Métodos y prácticas para vencer el miedo escénico

“Oratoria es la capacidad de vencer los miedos que nos abruman en nuestra mente. Enfrentarse a un público es un desafío de superación y autocontrol”.

La oratoria es un arte, como la actuación, la locución, la música, la pintura, etc., y como todos ellos, no es posible improvisar, es necesario aprender, descubrir y ejercitar. Con una voluntad férrea, tenacidad, optimismo y dedicación, puedes convertirte en un orador eficaz, seguro y persuasivo. Tener el dominio absoluto, vencer los miedos, controlar las situaciones y desenvolverse de forma dinámica y certera, es el objetivo.

¿Qué es el coaching?
Coach es un término que significa: entrenador, en inglés. Carro que transporta a alguien de un lugar a otro, en francés. Y método de enseñanza aplicado por Sócrates, “Mayéutica”, en griego. El Coaching trabaja sobre los objetivos personales, es decir la propia vida de las personas. Desarrolla el potencial de éstas partiendo de sus propios objetivos personales. Considerando que cada individuo es diferente, tanto sus objetivos como su personalidad, el Coaching Personal ha de ser dinámico y adaptativo. Sobretodo incide en el SER y el HACER para el logro del desarrollo personal. El coaching personal es el arte de facilitar el desarrollo potencial de las personas para alcanzar objetivos posibles y cambios en el Ser y el Hacer. En este proceso, el coach ayuda a las personas a aclarar sus metas, sean personales, profesionales, afectivas, etc., y a encontrar un camino para lograrlas.

Oratoria mediante Coaching
La aplicación del Coaching para la oratoria es un instrumento posible, conociendo primero como funciona el Coaching y posteriormente aplicando los mismos métodos en la oratoria. Teniendo en cuenta que la mayoría teme más hablar en público que cualquier otra cosa que pueda hacer en su vida, exponerse, hablar ante otros, produce hasta descomposturas o actitudes cuasi patológicas que impiden a miles de personas manifestarse ante un auditorio.

Quienes solemos dar conversaciones en público, conferencias, impartir cursos, y toda forma de exposición verbal ante un público determinado y de variado nivel, no hemos adquirido esa capacidad al nacer, no; fue un conocimiento adquirido, mediante técnicas, prácticas, la voluntad de hacerlo, y de atrevernos a hablar en público. Tampoco sucede de un día para otro; es evolutivo, lleva un tiempo, un desarrollo, que vamos perfeccionando según estamos ante el público, con errores y correcciones, con aciertos y desaciertos, analizando cada actitud, palabra y discurso, cambiando aquello que reconocemos como errores. Las emociones (temores), nuestro conocimiento del tema, la actitud corpórea y la voz, serán los fundamentos para un buen orador.

Genealogía de la Oratoria
La palabra oratoria proviene del término latino orare que significa: hablar o exponer en público. Según Platón, la oratoria define como “El arte de seducir las almas mediante la palabra”. Oratoria es el arte de hablar en público con elegancia para persuadir, convencer, educar o informar a un auditorio. Se dan principios básicos de la comunicación y la pedagogía para presentar discursos, conferencias, etc.

El dominio de la oratoria aporta recursos para presentaciones efectivas de contenido e información en distintas situaciones, enriqueciendo la comunicación. La preparación del orador y la integración del lenguaje verbal con el no verbal, posibilitan un aprovechamiento de los recursos expresivos individuales partiendo de las propias características de personalidad.

Las técnicas de oratoria, provienen de tiempos muy antiguos. Pero con el paso del tiempo, su importancia fue creciendo, debido a la necesidad de llegar en forma efectiva con el mensaje, en un mundo dominado por la comunicación. Su aplicación se extendió a los diferentes ámbitos profesionales y laborales.

La oratoria requiere, esencialmente, un conocimiento amplio de los contenidos a comunicar y la preparación previa del mensaje y de la forma de presentación, en función de las características del auditorio. Al mismo tiempo, necesita de un una correcta utilización del aparato vocal y la necesaria complementación con el lenguaje no verbal, ya que los gestos son muy importantes como herramienta de comunicación. Hoy, cualquier persona está expuesta a hablar en público, ya sea en el ámbito académico, empresarial o en los medios masivos de comunicación u otros espacios. El conocimiento de las técnicas de comunicación oral, ayuda a enfrentar distintas situaciones de manera efectiva y segura.

Aplicando el Coaching Oratoria
Armonizar cada uno de estos elementos sólo puede lograrse con práctica incansable. Observarnos, escucharnos, y exponernos será parte de la práctica para ablandarnos en el arte de la oratoria. Sin pasión no se podrá exponer un gran discurso. Conocer el contenido, forjar una educación del cuerpo y sus ademanes, lograr una voz clara y no monótona, serán los enclaves y objetivos a lograr para no fracasar en un auditorio. Se trata de una técnica ideal para quienes buscan una transformación frente a sus miedos, aplicando el Coaching en prácticas de oratoria, logrando el impulso individual, la superación del objetivo, y animándose a confrontar cada vez que ha de dirigirse a un auditorio; tanto para los profesionales, estudiantes, abogados, docentes, funcionarios, académicos, o simplemente para quienes deseen aprender a desenvolverse sin temores frente a un público determinado.

Ejercicio: Análisis del discurso de Marco Antonio
Discurso de Marco Antonio. “Julio César” (Joseph Mankiewicz) 1953. Ver en fragmento en el este enlace.
A.- Analizar el discurso de Marco Antonio haciendo especial hincapié en las pautas que se aportan.
1.- El marco de desarrollo del discurso. El contexto. Cómo se sitúa Marco Antonio ante la plebe, cuándo comienza a hablar:
• Control del tiempo
• Disposición del espacio escénico
• Control de la escena
• La hostilidad del auditorio

2.- El orador: Cualidades de Marco Antonio como orador.

Análisis de los diferentes lenguajes empleados:
– Paraverbales: El valor de las pausas. Cómo utiliza estratégicamente los silencios. La entonación. El volumen. Dónde se producen las inflexiones en el volumen y por qué.
– Gestuales: El uso de las manos como elemento de refuerzo emocional. El movimiento de los brazos. La mirada. En qué momentos la utiliza de manera más evidente y para qué (analizar el comienzo y los momentos de máxima tensión). El cuerpo. La postura corporal. Cómo pasa de un territorio público a un territorio íntimo finalmente.

3.- Análisis final
La capacidad de saber expresarse es esencial para triunfar. Es posible aprender las técnicas necesarias para mejorar su imagen, adquirir presencia, y lograr ser un comunicador exitoso. Para ello es necesario
• Análisis de fortalezas y debilidades de imagen y expresión.
• Análisis de fortalezas y debilidades comunicacionales.
• Análisis de fortalezas y debilidades del comportamiento.
• Practicar las técnicas corporales y manejo escénico.
• Tener un objetivo de comunicación.
• Practicar técnicas fonéticas y de expresión.
• Practicar expresión oral y corporal.
• Practicar expresiones faciales y contacto
• Técnicas de la improvisación.
• Técnicas de la actuación.
• Manejo del escenario.
• Educación y empleo de la voz.
• Control del pánico escénico.
• Relajación y autocontrol.
• Como captar la atención del público
• Análisis y evaluación de intervenciones simuladas.
• Descubrir dificultades y desarrollar habilidades en la Comunicación.
• Sobredimensionar los puntos fuertes y minimizar los puntos débiles.
• Controlar el pánico escénico y corregir errores comunicacionales.

Todo ello requiere tiempo, esfuerzo y voluntad de realización.
La práctica constante hasta dominar las etapas de la técnica oratoria mediante coaching.

Miguel D’Addario
Doctor en comunicación social (UCM)
Autor de: “Coaching oratoria”
Ediciones Createspace
migueldaddariobooks.blogspot.com.es