Comunicación y trabajo

Meditando y conectando con la energía femenina

Continuando con la Energía Femenina, este mes abro un ciclo de cinco artículos donde te hablaré de comunicación y trabajo desde nuestra base femenina.

Octubre es un mes en el que el otoño invade nuestra esencia. Los colores ocres y verdes llaman hacia el cambio y la preparación para el invierno. La esencia femenina llega a un lugar cíclico en el que la chamana que en ti habita se hace presente.

Es tiempo de recoger cosechas, es tiempo de poda también y la representación de la luna estaría en menguante.

Caminar con tu energía femenina implica aprender a comunicarte desde ella. Y para que esto suceda lo más importante es que esa comunicación comience por ti misma.

Una de las técnicas más infalibles y productivas que yo conozco para comunicarte contigo misma es el Mindfulness. Por eso en mi práctica diaria está tan presente. Los resultados son automáticos cuando creas una rutina y te entregas a esa comunicación interna. Desde ese lugar de encuentro contigo, puedes empoderarte, trabajar tu autoestima y crear la vida que deseas, casi sin darte cuenta. Pero como siempre te digo, no te creas nada de lo que estás leyendo, compruébalo tú misma y ábrete a recibir las bendiciones que hay para ti.

Bucear en la energía femenina, reconocerla, entender los ciclos femeninos y su manifestación vital es fácil cuanto has partido del autoconocimiento. Es en ese lugar de soledad donde existe la verdad de tu alma y donde la claridad de la verdad aflora. Porque la única verdad es la que te hace libre, y esa tiene un nombre, el amor. Así que si conectas con el amor hacia ti misma, te nutres adecuadamente a nivel físico, mental, emocional y espiritual, encontrarás que te sientes bien y cómoda y desde ese lugar podrás manifestar todo cuanto desees.

 

Si quieres hacer una práctica sencilla, puedes utilizar las siguientes pautas:

1.– Busca un espacio interior diario donde puedas practicar Mindfulness y poner toda tu atención a lo que tu alma te dice. Dedica al menos 15 minutos diarios a este punto.

2.- Aprende cómo es tu ciclo femenino: escribe en un cuaderno especial femenino cómo te sientes cada semana con respecto a tu energía femenina, qué cambios sientes, cómo se mueven tus emociones y pensamientos.

3.– Profundiza e identifícate con cada fase lunar. Aprende a trabajar con la luna y sus fases e integra esas fases en tu vida. Verás que comenzarás a fluir de forma sistemática y sin esfuerzo.

4.– Hazte un regalo al menos una vez cada 28 días. Ese regalo puede ser material, algún servicio o formación. No tiene por qué ser algo grande, más sí algo a lo que le des valor y profundidad.

5.– Busca a alguna mentora experta en feminidad que pueda ayudarte a encontrarte y sacar todo tu poder y potencial femenino. Alguien que haya pasado por la experiencia y tenga coherencia en su vida con respecto a este tema.

 

Cuando realices estos pasos, verás que tu conexión con el femenino y tu comunicación interna serán potentes y entonces podrás acompañar a otras mujeres a realizar los mismos pasos.

Ante todo, sigue siempre avanzando y recuerda que tú eres la única creadora de tu realidad y que te mereces lo mejor.

Gracias por formar parte de esta energía femenina.

Gracias por estar ahí.

Gracias por leerme.

 

¡Ama y disfruta!

 

Tuty García Morodo 

tuty.org