En la cultura en que vivimos cuando el ser humano nace, recibe un trato hostil. Entre las prácticas innecesarias y dañinas que reciben los bebés al nacer una de las más dañinas, tanto física como emocionalmente, es el corte prematuro del cordón umbilical. A partir de ese momento, cada bebé recién nacido interioriza que vivir es sufrir, respirar es sufrir. Por lo tanto para disminuir este dolor aprenderá a inhibir su capacidad respiratoria con el fin de sentir menos.

Durante el resto de su vida el niño convertido en adulto, irá disminuyendo y bloqueando su respiración, en un intento inconsciente por sentir menos. Solamente tenemos que pensar en qué le sucede a nuestra respiración cuando nos sorprendemos, asustamos, vemos una imagen violenta o incluso si pensamos en algo detenidamente. Lo que sucede es que detenemos nuestra respiración y poco a poco va mermando nuestra capacidad respiratoria.

De tal manera se va inhibiendo, que una persona con experiencia en Rebirthing puede conocer cómo es una persona y qué bloqueos tiene en su vida observando su respiración, ya que vivimos como respiramos.

Una persona que inhale de forma superficial, es decir, cogiendo poco aire, va a tender a tomar pocas decisiones en su vida, a ser pasiva, se sentirá no merecedora y estará siempre viviendo por debajo de su capacidad, igual que repira por debajo de su capacidad.

Por el contrario una persona que inhale forzando, haciendo un esfuerzo para que el aire penetre en su cuerpo, vivirá con conciencia de lucha, creyendo que sólo se puede avanzar, crecer o conseguir sus deseos desde el sacrificio, la lucha y el esfuerzo.

Una inhalación sana es aquella que se produce desde la confianza y el placer, aquella en la que sentimos que el aire nos respira a nosotros, sin esfuerzo, pero es una inhalación poderosa? que nos llena de energía y oxígeno.

La respiración lo es todo en nuestras vidas. Un adulto respira entre 12 y 20 veces por minuto, son entre 12 y 20 oportunidades para oxigenarse, repararse, centrarse y conectarse con uno mismo y con la Vida.

De hecho, como ya estoy indicando la respiración en nuestras vidas implica todas las dimensiones del ser humano.

En palabras de Eric Rolf “La respiración consciente es el primer alimento del alma. A través de este alimento podemos conectar con un espacio de silencio interior desde donde escuchamos directamente nuestra alma. La respiración es la metáfora de la aceptación de la vida, al inspirar aceptamos vida. Inspirar es aceptar y espirar, contribuir. Es nuestra forma de recibir el mundo al nacer: una inspiración profunda y devolver el aire es nuestra primera contribución al mundo.”

Por lo tanto inhibir nuestra capacidad respiratoria, aunque se haya basado en una experiencia traumática y dolorosa, no es bueno para nuestra salud, tanto física y mental como espiritual.

Pasemos a hablar de cada dimensión implicada en la Respiración.

Dimensión Física: nuestro cuerpo respira para llevar oxígeno a nuestros organos, sangre, células… y exhala para expulsar del cuerpo dióxido de carbono.

Al diafragma en la Grecia antigua se le llamabal phrenos , cuyo significado amplio sería “lugar donde se reúnen todas las posibilidades de expresión del ser humano”.

Numerosos tejidos y ligamentos conectan tu diafragma con otros órganos , lo cual permite que éstos se muevan en coordinación con tu respiración. Por ejemplo, si tu diafragma se mueve bien, con amplitud, hará que tu hígado se mueva, que sus tejidos se expandan y se compriman favoreciendo la circulación sanguínea dentro de él y facilitando su limpieza al movilizar las toxinas. Si hablamos de los intestinos, vemos que también el diafragma influye en su movimiento, lo cual estimula su buen funcionamiento. Y lo mismo ocurre con otros órganos como el páncreas, el estómago o los riñones. Eso sin mencionar a los propios pulmones y por supuesto al corazón.

Por otra parte el cuerpo tiene varios mecanismos para bombear diversos fluídos (del estómago, páncreas, vesícula biliar, varias glándulas, el sistema linfático y por supuesto el circulatorio…). Un bombeo vigoroso de todos estos fluídos corporales es importante para un mejor funcionamiento de todos los órganos del cuerpo, y el movimiento del diafragma es clave para que ese bombeo se dé y sea poderoso.

Dimensión Mental: nuestro estado mental se refleja en nuestra respiración. Una mente en paz, da como resultado una respiración tranquila. Una mente agitada…perturba la respiración.

La mente sólo es un instrumento, igual que nuestras manos o pies, para ser utilizada para nuestro beneficio. Pero la mayoría de personas se identifican con su mente, dejando que esta les gobierne, sin ser capaces de dominar y sanar sus pensamientos negativos inconscientes y conscientes.

Dado que la mente es creadora, son nuestros pensamientos los que crean nuestras vidas y nuestro mundo. Es nuestra responsabilidad limpiar la mente individual y colectiva para co-crear un mundo mejor, además de tener vidas más saludables, felices y conscientes.

Los antiguos maestros conocían el secreto de la respiración para mantener su salud y el control de la mente. Practicando la respiración energética consciente –Rebirthing- se pueden calmar y disminuir el flujo de pensamientos e incluso aumentar el espacio entre pensamientos.

Leonard Orr: La vida pura existe en el espacio entre todos nuestros pensamientos y tenemos 50.000 pensamientos al día […]. Sin embargo, la mayoría de las personas no son conscientes de su naturaleza divina y no la incluyen dentro de su naturaleza ni la escuchan”

Dimensión Energética: la inhalación nos conecta con todo lo bueno y hermoso que la Vida tiene para ofrecernos. Tomar una respiración potente nos llena de energía y vitalidad, nos repone y nos sana. La energía y el oxígeno respirados conscientemente se distribuyen por todo nuestro ser, y aquellas partes de nosotros que conservan una energía más densa, son liberadas. En las sesiones de Renacimiento esto se suele notar con sensaciones de hormigueo. El prana (fuerza vital básica presente en el aire y en la comida), al entrar en contacto con el apana (energía eliminatoria) genera esa sensación, síntoma de que la energía densa se está diluyendo, dando lugar a un cuerpo energético más ligero y equilibrado.

En la exhalación, soltamos aquello que ya no queremos, lo que no necesitamos en nuestras vidas. Pensamientos, emociones y energía estancada.

Vivekananda: “Cuando se controla el prana se controlan automáticamente todas las acciones en las cuales el prana está involucrado”.

Para terminar, existe una frase de Leonard Orr que resume todo lo comentado en el articulo: Respirar de forma correcta es lo más importante que puede aprender el ser humano”

Alba Casalvázquez
Vicepresidenta Rebirthing Internacional España.
Directora Inspira tu Vida.
www.inspiratuvida.com