Coge las riendas de tu vida

LOS BENEFICIOS DEL COACHING

Hay momentos en la vida en que nos sentimos estancados, aburridos, desmotivados.
De repente, sentimos que nos falta sal, ilusión y que necesitamos un “empujoncito”.
Aquí es dónde las herramientas de Coaching nos pueden ayudar. Herramientas que utilizamos en nuestro programa mensual “Coge las riendas de tu vida”. Programa que cambiará tu vida radicalmente en tan sólo 3 meses. (¿O deseas continuar igual?).

Si deseas cambiar, estos son las etapas que tendrás que atravesar:

1 – SOLTAR LASTRE:
Antes de impulsarnos y avanzar, conviene revisar qué es lo que tenemos.
Seleccionar sólo aquello que necesitamos y tratar de soltar aquello que nos pesa demasiado para poder avanzar.
Es como cuando nos vamos de vacaciones, tendemos a llenar la maleta de más cosas de las que en realidad necesitamos.
Este proceso, conviene iniciarlo en un plano más físico, para luego pasar a un plano más mental, energético y espiritual.
Empieza pues por vaciar, limpiar, clasificar y volver a ordenar: tus armarios, tus cajones y las diferentes estancias de tu casa.
Tira, ordena o regala todo aquello que no te es útil, que no te trae buenos recuerdos, que no te favorece o con lo que no te sientes bien.
Desprenderse, es crear ese vacío necesario que se llenará de todo lo bueno que está por venir.
Mientras tanto, revisa qué situaciones tienes en tu vida que también te gustaría soltar, para luego pasar a revisar los pensamientos que te han conducido hasta el lugar y circunstancias donde estás hoy.
Libérate también de todas las toxinas que puedas estar acumulando en tu cuerpo. Sigue durante este periodo, una dieta depurativa e hipo tóxica, para sentirte más ligero y aclarar tus ideas.
Suelta también el peso del rencor y trabaja el perdón, hacia aquellos que te hirieron o lastimaron, y hacia ti mismo, que permitiste que te hirieran.
En este proceso, tu coach, te ayudará a avanzar hacia tu nueva vida, más ligero de equipaje, sólo con lo necesario para poder vivir.

2-RESCATAR LA ILUSIÓN
Busca una foto de tu infancia. Mira a ese ser pequeñito a los ojos y pregúntale cómo se encuentra. Averigua si confía en ti y qué necesita para ser feliz.
No importa lo que ocurriera en el pasado, ahora tú eres el adulto que está a su cargo. Escúchale, provéele de todo lo que necesite.
Ese pequeño, esa pequeña, sigues siendo tú!.
Piensa en aquellas ocasiones a lo largo de tu vida en las que te sentías feliz, en esos momentos en los que vibrabas de energía, esas oportunidades en las que te sentías pleno y lleno de vida: piensa en tus fiestas de cumpleaños, en los juegos en el recreo o en el parque, en las primeras salidas con la pandilla, la primera vez que te enamoraste, cuando lograste tu primer trabajo, cuando te uniste a una pareja, cuando nacieron tus hijos, cuando compraste tu coche o tu casa, las excursiones a la Naturaleza, cuando pintaste aquél cuadro o cocinaste aquél bizcocho, …

Refresca en tu memoria todos esos momentos de ilusión, para traerlos al presente, ¿Qué te gustaría rescatar de todo esto?
Mira una vez más a los ojos de esa imagen infantil de la foto: ¿eres lo que querías ser entonces?, ¿qué te falta hoy?.
Mientras tengas vida, tienes la oportunidad de lograr ser aquello que deseabas. Nada, excepto tus propios límites mentales, te impiden acercarte a tu sueño.

3- RE DESCUBRE TUS TALENTOS:
Todos tenemos talentos únicos y especiales que aportan color al mosaico de la vida. ¿Qué es lo que te hace diferente?
¿Qué es lo que te apasiona?
¿Qué es lo que sabes hacer muy bien?
De lo que tú haces bien y te apasiona, ¿qué puede tener valor para otros?
¿Qué es lo que otros aprecian de ti?
La respuesta a esas preguntas, es la esencia de tus talentos. Ese es tu VALOR.

No se trata de pretender ser igual que los demás (no tienes por qué pertenecer a las filas de hombres grises!), sino más bien potenciar tu originalidad y diferencia.
Si la Vida, la sabiduría de la Naturaleza, te ha puesto ahí dentro esa colección de talentos, es para que los uses y los compartas.
¡Esa es tu misión!.
Atrévete a compartirla con el mundo: ¡te necesitamos!.

4- DEFINE TUS METAS Y PONTE EN MARCHA:
Utilizando todo lo que llevas dentro: tus talentos, tus conocimientos, tu experiencia,…define tus metas y objetivos.
No importa qué alto apuntes, fíjate sólo en lo que te gustaría conseguir.
Y luego, más que cuestionarte: ¿lo conseguiré?,….pregúntate: ¿cómo puedo lograrlo?, ¿qué puedo hacer para que se haga realidad?

Planifica tu acción.
Prioriza las tareas, los tiempos, las parcelas de tu vida,…y marca de forma clara tus límites.
Elegir unas cosas, significa renunciar a otras.
Divide esa META, en pequeños hitos, que te puedan ir indicando si vas por buen camino.
Metas anuales, mensuales, semanales, diarias. Supervísate de forma periódica, tú eres el mejor guardián de tus sueños, y rectifica si te desvías del camino.
Los lunes recuérdate tus retos. Los viernes, felicítate por tus logros y compártelos con un grupo de gente, que como tú está luchando por mejorar su vida y sepa celebrar tus logros.

Prémiate o concédete algún capricho: has sido capaz de lograrlo con tu esfuerzo, valora tus logros. Es un entrenamiento para las grandes metas de tu vida.
Pero no te obsesiones con llegar a tu destino. Disfruta del viaje. Disfruta de los encuentros, disfruta del camino, pues este camino es la vida misma!
Y cuándo cumplas tu sueño, …levanta la vista y mira más allá en el horizonte. Seguro que más adelante hay otra montaña que te gustará conquistar.

Sólo haciendo posible lo imposible, es que la humanidad evoluciona.
¡Adelante! ¡Y a por todas!

Elena del Valle Baranda
Trainer & Coach
Fundadora Cursos Coaching Madrid
“El faro que alumbra tus sueños”
www.cursoscoachingmadrid.es