mejor guisantes, coles de Bruselas o espinacas y siempre 3 aceitunas verdes en las 3 comidas del día: desayuno, comida y cena. El 3 es el número de lo social y el trabajo se encuentra en la sociedad.
• Durante ese mes vestir pantalones o faldas verdes 2 días a la semana, acompañadas por arriba de camisetas con dibujos o estampadas que significan las oportunidades que se quieren atraer.
• Si es mujer, se pintará de color verde las uñas de las manos porque son radares de atracción.
• Por último, todos los días cortará un óvalo grande dibujado previamente en un folio de color verde. En él se escribe con bolígrafo rojo la petición del trabajo que desea, y se lleva en el bolso o en la cartera.

Te animo a que montes tu propio proceso de trabajo con la simbología de la vida siguiendo el ejemplo que te he dado. Tienes el mapa de los símbolos en el cuerpo y los temas emocionales en los que te ayuda cada uno. Busca a tu alrededor, en las cosas que haces diariamente, en los alimentos que ingieres o los objetos que usas, qué frecuencias energéticas mueven con su figura y su color.

Te sorprenderás de los resultados.

La vida siempre está ahí, ofreciéndonos sus recursos y las oportunidades para que abramos nuestra mente y nuestro sentir a la capacidad oculta de lo visible. Sé el mago de tu propia vida.
LOS SÍMBOLOS ONÍRICOS EN EL CUERPO
Energia simbolos - Energía y símbolo: la magia de la vida

Rosa Briones
Directora del Centro de Formación Método TRCD.
Life Trainer en Estilismo Emocional.
www.metodotrcd.com